Editorial

Editorial: Desapariciones

 

Cuatro años después de su desaparición, el padre de Sergio de Lara Quezada sigue sin tener noticias de su hijo. Nadie le ha explicado en qué proceso de la investigación va su caso, o si al menos hay un caso que seguir; él lo sigue buscando, vivo o muerto. La Procuraduría General del Estado pudo haber cambiado de nombre y tener un flamante titular, pero esto no ha implicado un cambio en su estructura, en su funcionamiento, al menos en lo que a las desapariciones se refiere, la nueva Fiscalía General no ha tomado el asunto como un trabajo que le concierne. En Aguascalientes, de acuerdo al Observatorio de Violencia Social y de Género, están desaparecidas 239 mujeres y 135 hombres que se traducen a casi 400 familias que buscan sin cesar a los suyos y que no han tenido una respuesta satisfactoria a su incertidumbre. Esto sin considerar las personas que no han reportado la falta de algún familiar por temor a represalias, presiones de las autoridades o miedo al escarnio público.

Demasiadas dudas: ¿a quién compete la recopilación de datos, de evidencias, de muestras genéticas, integrar una verdadera investigación?, ¿quién legisla para la implementación de protocolos de desaparición?, ¿dónde está la alerta y los pasos a seguir, no sólo para las familias, sino para las mismas autoridades?, ¿dónde la financiación de recursos, el fortalecimiento de instituciones y capacitación del personal involucrado en la atención a víctimas y familiares? Y la pregunta que debería suplir a las anteriores: ¿por qué la indiferencia ante el número de desapariciones?

En julio del 2014 Cristal Acevedo Gómez desapareció. Un año después el caso es “resuelto”: le dicen a la familia que fue asaltada e incinerada, a través de un comunicado de prensa la Fiscalía General revela los resultados del “insistente trabajo de investigación” realizado por la Dirección de Policía Ministerial, que por una casualidad se enteró de que las “diferentes líneas de investigación” eran erróneas y gracias a la indiscreción lograron aprehender a los asesinos de la joven Acevedo Gómez:

En el comunicado oficial incluso se emplean palabras como “descubrimiento”, ante el azoro que provocó a la autoridad la indiscreción de uno de los implicados en el crimen; pero eso no importa y se indica que el trabajo de un año “dio como resultado la detención de cinco sujetos involucrados en el homicidio de la joven María del Cristal Acevedo Gómez, quienes ya fueron remitidos al CERESO Aguascalientes, toda vez que se les cumplimentó sus respectivas órdenes de aprehensión; los detenidos fueron identificados con los siguientes nombres: Roberto Carlos Gallegos Martínez de 42 años apodado El Topo, Marco Antonio Valdepeña Aguilar de 42 años alias El Gordo, Gustavo Iván Ortiz Vargas de 30 años apodado El Sombra, Manuel Cárdenas Martínez de 32 años, alias El Piojo y Guillermo Cervantes Valdepeña alias El Memo”.

Presumiendo la celeridad y entrega que merecería toda desaparición, el comunicado finaliza señalando que “inmediatamente el AMP integró la averiguación previa y solicitó la orden de aprehensión por el delito de homicidio doloso calificado con las agravantes de premeditación, alevosía y ventaja en contra de los cinco participantes.

“Finalmente se informa que el día de hoy (miércoles) fueron detenidos Manuel Cárdenas Martínez alias “El Piojo”, cuando salía de su domicilio ubicado en la calle Pueblito de la colonia San Marcos; mientras que Guillermo Cervantes Valdepeña alias El Memo fue detenido en el cruce de las calles Begonias y Orquídeas en la colonia Las Flores; será el Juzgado Cuarto de lo Penal quien determine la situación legal en las próximas horas de los cinco involucrados.”

No dejan de sorprender las coincidencias, ayer fueron detenidos dos de los implicados, lo que omite el comunicado es que la información ya se había proporcionado a la familia desde el sábado, con todos los detalles escabrosos, dejando en ellos la responsabilidad de difundir o no los resultados de la “investigación”, a lo anterior se suma la coincidencia en que estos datos se dan a conocer justo al cumplir el año de la desaparición de María del Cristal Acevedo Gómez, cuando la sociedad civil de nueva cuenta exige resultados.

No sólo eso, la información se presenta con suficientes detalles para el morbo de la nota roja, que en nuestra entidad no destaca por su calidad, sino por su sensacionalismo y moralismo recalcitrante.

Sume la coincidencia, ayer mismo la Fiscalía “resolvió” el caso del asesinato de la magistrada federal Ana María Mujica y de su hijo Manuel Sánchez Mujica, justo ayer. Un crimen pasional, eso nomás.

¿Esta es la Fiscalía que tanto se planeó desde el Congreso?, ¿este es el órgano autónomo que se merece un estado que está entre las cinco entidades federativas con mayores niveles de sensación de preocupación o nerviosismo?

No se puede pasar por alto, no se puede dejar de sospechar por tantas casualidades, en especial cuando se cuenta con la complicidad de los medios de comunicación, que ávidos de rating, de ampliar su audiencia, manejan la información de manera sensacionalista y sin el menor cuidado para los familiares sobrevivientes, sin el menor respeto para la dignidad de quienes sufrieron una pérdida. No, en verdad, así no.

 


Vídeo Recomendado


The Author

La Jornada Aguascalientes

La Jornada Aguascalientes

No Comment

¡Participa!