Opinión

ATP: Soberanía en venta / Tlacuilo

La redacción del Tlacuilo anterior sobre el imperial Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (ATP o TPP por sus siglas del inglés Trans-Pacific Partnership) -que llamaremos Acuerdo Transpacífico para abreviar- fue hecha en forma esquemática en el afán de dar un panorama general del tema. Esto provocó dudas y preguntas en lectores que no tenían mayor información al respecto, que me dan pie para ampliar aquellas ideas apenas bosquejadas.

(Antes, sin embargo, permítame comentarle que la charla cívico-cultural de los Amigos de Jesús Terán celebrada el Martes pasado sobre Pensamiento Crítico fue todo un éxito.)

¿Por qué digo que el ATP tiene una enclenque estructura con sus 12 países asociados y sus poco más de 800 millones de habitantes? Porque el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), que fue creado en 1989 y es el más importante del mundo, está integrado por 21 países (incluido Estados Unidos) y tiene dos mil 700 millones de habitantes.

¿Y por qué digo que todo esto es un asunto funesto para México y amenazador para América Latina? Porque aunque es del inmenso mercado asiático del que más anhelaba apoderarse el imperio estadounidense, ahora que ya no podrá hacerlo por el hecho de que China se ha convertido en una superpotencia, lo que más le interesa es evitar que China se apodere de los mercados que tradicionalmente ha considerado de su propiedad, como son los de su colonia latinoamericana; la posibilidad de perderlos es tan real, como el hecho de que, sin saber cómo, repentinamente empezamos a ser invadidos con mercaderías chinas de pacotilla cada vez en mayor cantidad.

El ATP, enclenque y todo es, sin embargo, el arma que Estados Unidos está blandiendo para conservarnos como sus colonias a como dé lugar.

Aquí me parece oportuno comparar el Foro de Cooperación Económico Asia-Pacífico (APEC) de 1989 con el Acuerdo Trans-Pacífico (ATP) recientemente firmado.

En el Foro de APEC, los estados participantes se reúnen y deliberan con pleno respeto a los principios del derecho internacional que establece la igualdad jurídica de los estados y la solución pacífica de las controversias dentro del espíritu de cooperación internacional para el desarrollo, razón por la cual las decisiones se toman por consenso y la ejecución de los acuerdos se realiza en forma voluntaria.

En el Acuerdo Trans-Pacífico, en cambio, los gobernantes coloniales están aceptando firmar condiciones tan vergonzantes y abusivas a favor de las empresas imperiales y en contra de los intereses de nuestros pueblos, que han decidido mantenerlos en secreto, lo cual va contra todo principio ético. Si usted desea consultar los denunciados por Wikileaks, puede hacerlo en la siguiente dirección: http://goo.gl/ZBZcHo

De acuerdo con esas denuncias la actitud es tan entreguista, que incluso se está aceptando que nuestros gobiernos se sometan a tribunales especiales para violar toda clase de normas de producción e incluso proteger las inversiones de las empresas extranjeras para exigir multimillonarias indemnizaciones que tendríamos que cubrir los contribuyentes.

En este momento sólo ha conseguido convencer a tres países latinoamericanos para que le apoyen en el ATP contra China: Chile, México y Perú, que son los que tienen gobiernos neoliberales subordinados a sus intereses. La idea consiste en continuar convenciendo o presionando a los demás países latinoamericanos para que lo apoyen en su lucha contra el bloque asiático; para ello está negociando otra especie de tratado de libre comercio del Atlántico cuyo nombre completo es Asociación Trasatlántica del Comercio y la Inversión (ATCI) con el que, aparte de tratar de controlar a todos los países que tengan costas al Océano Atlántico (tanto del continente americano como del europeo y el africano) le permita armar una pinza que aprisione a los países latinoamericanos tanto del Pacífico (con el ATP) como del Atlántico (con el ATCI) para que sus mercados queden asegurados para su beneficio.

Si el gobierno estadounidense, apoyado por los Santanas, Miramones y Mejías de siempre, logra aplastar el gran esfuerzo realizado por los hombres y mujeres libres de nuestra región para construir la integración de América Latina mediante la Comunidad de Estados Latinoamericanos, aun así el imperio no podrá evitar su debacle pero sí prolongará su agonía, arrastrándonos consigo en calidad de colonias esclavizadas.

Pero si los pueblos de América Latina deciden imponer su decisión de hacer valer la soberanía de que son poseedores, no habrá poder que nos impida ser auténticamente libres de toda clase de imperios o potencias.

Por tanto, es América Latina el factor que determinará la más lenta o más rápida liquidación de Estados Unidos como imperio.

Jesús Terán apoyó al gobierno juarista con su esfuerzo y su hacienda hasta ofrendar su propia vida, por legarnos una nación soberana. Imitémoslo.

Aguascalientes, México, América Latina.

[email protected]

___________________

Nota: El artículo TPP: salvación fatal para la economía mexicana”del maestro José Luis Gutiérrez Lozano, publicado el día 14 de octubre en su columna Ciudadanía Económica de La Jornada Aguascalientes contiene información adicional de particular interés: http://goo.gl/YL1hLQ


Vídeo Recomendado


The Author

Netzahualcóyotl Aguilera R. E.

Netzahualcóyotl Aguilera R. E.

No Comment

¡Participa!