CulturaEspeciales

La idea de ser “exitosos” nos impide disfrutar de las cosas que construimos

  • Entrevista a Morris Berman, acerca de Convertir la paja en oro
  • Ensayo sobre la idea de la narrativa personal y social, sobre la forma en la que nos creamos una idea acerca de  nosotros mismos

Después de que el académico y escritor norteamericano Morris Berman había alcanzado la jubilación después de años de trabajo como profesor en diferentes universidades de los Estados Unidos, y cuando pensaba que su vida iba adquirir un ritmo más relajado, sufrió un rapto de inspiración que lo llevaría a escribir su más reciente libro de ensayos, Convertir la paja en oro, publicado por la editorial Sexto Piso, en menos de 24 horas: “Escribí el libro en 24 horas el libro, aunque tardé tres meses en redactarlo, pero el contenido central se derramó, por decirlo así, en un solo día”, nos dice el poeta, novelista e historiador cultural en entrevista llevada a cabo en un pequeño café en el centro de Coyoacán. El también autor del libro El crepúsculo de la cultura norteamericana (2000), que fue nombrado por el New York Times Review of Books como el libro más notable del año, nos recibe afablemente en este rincón de la ciudad en la que se ha radicado definitivamente después de vivir y analizar a profundidad la cultura norteamericana.

“Escribirlo en ese tiempo fue una excepción para mí, pues justo había acabado de trabajar en un libro sobre la cultura de Japón que me tomó cuatro años en escribirse, eso es lo normal, pero en este caso fue como si un espíritu me tomara, tengo que admitir que durante estas 24 horas fui al baño dos o tres veces, pero además de esas excepciones yo escribí todo el tiempo, fue una especie de inspiración accidental, por decirlo así.”

Convertir la paja en oro es un ensayo que versa sobre la idea de la narrativa personal y social, sobre la forma en la que nos creamos una idea sobre nosotros mismos que debe ser “exitosa” y “poderosa” para demostrarles a todos los demás que somos personas exitosas, personas que han triunfado. Claro, eso es parte de una narrativa global que influye sobre la vida de los individuos, no hay separación entre lo macro y lo micro, nos dice el autor. A partir de la idea del ser “exitosos” nos matamos persiguiendo una quimera, un sueño que no existe y no somos capaces de disfrutar de las cosas que construimos.

Javier Moro Hernández (JMH): La idea de la adrenalina con la que vivimos actualmente me parece esencial para entender el libro, somos una sociedad hiperviolenta, pero a partir de la idea de dominar al otro, porque nos hemos creado una narrativa en la que pensamos, o nos decimos, mejores que el otro; no somos capaces de lograr acuerdos.

Morris Berman (MB): Bueno, esa idea probablemente funciona mejor como una metáfora, porque para mí los Estados Unidos es un país muy agresivo, siempre hay conflictos en los que está involucrado, la meta es dominar a los otros, pero esta idea está totalmente agotada, pero la tragedia para México es el modelo de los Estados Unidos, la tragedia es copiar el modelo, porque al final de este proceso tenemos más dinero pero dinero que sólo es para una pequeña élite, no es dinero que se comparta o se reparta entre todos, este modo de vida neoliberal evoca las tendencias más agresivas.

JMH: La idea del éxito, de ser exitoso, hace que persigamos algo que no es cierto, una quimera, un espejismo, pero perseguimos esa idea toda la vida, nos cansamos persiguiendo un espejismo, algo que no es cierto.

MB: Al final ¿Qué tienes? ¿Qué tienes después de eso? He escuchado historias de millonarios que se mueren y no tienen una buena relación con sus hijos, que sus hijos lo odiaban. ¿Cuál era la meta detrás de eso? ¿Cuál era la meta de acumular millones de dólares? Eso me parece más  a una adicción que a una vida sana. Keynes escribió que el propósito de la economía es la civilización pero el propósito de una civilización no es una economía, entonces creo que tenemos todo al revés, hemos construido una sociedad hipercapitalista, hiperconsumista, pero no tenemos el tiempo para gozar de lo que hacemos, para gozar de las cosas por las que hemos trabajado, porque simplemente no tenemos tiempo. No sabemos hacer comunidad, por lo menos no en Estados Unidos. La meta del capitalismo es destruir las comunidades, la amistad, la naturaleza, el capitalismo tiene una lista extensa de cosas para destruir en este mundo.

JMH: Al leerlo podemos pensar que al construir esta civilización hiperconsumista nos estamos destruyendo a nosotros mismos, destruyendo a la naturaleza, a nuestro entorno.

MB: Es que tenemos una narración personal que proviene del neoliberalismo, de explotación de la tierra y de explotación de nuestras capacidades y quizás el 98% de las personas que habitan en este momento el mundo están dentro de esta narrativa, las personas que rechazan este estilo de vida son muy pocas, por lo que cambiar esa narrativa de explotación, de poder, de humillación, de persecución del éxito es muy complicado, muy difícil.

JMH: La idea de “narrativa” me parece muy importante para entender el libro de Convertir la paja en oro, pues asociamos la narrativa con la idea de que nos cuenten historias con la ficción, no con la idea de que nosotros tenemos una visión sobre nosotros mismos que es que tratamos de mostrar a los demás, me parece que la “narrativa” de la que se habla en este libro nos pone en una dimensión distinta de la palabra, del concepto, de cómo las historias que nos contamos a nosotros mismos nos incluyen también, nos construyen y nos ayudan a relacionarnos con los demás.

MB: Y la historia que nos hemos contando es la historia del capitalismo, del triunfo de este modelo económico, pero es la historia de los últimos 500 años, porque la historia de este último siglo es la historia de la desintegración de los modos socioeconómicos que hemos conocido hasta ahora, la historia de este siglo es la historia de la desintegración, y muchos se preguntan qué es lo que viene, qué es lo que va a reemplazar este modelo económico, pero la pregunta que a mí me animó a escribir este libro tiene que ver con el lugar que va a ocupar el individuo en este sistema, para plantear el lugar de las personas en este drama. La historia desde 1500, desde el Renacimiento, la Revolución científica e industrial fue la expansión, y hay algo muy emociónate con la expansión, sin duda, pero el contexto actual es muy diferente y ahora no tenemos las posibilidades de la expansión infinita.

JMH: Convertir la paja en oro es un libro muy personal, lo cual lo convierte en una obra anómala dentro de su obra, que está más preocupada por exponer y explicar los conflictos políticos sociales y políticos de la actualidad.

MB: Fue una obra anómala, una excepción para mí porque es una mezcla de mi experiencia y una meditación filosófica, es una integración de esas dos partes. Estos temas son importantes para mí, dedico una discusión sobre el poder, tengo unas páginas sobre uno de mis autores favoritos que es Javier Marías, pero cuando lo estaba escribiendo tuve este sueño de poder en mi vida, entonces la idea es todas estas imágenes e ideas abstractas viven en nosotros también y están con nosotros mucho tiempo.

JMH: El libro viene con un gran trabajo de ilustración del pintor mexicano Jorge Tanamachi ¿Cómo fue este proceso de integración entre un texto filosófico y personal con las imágenes de Jorge?

MB: Jorge Tanamachi hizo un gran trabajo, es un profesional, debo decir que la versión en inglés también tiene ilustraciones, pero la integración en esta edición mexicana las ilustraciones me parecen fundamentales, es fantástica. Tanamachi logra cosas que provienen de sus dos tradiciones culturales, hay cosas muy mexicanas y hay cosas muy japonesas al mismo tiempo, hay diversión en el hilo conductor de las ilustraciones, algo que a mí me parecía importante, no hay que ser tan serio, a pesar de que el libro toca temas que a mí me interesan muchísimo. Y además se dio la casualidad de que a mí me interesa mucho la cultura japonesa, desde los 16 años, pero nunca había tenido el tiempo para desarrollar este interés, hasta hace cuatro años que tuve tiempo para hacerlo, pero tengo un interés en Japón porque es una país con una condición extrema entre neoliberalismo contra tradición, entonces tenemos lo mismo que pasa en México, un choque brutal a la máxima potencia, es muy obvio este choque cultural, entonces quería escribir para explorar la idea de que Japón puede estar viviendo una formación postcapitalista.

JMH: En ese sentido América Latina la tiene muy complicada viviendo con Estados Unidos acá a la vuelta, esa idea neoliberal de la destrucción de la comunidad está pegando fuerte, los gobiernos cada vez más atacan a las comunidades para convencerlas de que la narrativa neoliberal es la mejor, la única.

MB: Recuerdo la frase de Porfirio Díaz de que el problema de México es estar tan cerca de Estados Unidos, y es verdad, el 80% de los bienes manufacturados que se vende en Estados Unidos proviene de México, hay una explotación brutal de los recursos naturales acá, pero es necesario que México construya o reconstruya una nueva narrativa. Pero esta fue la idea de mi amigo Ernesto Guevara, la idea de tener una narrativa alternativa para América Latina, esa fue su meta en la vida, es complicado porque tienes la debacle de Chile en 1973 a causa de la CIA, tienes la debacle de Cuba con un socialismo pero con muchos problemas, hay un mosaico de problemas que se tienen que unificar, se tienen que discutir, pero todo eso tiene que tener una visión de futuro. Es complicado, porque cada país tiene sus problemas internos, sus características individuales, una pobreza endémica y no va a ser sencillo resolver todos esos problemas.

 


Vídeo Recomendado


The Author

Javier Moro Hernández

Javier Moro Hernández

No Comment

¡Participa!