Opinión

7 de junio: la decisión ciudadana y el cambio del futuro de México / Convergencias y diferencias

Hemos insistido en la importancia que reviste la inminente jornada electoral del próximo domingo 7 de junio porque nuestra nación atraviesa por momentos muy complejos. Los indicadores económicos, políticos y sociales muestran una clara desigualdad social, según el último informe de la Organización de Cooperación para el Desarrollo Económico (OCDE), publicado el 21 de mayo pasado, se señala que cerca del 10% de los mexicanos más ricos acapararon en 2013 más del 36% de los ingresos efectivos del país, mientras que el 40% de los mexicanos más pobres apenas recibieron el 12% de esos mismos ingresos nacionales.

Según el mismo estudio el 26% de los menores de edad mexicanos y el 31% de los adultos mayores de 65 años entra en el rango de “pobre”. La clase trabajadora no es ajena a esta grave situación, la población económicamente activa mexicana resultó la más pobre de la OCDE, el 19% de los trabajadores mexicanos ingresaron salarios considerados de miseria. Respecto al trabajo informal, se reporta que más de la mitad del total del mercado laboral es informal, con las carencias correspondientes en términos de seguridad social. El organismo internacional afirma que México sólo ha logrado abatir la brecha de la desigualdad en un 4%, mientras que el resto de los países miembros lo ha hecho, en promedio, en un 26%, al redistribuir la riqueza social de una manera más equitativa.

La educación y la salud son dos rubros esenciales para atacar y reducir las brechas de la desigualdad social, sin embargo en México se destinó sólo el 8% de su Producto Interno Bruto para ambos sectores al iniciar el 2013.

En un par de años, México fue dotado de 13 importantes reformas estructurales, así el gobierno contó con un nuevo bagaje legal que le permitía redefinir sus estrategias y programas para cumplir sus compromisos para con los mexicanos; sin embargo, su impericia política e insensibilidad social permitió que se desbordaran gran cantidad de problemas que derivaron en graves conflictos que tienen al país en un estado latente de zozobra y para ejemplo: Ayotzinapa, Tlatlaya, Apatzingán y Ecuandureo. Adicionalmente tenemos actos graves de conflictos de intereses y corrupción entre altos servidores públicos que provocan la desconfianza y el desencanto de los mexicanos por sus instituciones.

Ante este panorama, que representa objetivamente la situación de México en el concierto de los casi 80 países integrante de la OCDE y que nos colocan en una posición de rezago y déficit en las posibilidades y potencialidades que tiene el país para mejorar la calidad de vida de su población, los mexicanos hoy tenemos una oportunidad que no podemos dejar pasar, acudir a las urnas a votar y expresar la voluntad ciudadana. Y mientras más informado esté el elector, más elementos tendrá para emitir su voto.

Actualmente el PRI cuenta con el doble de diputados federales que el PAN, 43% y 22% respectivamente, el próximo 7 de junio se elegirán los nuevos que habrán de reemplazarlos, la gente con su participación está en posibilidades de darle un nuevo rumbo a México, tenemos una gran responsabilidad de atacar la pobreza en nuestro país, por ello debe incrementarse la participación ciudadana en asuntos políticos.

 

 

*Coordinador del grupo parlamentario del PAN, senador de la República por Aguascalientes. Sus bases formativas son la Contaduría Pública y el Derecho, desde donde ha ejercido apasionadamente el servicio público, la política y la representación social como férreo militante de Acción Nacional.



Twitter: @FHerreraAvila  y Facebook: Fernando Herrera A

 

The Author

Fernando Herrera

Fernando Herrera

No Comment

¡Participa!