Opinión

Cosas de Religión / Punto crítico

Varios anuncios ha realizado el papa Francisco en los últimos días que al escucharlos de verdad me sorprendí. Son dos a los que me quiero referir en esta ocasión; por un lado, dio a conocer, previo a su visita a Cuba, la modificación respecto del proceso en que los católicos pueden conseguir la anulación de su matrimonio a fin de que éste se efectúe con celeridad y que sea además totalmente gratuito. Por el otro, señaló que los católicos divorciados vueltos a casar no están excomulgados, y además en su mensaje urgió a sacerdotes, obispos y diáconos a ofrecerles “una fraterna y atenta acogida”.

Algunas de las posturas del máximo pontífice no han hecho eco, incluso han sido objeto de críticas por los mismos integrantes de la Iglesia, que lo han acusado de desestabilizar a la Institución y convertirla en un “barco sin timón”, “haciendo que la congregación se sienta traicionada”, especialmente por su postura en estos temas y voy más allá, frente a la homosexualidad.

Cuando uno repara en estos dichos no puede dejar de lamentar cómo en pleno siglo XXI hay todavía una cerrazón tan grande por parte de algunos integrantes de ésta que es una de las religiones con mayor número de feligreses, con mil 200 millones en todo el mundo; ello a pesar de los escándalos que ya se cuentan por montones de abusos por parte de sacerdotes, así como las severas críticas que han recibido por la gran riqueza que poseen.

Luego escuché en los medios locales a los representantes de la diócesis de Aguascalientes aclarando estas disposiciones del máximo jerarca. En el primer sentido, asegurando que los trámites de anulación no podrían ser gratuitos para todas las personas, sino que previo estudio socioeconómico se realizarían sin pago a aquellos de escasos recursos económicos.

Vale la pena conocer que el costo para la anulación matrimonial varía, pero puede alcanzar los siete mil pesos, independientemente del fallo que se otorgue, y es que además del papeleo, también  hay que pagar los sueldos de quienes integran el Tribunal Eclesiástico.

Cabe destacar también que se dio la aclaración respecto del otorgamiento de la anulación matrimonial: ésta se puede pedir solamente cuando hay la sospecha con razones de peso de que existe una causal que hace el matrimonio inválido. Se debe adelantar el proceso de nulidad después de agotar las posibilidades de sanear el vicio que pueda tener el matrimonio y de sacar el mismo adelante.

En lo que se refiere a la excomunión de los divorciados, tal cual trascendió que aquellas personas que estén bajo esta condición en Aguascalientes definitivamente no podrán acercarse a comulgar, a pesar del llamado que hiciera el papa solicitando un discernimiento atento y un sabio acompañamiento pastoral, haciendo hincapié en una necesaria empatía a aquellos bautizados que han establecido una nueva convivencia después del fracaso del matrimonio sacramental.

Así las cosas, es triste ver que a pesar de la apertura que quisiera darle la máxima autoridad a esta Institución, las bases no han permitido un avance real, vemos que no hay una sensibilización de algunos de sus integrantes sobre todo en los temas que hoy en día chocan con lo que por siglos fuera impuesto a sus adeptos.

Dicen que las religiones sólo han esclavizado al ser humano desde que éste las creó, pero también es innegable el hecho de que han servido como vínculo entre diferentes pueblos sirviendo como transmisoras de valores y de conocimientos que de otra forma se hubiesen perdido.

Hay que tomar, digo yo, lo que más nos sirva de todo esto. Me gusta mucho pensar en que todo aquello que uno haga bien o mal habrá de regresar en el mismo sentido. Insisto también en que Dios no es la Iglesia, ninguna de las que hay en el mundo, y es a Él al que debe uno rendirle cuentas sin importar la condición, estatus, condición o sexo.

Creo yo que este pensamiento crece ante la decepción de los feligreses al toparse literalmente con pared ante una Iglesia que pareciera no evolucionar a las necesidades y a las distintas situaciones de vida. No juzgo a nadie mucho menos generalizo porque sé que en cualquier medio hay personas rectas y otras que no lo son tanto, pero sí considero innegable  que es precisamente por este tipo de discursos que cada día la gente se aleja de este tipo de Instituciones.


Vídeo Recomendado


The Author

Leticia Medina

Leticia Medina

No Comment

¡Participa!