Opinión

Rediseño presupuestal con transparencia / Convergencias y diferencias

La urgencia de que el Sistema Nacional Anticorrupción se logre con el consenso de todas las fuerzas políticas, pues no es un problema cultural -insisten muchas voces, incluida la del autor-, sino producto de una debilidad y de diseño institucional obsoleto que es preciso corregir, viene de la mano con la búsqueda de nuevos esquemas y modelos para que la reactivación económica sea una realidad en nuestro país.

Es pertinente que no solamente visualicemos que las elecciones intermedias de este año, cuya consecuencia es la renovación de la Cámara de Diputados, son el recurso para que los grandes propósitos y la oferta política se traduzcan en cambios sustanciales de alcance inmediato para nuestro país, como si se tratara de una fórmula mágica.

Fundamental es pues, en primer término, esa cirugía mayor a la reforma fiscal, a la cual he hecho referencia en días recientes, para preparar una base tributaria realista, robusta y acorde tanto con las características, como con los alcances de quienes conforman hoy por hoy el 52 por ciento de la aportación al Producto Interno Bruto y generan siete de cada diez empleos.

Prueba de que el Gobierno Federal no ha tenido habilidad de maniobra es el anuncio del titular de la Secretaría de Hacienda de que recurrirá a especialistas del Banco Mundial (BM) para diseñar el Presupuesto de Egresos de la Federación 2016, con la defensa de la necesidad de contar con un presupuesto sobre una base cero, que dicho de otra manera, implica la reformulación estratégica a partir de una evaluación que incluye desde la asignación a entidades federativas, hasta los recursos destinados a programas sociales.

El asunto no solamente es buscar ese “borrón y cuenta nueva”, si no existe de fondo,

pulcritud en el manejo de los recursos, eficacia y transparencia en los programas sociales, apego a una serie de mecanismos que eviten la discrecionalidad el desvío de recursos y si no se hace más con menos, sí exista la certeza de dirigirlos para lo que se etiquetan.

Si bien es cierto que no se puede saber el comportamiento del precio del petróleo para los meses siguientes, como la Secretaría de Hacienda lo reconoce, es justo por lo cual la bancada de Acción Nacional, que me honro en coordinar, planteará adelantar para el siguiente año la apertura del sector gasolinero para incentivar la competencia y abaratar el costo de los combustibles.

 

*Coordinador del grupo parlamentario del PAN, senador de la República por Aguascalientes. Sus bases formativas son la Contaduría Pública y el Derecho, desde donde ha ejercido apasionadamente el servicio público, la política y la representación social como férreo militante de Acción Nacional.

Twitter: @FHErHerreraA  y Facebook: Fernando Herrera y Fernando Herrera A (Comunidad)

 

The Author

Fernando Herrera

Fernando Herrera

No Comment

¡Participa!