Opinión

Comer y vivir / Cocina política

Si tú no te has comido un par de huevos estrellados fritos en manteca, no sabes lo que es vivir, declaraba el entrañable Ladislao “chato” Juárez, y mire usted que en eso de disfrutar y amar la vida era un verdadero maestro. Evocándolo, yo podría decir hoy: quien no ha probado un tamal de piñones en la Cenaduría San Antonio, unas enchiladas rojas de Cenaduría Esthela, un queso relleno de El Rincón Maya o un Chile Aguascalientes de El Zodiaco; no sabe lo que es vivir.

El pasado 7 de octubre, la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac) capítulo Aguascalientes, entregó el primer Premio a la Trayectoria al Mérito Restaurantero a una veintena de restaurantes de nuestro merito Aguas.

Hora es, de decir ¡Gracias! A Gerardo Romo de Cenaduría San Antonio, por el cremoso atole de cajeta; a David Marín de Cenaduría Esthela por el reconfortante pozole con cuerito; a Jesús Alatorre Barajas del Rincón Maya por la energizante agua de chaya y a Roberto Bernal por tantos domingos familiares que disfrutamos desde muchos años atrás, en su tradicional Zodiaco.

A las dos de la madrugada, puede usted saludar a medio Agüitas en la Lonchería Max de Justino Ponce Muñoz, que también fue distinguida, disfrutando de una malteada de pistache con su respectiva torta, tostada o quesadilla. El panqué de nata, los crocantes mini bolillos con su bolita de mantequilla y las enfrijoladas con carne seca y pico de gallo, le esperan en donde otro premiado: Mitla de Rafael Valdez.

Si va usted a almorzar (ese desayuno tardío, que casi es comida) con otro premiado Carnitas Los Panchos de Silvia Ramírez, no se haga el remilgoso o la “dietosa” y pida su gordita de miga (deliciosos restos de carnitas de sabor muy concentrado), o su gordita de rellena (moronga), o su “orden de carnitas” que servirán con tortillas hechas a mano, guacamole, pico de gallo y salsas variadas. Ahora, que si ya es hora de comida o cena, y decide acudir donde otro galardonado La Palapa de Charly de Efraín Hernández González, lleve bien pensado cómo quiere que le preparen sus mariscos o pescados favoritos, porque la variedad es enorme y decidirse no es fácil ante tantas opciones y, por si fuera poco, los platillos son tan abundantes que no podrá degustar más de uno ¡Oiga usted!

Los deliciosos tacos de lechuga, ya sea de pollo o camarón, le esperan con otro condecorado: Las Costillas de Sancho de Alejandro Alba Felguérez, antes pida el  confortante jugo de carne que está ¡de rechupete! Otro galardonado, Alejandro Muñoz Fernández, le ofrecerá una increíble torta de jamón serrano, con aceite de oliva y jitomate; así como otras especialidades nacionales y españolas en su premiado Mesón del Taco. Las carnes y ensaladas más exquisitas, que de verlas se antojan y de comerlas no puede uno parar, le serán ofrecidas por el premiado La Garufa de Ernesto Muñoz Campos. La enorme quesadilla, bañada en salsa calientita de jitomate le espera en El Carnes, de Rogelio Galaviz.

Personalmente le atenderá el condecorado Augusto Ramponi en su restaurante Augusto´s; una vez que disfrute sus especialidades italianas, pase a elegir su helado: le será servida la copa más grande y deliciosa que imagina; pero si no anda por el norte de la ciudad, puede llegar al Centro Histórico para disfrutar de la mejor ensalada de aguacate y la dorada y crujiente milanesa que María Ochoa le servirá en su también laureado El Oasis. Si encamina sus pasos (o su automóvil) rumbo a la colonia Del Valle, deténgase donde el premiado Carnitas La Mora a disfrutar de la carne más dorada y dulce que pueda imaginar, en un agradable lugar tipo comedor, con ambiente familiar; en verdad que en ese amplio local y su mobiliario antiguo uno se siente y se sienta a la mesa con la gran familia aquicalidense.

Tortas, tacos, hamburguesas y sándwiches, todos de pescado, le serán ofrecidos con el galardonado Mariscos La Marinera de Alfredo López González. Así que ya no hay pretexto para quienes no pueden o no quieren comer carne, ya que los bocadillos y antojitos del lugar son de lo más sabroso que hay en Aguas y los precios de lo más justo. Antes de pedir sus tacos, regálese un consomé de camarón. Una experiencia inolvidable.

No sabría esta cocino-política, si recomendarle las crepas, o los molletes o los huevos albañil del también condecorado La Parra de Martha Hernández Lozano que también le atiende personalmente, en la hermosa casa antigua (con su decoración original) bellamente ambientada por el  pianista. Mejor vaya usted personalmente a constatar calidad y calidez. Ahora que si no anda usted tan “calidoso” o “calidosa” emprenda rumbo al premiado Merendero San Marcos de Rosendo de Anda. Refrésquese con su variedad de cervezas y licores, acompañados de botanas como carnes frías, ensaladas, frijoles refritos, requesón y quesos. Si luego quiere cenar rico con otro laureado, puede pasar al restaurante El Campanario de Eduardo Guerra y disfrutar de una de las mejores cocinas de este municipio capital, así como de  la belleza del sitio; no en balde ha permanecido durante tantos años en el gusto hidrocálido. ¡Por supuesto! Deje usted espacio para el postre: la deliciosa trenza calientita de nuez, con su respectiva bola de helado de vainilla. Simplemente lo mejor.

¡Felicidades a todas y todos los galardonados! Gracias por los aromas, los sabores y los placenteros momentos que hemos vivido con ustedes ¡Y que vengan muchos más!

Nos vemos en la próxima. Recuerde que en esta, su cocina, no sólo se come, también se lee, se estudia y se conversa de todo; particularmente de política.

[email protected]


Vídeo Recomendado


The Author

Socorro Ramírez

Socorro Ramírez

No Comment

¡Participa!