Opinión

Aguascalientes ante la encrucijada del 2016 / Convergencias y diferencias

Es innegable que la sociedad aguascalentense hoy está clara sobre qué necesita para poder mejorar su calidad de vida en el futuro inmediato. A saber, más seguridad, mejor educación, mejores servicios públicos -entre ellos agua, transporte, áreas de esparcimiento, entre otros-; asimismo, mejores empleos, esto es: bien remunerados, estables, dignos. También es necesario mejorar los servicios de salud en todos sus niveles de atención, oportunos, de calidad; con medicamentos disponibles y suficientes; con personal médico, de apoyo y administrativo, profesional y capacitado, con sentido humano de servicio y no burocratizado. Igualmente será necesario mejorar la oferta de vivienda económica y digna.

Estos servicios considerando un millón 287 mil personas que habitan en nuestro estado, según datos de Conapo, de los cuales el 50% tiene 25 años o menos, lo que representa una presión extra a los aspectos laborales, de educación y de transporte.

Ahora bien, Aguascalientes capital alberga casi 775 mil personas, es decir, el 60% de la población total del estado, por lo cual demanda una atención específica, ya que muestra una problemática típica de las grandes ciudades o zonas metropolitanas del país, en todos los ámbitos, y que no necesariamente se expresan en las otras localidades urbanas del estado. Así, la seguridad pública, los servicios de agua potable y alcantarillado, el transporte público y la movilidad urbana, el empleo y poder adquisitivo, la infraestructura educativa y el abasto, son temas que exigirán una atención focalizada.

Todos los que vivimos en Aguascalientes queremos un mejor lugar para vivir, coincidimos en nuestra aspiración de dotar a nuestro estado, a nuestra ciudad capital, por encima de los estándares nacionales.

La encrucijada de qué camino tomar en el 2016 es responsabilidad de todos. Del gobierno, las organizaciones sociales, los líderes de opinión, y sobre todo de la ciudadanía.

El ciudadano requiere comunicación y atención de sus gobernantes y representantes populares. Vamos confianza. Que la ciudadanía sepa que están ahí para servirle de manera responsable y transparente, que realizarán su trabajo puntualmente, con honestidad y diligencia.

El reto es que toda la población de nuestro estado esté en 2016 al pendiente para dejar claro su interés. Si bien es cierto que hay un proceso de crecimiento y maduración cívica y participativa de la gente, también hay un encono hacia la clase política. La sociedad sabe lo que quiere para sí, por lo que será el turno de los aspirantes a gobernar Aguascalientes de ganarse la confianza y el respeto de la ciudadanía, y particularmente de motivar a la participación.

 

*Coordinador del grupo parlamentario del PAN, senador de la República por Aguascalientes. Sus bases formativas son la Contaduría Pública y el Derecho, desde donde ha ejercido apasionadamente el servicio público, la política y la representación social como férreo militante de Acción Nacional.



Twitter: @FHerreraAvila  y Facebook: Fernando Herrera A

 

The Author

Fernando Herrera

Fernando Herrera

No Comment

¡Participa!