EconomíaSociedad y Justicia

16 millones de mujeres representan el 40% de la población económicamente activa en México

  • A pesar de la desigualdad laboral, existe un claro empoderamiento laboral de las mujeres
  • Construcción, manufacturera, transporte y comercio son las principales industrias donde participa la mujer
  • En su mayoría, los varones no realizan labores domésticas; el 77.7% de las actividades las realizan las mujeres

En todo el país múltiples especialistas han dedicado su tiempo en investigar parte de la inclusión de las mujeres en el mercado laboral, con las cuales se muestra a la sociedad el retraso que aún existe en la situación desventajosa del sexo femenino ante el masculino en el ámbito laboral.

mujer dia de

Entre condiciones precarias de trabajo, desigualdad en el salario, agresiones y abusos sexuales y limitaciones de crecimiento, viven las mujeres en este país, a causa (según activistas y especialistas) de una ausencia de normas y reglamentos que obliguen al mejoramiento de las conductas y erradicación de la violencia laboral.

Tomando como base las cifras de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) y del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en todo México suman ya más de 16 millones de mujeres que representan el 40% de la población económicamente activa; de ellas, el 55% recibe ingresos inferiores a dos salarios mínimos.

El limitado crecimiento laboral es parte básica de la violencia que viven las mujeres, puesto que según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el 5.2% de los trabajadores hombres, llegan a tener puestos directivos hacia arriba, mientras que las trabajadoras mujeres no se eleva a más del 3.9%, esto a pesar de que en su mayoría resultan ser mejor elemento que un varón (por los perfiles no por el sexo).

Si bien, estos porcentajes no son muy animosos, el Inegi entregó información sobre el empoderamiento de las mujeres y su participación en algunos sectores laborales más destacados.

 

Industria de la Construcción

De un total de 689 mil 243 personas ocupadas en dicho sector, 75 mil 791 son mujeres, lo que corresponde al once por ciento mientras que el hombre al 89%, según los estudios de esta institución, la participación de las mujeres en la industria de la construcción ha sido constante, alcanzando en promedio 10.5% en el periodo del 2006 al 2013.

Durante el periodo se registró que el 48.9% del personal remunerado fue de planta, del cual sólo el 7.4% correspondió a las mujeres; mientras que el 51.1% del personal remunerado fue eventual y únicamente el 3.1% fueron mujeres.

Entre los resultados de las encuestas, destacan seis estados de la República en donde se concentra el 53.7% de las mujeres que trabajan en este sector: Distrito Federal, Nuevo León, Sinaloa, Veracruz, Jalisco y Estado de México. Aguascalientes figura entre los últimos lugares, aunque en los documentos proporcionados por el Instituto no se especifica en cuál.

 

Industrias Manufactureras

La industria manufacturera es la que mayor porcentaje representa a la mujer, destacándose que una de cada tres plazas en el sector es ocupada por una mujer, lo que corresponde al 34.3% del total del personal ocupado en el área. Son 15 ramas económicas del sector que subrayan como las de mayor ocupación de mujeres, para el 2013 se registraba un total de 70.5%.

Entre ellas se encuentra la fabricación de partes para vehículos automotores (19.3%); elaboración de productos de panadería y tortillas (10.6%); confección de prendas de vestir (6.8%); fabricación de componentes electrónicos 5.9%.

 

Industria del Transporte

Aunque no es común observar a una mujer como chofer, transportista, vocera de correo o de piloto aviador, este sector del transporte sí es ocupado por el género femenino, aunque en dimensiones pequeñas; las estadísticas dicen que quince de cada 100 personas ocupadas en el sector transportes son mujeres (85.7% hombres y 15.3% mujeres). Dicha participación se divide en el sector transportes, correos y almacenamiento, conformado por el transporte aéreo de pasajeros y carga, marítimo, el ferrocarril y el autotransporte de carga y de pasajeros.

 

Comercio

Las mujeres tienen una alta participación en el comercio al por menor, dedicándose a la distribución de mercancías para uso personal o doméstico, representando un 45% de la ocupación total (hombres y mujeres). De dicho porcentaje, el 37% corresponde a las mujeres del comercio formal (dependiente de la razón social) y el ocho por ciento al informal (no dependiente de la razón social). En comparación con los hombres, quienes registran una ocupación del 46% en el comercio formal y un nueve por ciento en el informal.

Entre las ramas en las que se concentra la mayor participación de las mujeres se encuentran las tiendas de abarrotes y alimentos, productos textiles, bisutería, vestir y calzado, artículos de papelería, así como tiendas de autoservicio y departamentales.

 

Labores domésticas y cuidados del hogar

Por tradición, las labores domésticas son atribuidas sólo a la mujer, normalmente a la madre o jefa de familia, este trabajo es es uno de los más demandados pero menos remunerados, pues a las amas de casa no se les retribuye económicamente todo su trabajo diario, siendo que son parte de las actividades cotidianas que aportan al bienestar de las familias.

Según los datos más actualizados del Inegi, dos mil 148 millones de horas a la semana destinan las persona a las labores domésticas; el 77.7% de las actividades fueron hechas por mujeres.

Para el 2013, cada persona que realizó labores domésticas y de cuidados no remunerados, generó el equivalente a 28 mil 900 pesos; el trabajo de las mujeres ascendió a 42 mil 500 pesos (cada una en el año en promedio), mientras que los hombres sumó alrededor de trece mil 900 pesos.

Parte importante de estas cifras es conocer el panorama laboral que mantienen las mujeres en México, subrayando que en las áreas rurales se destinan más horas semanales de trabajo doméstico: 7.8 horas más que las mujeres en zonas urbanas, sumando un promedio de 42.5 horas a la semana, equivalentes a 49 mil 700 pesos al año.

A pesar de que la atención actual en el país se encuentra enfocada en la violencia, delincuencia, inseguridad y falta de equidad de género, se observa que el papel de las mujeres en la vida económica activa es de gran relevancia, encontrándose que el empoderamiento va más allá de un cambio social en donde las mujeres dejan los perfiles tradicionales del sexo femenino y comienzan a caminar por terrenos donde nunca se creyó que aparecerían.

 

The Author

Itzel Acero

Itzel Acero

No Comment

¡Participa!