Sociedad y Justicia

Señala la Auditoría Superior a Jesús María por falta de transparencia

  • El Ayuntamiento tiene un subejercicio de 2.5 millones en infraestructura social
  • Sólo el 68.9% de su presupuesto para obra se aplicó sobre la población indicada

 

 

Los municipios han lamentado y temido las consecuencias del recorte a las participaciones federales, anunciado la Secretaría de Hacienda como resultado del comportamiento en la venta de petróleo, sin embargo hay alcaldías que violan la ley al no ejercer la totalidad de los recursos ministrados.

En la revisión de la cuenta pública de 2014, la Auditoría Superior de la Federación expone que la Presidencia Municipal de Jesús María tuvo subejercicios y otras irregularidades con el erario.

El Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal concedió 17 millones 105 mil pesos para esta demarcación. Una auditoría al 75.3 por ciento de esta bolsa arrojó observaciones por 249 mil pesos, pues fueron invertidos en trabajos que no cumplen con los objetivos del fondo. Adicionalmente, se determinó un subejercicio de dos millones 559 mil pesos.

El auditor superior ya logró la recuperación de un cuarto de millón de pesos, “cuya correcta aplicación está en proceso de verificación”. A los pendientes del gobierno del panista Antonio Arámbula López se añaden 393 mil pesos con paradero por aclarar.

El Órgano Superior de Fiscalización participó en esta auditoría, a modo de abarcar una muestra mayor y no duplicar labores de estudio al presupuesto de origen federal. Ambas dependencias determinaron once observaciones, nueve de las cuales ya fueron respondidas por la Presidencia Municipal de Jesús María: “Al 31 de diciembre de 2014, el municipio gastó el 76.3 por ciento de los recursos transferidos y al cierre de la auditoría (31 de marzo de 2015), el 85.1 por ciento; es decir, no se gastaron” dos millones 559 mil pesos, “lo que generó opacidad en la aplicación efectiva de los recursos no erogados”.

A partir de lo señalado, el Ayuntamiento incurrió en inobservancias a las leyes de Coordinación Fiscal y General de Contabilidad Gubernamental: “El municipio no dispone de un adecuado sistema de control interno que le permita identificar y atender los riesgos que limitan el cumplimiento de los objetivos del FISMDF, la observancia de su normativa y el manejo ordenado, eficiente y transparente de los recursos, lo que incidió en las irregularidades determinadas en la auditoría”.

Los objetivos del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal, según los revisores de la cuenta pública, se cumplieron “razonablemente” dadas las inversiones en localidades prioritarias debido a su rezago social y nivel de pobreza. El porcentaje de recursos invertidos en proyectos de incidencia efectiva fue de 68.9 por ciento. La mayor parte del gasto corrió en función de obras de agua potable, drenaje, electrificación y mejoramiento de viviendas.

The Author

Carlos Alonso López

Carlos Alonso López

No Comment

¡Participa!