CulturaNo te pierdas

La Secretaría de Cultura requiere un largo proceso de armonización nacional

  • El Conaculta dejó de existir pero el INAH e INBA continúan sin cambios
  • El Plan Nacional de Cultura debe trabajarse bajo las particularidades de cada entidad

Con la publicación en el Diario Oficial de la Federación, el 18 de diciembre, del decreto de creación de la Secretaría de Cultura (dependencia número 18 de la administración federal), con la cual el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes dejó de existir, la comunidad artística, autoridades culturales y educativas así como profesionales en las artes y la cultura, han solicitado información sobre cómo se manejará ahora el sistema federal, sobre todo en materia de recursos; en el caso de la directora general del Instituto Cultural de Aguascalientes, Dulce María Rivas Godoy, se aclaró que la entidad no tendrá problemas con los planes ya pactados pues todos los bienes y recursos del Conaculta siguen en firme bajo el rango de secretaría.

Aunque hasta el momento no cuenta con mucha información, se aseguró que esta dependencia federal vendrá a mejorar a todas las instancias locales con la creación de un Plan Nacional de Cultura, además de que tanto el Instituto Nacional de Bellas Artes como el Instituto Nacional de Antropología e Historia seguirán bajo sus propias leyes pero ahora tendrán un jefe directo y se regirán bajo un mismo plan general.

José Luis García Rubalcava, decano del Centro de Arte y Cultura de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, consideró que la creación de una Secretaría de Cultura federal es una gran ventaja, pues pone al mismo nivel este rubro que el resto de los que requiere el desarrollo de una sociedad: “la cultura siempre ha estado muy minimizada, pero ahora tendremos más herramientas para mejorar el desarrollo de las artes en México”, sin embargo se aclara que para ello se requiere no sólo de una dependencia en papel sino todo una armonización y adecuación nacional debido a la existencia de muchos organismos descentralizados que duplicaban facultades en lugar eficientar recursos.

“La secretaría es una muy buena idea porque por fin se reconoce la cultura como un elemento fundamental para la sociedad”, ahora se necesita crear un eje rector basado en políticas públicas donde haya un consenso de atribuciones entre los organismos como el INBA, INAH  y el Centro Nacional de las Artes; el reto es muy grande para la autoridad ya que las particularidades de estas áreas son complicadas administrativamente por sus sindicatos diferentes, leyes distintas y facultades planteadas de manera ambigua, razón por la cual se espera un largo proceso de armonización para la operatividad de la nueva dependencia.

“Hubo mucho rechazo para la creación de esta secretaría, en cierto modo porque se creía que iban a dejar de ser autónomos”, se recordó que desde hace más de 20 años se había debatido la necesidad de crear un plan nacional de cultura pero por diferencias políticas, económicas y hasta de voluntades, no se había concretado, con esta modificación nacional se espera que el efecto no caiga en más problemas burocráticos ni pleitos de poder.

Como autoridad cultural/educativa, el decano propone que exista un consejo en donde se tome en cuenta a un representante por estado para la elaboración del Plan Nacional ya que parte de lo que no se había logrado con el Conaculta era considerar las particularidades de cada entidad federativa para la creación de los programas y políticas públicas en la materia, por lo que se espera un cambio general con mejoras en la operatividad de los programas: “no es lo mismo Oaxaca que Aguascalientes, cada una tiene necesidades culturales distintas, yo creo que esta nueva secretaría tiene el reto de potencializar la cultura y el arte sin la visión centralizada que se tenía”, además de lograr acuerdos basados en una línea central pero con las particularidades que tiene cada estado con una apertura para modificar todo el paquete de leyes y estatutos internos, y no se convierta en una lucha de poderes entre instancias.

Para la UAA esta modificación federal significa más opciones para los estudiantes de la licenciatura en estudios del arte y gestión cultural, pues es con la que se atiende toda la cuestión de patrimonio y gestión, y se necesita consultar muchas leyes y documentos que en ocasiones se contraponen en facultades o señalamientos: “la ley del INAH es muy ambigua, por ejemplo, hay muchas cosas tan genéricas que producen muchas confusiones”, por lo tanto al modificarse el sistema federal se tendrán adecuaciones particulares a organismo como el INAH o INBA, en tanto se aseguró que la Secretaría de Cultura da una visión más integradora de los programas y de los recursos, de los cuales subrayó tener la plena confianza de que se distribuirán de una forma más integral y menos centralizada.


Vídeo Recomendado


The Author

Itzel Acero

Itzel Acero

No Comment

¡Participa!