Opinión

La fuga perfecta / Enredos financieros

Estimado lector, la nota de la semana en el ámbito nacional es la fuga, por segunda vez, de Joaquín el Chapo Guzmán, del que ahora era el penal de seguridad máxima más “seguro”, como lo fue Puente Grande en su tiempo, hasta que este señor se pudo fugar. En lo local, aunque fue opacada por la noticia de este capo que escapó de la cárcel, tenemos también la “fuga” de Luis Armando Reynoso Femat de la cárcel, donde entró por el delito de defraudación fiscal.

En ambos casos, la evasión de la cárcel fue perfecta, y quizá se comente que fue por un túnel de kilómetro y medio, pero la realidad es que en ambos casos la fuga fue debido a que se tenían los recursos necesarios para salir, es decir, el dinero para hacerlo.

Vamos por partes, primero, la salida de Luis Armando Reynoso Femat fue para muchos de nosotros, increíble. Hemos visto a través de medios cómo un delito de defraudación fiscal es lo más grave que se puede cometer en el país, y cómo la Secretaría de Hacienda, a través de su órgano fiscalizador, lleva a la casa por el delito de fraude a los que tienen esa probable evasión (que para las nuevas leyes ya es probado y juzgado) y poder salir de ese problema es complicado. Para LARF no fue así, sólo tuvo que pagar una fianza de 50 mil y resarcir el daño “probable” de defraduación de siete millones de pesos (eso no fue fianza) y salir. No se preguntó la autoridad de dónde salió ese recurso, sólo que le debía impuestos y que tenía que pagarlos. Es decir, está dando a entender la autoridad que un informal, que esté haciendo mucho dinero por medio de negocios paralelos, si se le determina evasión fiscal, sólo tendrá que pagar y resarcir el daño al erario público y podrá salir libre y con el resto de su dinero ya “lavado”. Terrible situación para todos los formales y que pasan el calvario mensual de pagar impuestos y de seguir todas las reglas, circulares y leyes fiscales.

Por otra parte, el Chapo Guzmán se comenta que huyó a través de un túnel de un kilómetro y medio que salía de las regaderas del penal hacia una finca en el exterior del penal. Si fue así, ¿dónde está todo el material que se sacó de dicho túnel para que pudiera pasar, dónde los trabajadores necesarios para hacer esa obra de ingeniería?, ¿de dónde sacaron los planos para saber que iban a llegar precisamente a los baños del penal y no equivocarse por unos metros y salir en una celda o en otro lugar? Me parece increíble que nos digan eso, pero… muy probablemente el señor Guzmán salió como los toreros, por la puerta grande del penal, sin aspavientos, sin correr. Lo del túnel es una distracción. ¿Cómo lo logró? Pues invirtiendo cerca de tres millones de pesos en un túnel de distracción y pagando una cantidad similar en sobornos a las autoridades penitenciarias y sus subordinados para poder orquestar un golpe de ese tipo.

El gobierno del presidente Peña Nieto, si bien es cierto fue “ratificado” por la población en las elecciones intermedias anteriores, ahora tiene un golpe tremendo a la credibilidad del país, en donde después de la captura del Chapo Guzmán el país vivió y sigue viviendo situaciones de inseguridad tremendas. ¿o acaso se le dejó libre para pactar con los otros cárteles y bajar los niveles de inseguridad al hacerse cargo otra vez de su cártel y retomar al Nueva Generación y conexos?

La otra fuga perfecta será la de capitales del país, ya que esta noticia lo que hace es llevar a percepciones de inseguridad por parte de los inversionistas, y con la consolidación de Europa a través del trato que se hizo con Grecia, el regreso a otros países más “seguros” que el nuestro.

En lugar de regresar a tomar las riendas del país que el pueblo mexicano le ha encomendado, el presidente Peña Nieto sigue su campaña mediática internacional ahora a un viaje a Francia, en donde él quiere hablar de las bondades de sus reformas estructurales, y no podrá más que hablar de lo que se le pregunte que será la fuga del capo de capos y de cómo la corrupción tiene una alta incidencia en los programas de inseguridad del país.

Así las cosas, no queda más que comenzar a alzar más la voz ante estas situaciones, que parecería que son chuscas, pero son la terrible realidad de nuestro país. Tuvimos que aguantar el “se los dije” de Donald Trump, y lo peor, no hay forma de contestarle ahora.

 

finanzasmodernas@gmail.com

The Author

José de Jesús González Serna

José de Jesús González Serna

No Comment

¡Participa!