Cultura

Entrevista a Daniela Bojórquez, sobre Óptica sanguínea

Un álbum de postales imaginarias

Es un trabajo interdisciplinario en forma de libro, donde se confronta a los lectores con la idea tradicional de una narración

***

 

La obra de la escritora, fotógrafa y editora Daniela Bojórquez Vértiz (México D.F.) crea un diálogo constante entre el arte contemporáneo, la fotografía y la literatura. Es una obra que cuestiona los límites tradicionales del arte, las fronteras imaginarias construidas a lo largo de los años que dividen las diferentes tradiciones y actividades artísticas. Este diálogo intenso y fructífero entre las diferentes facetas creativas de Bojórquez se puede observar y leer en su más reciente libro de cuentos Óptica sanguínea, publicado por la editorial Tumbona recientemente.

El libro está conformado por diez cuentos que indagan en el pasado, en los momentos precisos en los que la vida de una persona se transforma, cambia, se trastoca. Libro de cuentos que además dialoga con las fotografías de la misma autora, generando así una dimensión distinta, lúdica, en donde el lenguaje transforma la realidad generando así una metarealidad, un ámbito distinto en el que los sueños y los recuerdos se confunden posibilitando así la creación de nuevos territorios aún inexplorados.

La obra de Bojórquez se inscribe así en una tradición literaria que busca distender y ampliar los campos de acción de la literatura. Una tradición que en México se circunscribe a un reducido grupo de creadores, que sin embargo están generando una discusión poderosa sobre las posibilidades de la literatura como arte y como tradición. Discusión que seguramente enriquecerá las posibilidades de la literatura nacional.

Óptica sanguínea se conforma así como un artefacto narrativo que conjuga materiales artísticos y literarios para generar otro objeto, es decir, no es un libro de cuentos tradicional, es un libro que confronta a los lectores con la idea tradicional de una narración.

Óptica sanguínea es un trabajo interdisciplinario en forma de libro”, nos comentó la autora en entrevista. “Hay varias tradiciones en narrativa, aunque yo parto del género cuento para intentar deconstruir lo que se conoce como un cuento convencional. En el libro hay textos que son “autoconscientes”: metatextos, textos intervenidos, documentos falsos, etcétera. Por otra parte, me interesaba usar la fotografía dada su capacidad simbólica. Así jugué con múltiples planos narrativos que incluyen a la imagen para hacer un artefacto de ficción donde se confundieran las nociones autor-narrador-personaje o ficción-documento, todo esto a partir de dos ejes: la ilusión y la neurosis”.

Daniela Bojórquez estudió fotografía y creación literaria y es autora de los libros Lágrimas de Newton (2006) y Modelo vivo (2013) y obtuvo el Primer Premio de Adquisición en la octava Bienal de Artes Visuales Puebla de los Ángeles 2011. Además ha expuesto su obra visual de manera individual y colectiva en galerías y museos nacionales.  

Javier Moro Hernández (JMH): Pensaba que Óptica Sanguínea es un libro de cuentos, pero que cuestiona las reglas de los mismos géneros narrativos, es decir, nos enfrentamos a historias con narradores que no tienen las certezas absolutas con las que nos enfrentamos regularmente al leer un libro tradicional, en las historias-reflexiones que nos presentas nos encontramos con narradores que dudan de lo que ocurrió como en “El del viaje al pasado”, en donde la narradora nos cuenta ese viaje a su propio pasado, pero sin tener certezas sobre el mismo, eso podría generar también una respuesta distinta por parte del espectador-lector.

Daniela Bojórquez (DB): Justamente la idea era que esa especie de “certezas” quedaran contaminadas, o invalidadas por ciertos juegos con la verosimilitud de lo que se dice o muestra en el libro; me interesa el papel de la fotografía en la generación de falsos recuerdos, también el hecho de que recordar sea una manera de reescribir un suceso.

JMH: La presencia de las fotografías también dirige a los lectores hacia nuevos territorios, me parece que funcionan como espejo, como reflejo, pero también como ventanas, tanto para la narración como para la lectura.

DB: Me interesaba que las fotos generaran sus propias posibilidades de lectura independientes al texto. En algunos casos funcionan como una especie de documento de la ficción, en otros, son como un epígrafe de los textos, que envía el discurso hacia otra dirección. En Óptica sanguínea ocurren esos desvíos constantemente, no hay certezas: incluso los pocos pies de foto dotan de nuevas lecturas a la imagen que en teoría “explican”. Quise establecer relaciones entre fotografía y palabra que se alejaran un poco de los usos más conocidos, como la imagen que ilustra un texto o el texto que “explica” una fotografía.

JMH: Óptica Sanguínea se podría considerar como un libro atípico, experimental, pero me parece que se inscribe dentro de una búsqueda que se está dando en diferentes geografías por enriquecer las posibilidades de la literatura, me hizo pensar en Agustín Fernández Mallo en España por ejemplo. ¿Crees que la literatura pueda generar nuevos vínculos, nuevas narrativas?

DB: Las artes están vinculadas, el problema de la imagen o los problemas de representación son históricos; las tecnologías recientes han permitido la difusión de un tipo de obras que ya no se dejan encasillar en géneros, también ha dispersado dudas sobre nociones que eran en apariencia inamovibles -dudas que vienen ya de las vanguardias y antes-, nociones como el autor, el documento, la mímesis… El propio Fernández Mallo es otro de los que ha reescrito a Borges e incluido imágenes y links a páginas web adentro del propio libro.

JMH: Otro elemento que me llamó la atención de los relatos que componen el libro es que podrían ser definidos como postales, es decir, retratan un momento anímico-vivencial de los personajes, de los cuales conocemos poco de su pasado. Me pareció que este efecto postal dialogaba además con la inclusión de las fotografías que aparecen en el libro.

DB: No lo había pensado, pero sí, podríamos definirlo así también. Un álbum de postales imaginarias.


Vídeo Recomendado


The Author

Javier Moro Hernández

Javier Moro Hernández

No Comment

¡Participa!