OpiniónSociedad y Justicia

No se puede tapar el sol con un dedo / Punto crítico

La semana pasada el Banco de México y la Secretaría de Hacienda anunciaron una serie de medidas para tratar de controlar el alza en el tipo de cambio que alcanzó niveles históricos. Evidentemente las autoridades no podían quedarse de brazos cruzados, más aún ante las advertencias de personajes como el mismísimo Agustín Carstens, quienes buscaban provocar que se actuara con un poco más de firmeza.

Dicen los expertos en el tema financiero que el gabinete económico de nuestro país no ha podido tener una buena relación con el gobernador del Banco de México, lo que también ha venido provocando más incertidumbre al panorama de las finanzas. Dicho esto, se hace el anuncio y determinan de manera conjunta estas iniciativas para poder sostener el peso mexicano.

La primera de ellas, el recorte al gasto por 132 mil 300 millones de pesos para este año que afectará principalmente a Pemex y a la CFE, pero también, y lo cual muchos lamentamos, impactará el presupuesto de rubros importantísimos como es la educación, principalmente  en el otorgamiento de becas para nuestros niños y jóvenes; el otro sector también sensible, el de la salud, que de por sí ya habría sido afectado con una disminución de más de cinco mil millones de pesos en el proyecto de presupuesto público para este año.

El segundo anuncio que inquieta es el aumento, bastante agresivo por cierto, a las tasas de interés a un 3.75 por ciento, que sin duda tendrá repercusiones en el corto plazo en los créditos del grueso de la población. Las autoridades informaron que este incremento se da con la finalidad de mantener la inversión extranjera en nuestro país, sin embargo el golpe será aún más severo de lo que muchos esperamos.

Si bien el tipo de cambio se ha mantenido en niveles por debajo de los 19 pesos, no se descarta otro recorte, además hay que esperar lo que suceda en el entorno internacional, es decir, la situación es frágil. Lo que es un hecho es que quien se apretará el cinturón nuevamente será la ciudadanía.

Críticas han llovido por su puesto y más aún cuando trascienden gastos millonarios que viene realizando el Gobierno Federal en rubros que la mayoría consideramos innecesarios,  es el caso de la adquisición de un nuevo avión presidencial (el más grande del mundo), y que le costó al país alrededor de siete mil 500 millones de pesos.

Qué decir de los sueldos que siguen percibiendo funcionarios de alto nivel no solamente de la Federación, sino también en los estados y los municipios, esos sí que permanecen intactos.

Agreguemos los recursos que se destinan a los partidos políticos, que por supuesto tampoco tienen modificación alguna, a pesar de que es todos conocido, que muchas de esas partidas terminan en las bolsas de la clase política.

Por lo pronto tendremos que tomar medidas, las recomendaciones que hacen los analistas económicos están orientadas a mantener y cuidar el gasto. Evite contraer deudas sobre todo si son para cosas innecesarias o superfluas.

Considere además que el aumento a los intereses de las tarjetas de crédito, de los créditos al consumo y de las hipotecas será mayor al anunciado por el Banco de México, así que busque utilizar lo menos posible sus plásticos y trate lo antes posible de reestructurar sus préstamos, sobre todo si la tasa de éstos es variable.

Definitivamente no se puede tapar el sol con un dedo como lo hace el gobierno con sus mensajes que pretenden convencernos de que la economía va por buen rumbo, por fortuna somos cada vez más los que estamos conscientes de que las medidas que se toman terminan afectándonos a todos, finalmente hago votos para que esto provoque que la ciudadanía participe en la toma de decisiones que permitan exigir respuestas contundentes ante los problemas que hoy en día enfrentamos.

The Author

Leticia Medina

Leticia Medina

No Comment

¡Participa!