EducaciónOpinión

Del cómic a la narrativa gráfica / Alegorías Cotidianas

Tal vez los primeros cómics para chicas fueron las películas de Walt Disney, pues los cuentos del francés Perrault o de los alemanes Grimm no están ilustrados en su época. Quizá, como en el Quijote, tenían una sola ilustración mas no estaban acompañados de gráficos en su totalidad. En su época los cuentos fueron escritos para instruir diferentes aspectos a los jóvenes, tal es el caso de Caperucita Roja, en la versión de Perrault la moraleja dice “hay que tener cuidado de los lobos con piel de ovejas” y ésta iba orientada a no caer tan fácil en las garras de los conquistadores quienes no buscan algo serio.

En fin, Walt Disney nos veló los ojos y perdimos la perspectiva real de los cuentos, por ejemplo, en la versión original de Perrault, la Bella Durmiente estaba sola en su habitación durante su aletargamiento y un joven príncipe irrumpió arbitrariamente en el castillo, al verla dormida la viola y se va, nueve meses después nacen unos gemelos quienes por el hambre le chupan los dedos y le sacan la astilla de la rueca que la tenía en dicho estado. El príncipe regresa al castillo de la Durmiente, la encuentra despierta y con sus hijos, y en resumen los lleva con él, la suegra no quedó complacida con la nuera y los nietos por lo que intentó matar a la princesa y cocinar a sus nietos en sopa de cebolla. Aquí no hay beso de amor ni vivieron felices por siempre, es una historia un poco más sangrienta y completamente alejada de la fantasía.

Antes de las películas de Disney en 1917, el director argentino Quirino Cristiani realizó la primera película con dibujos animados, una sátira política muda llamada El apóstol y en 1895 el New Yorker World publicó el primer cómic registrado llamado At the Circus in Hogan’s Alley.

El color permitió que las historias gráficas en películas o en papel se masificaran y fueran más interesantes. La necesidad de tener modelos a seguir y de diversificar la propia vida hizo que los superhéroes tuvieran un auge, el cual aún se mantiene vigente.

Hay quien dice que la percepción de Disney sobre los cuentos de hadas embruteció la perspectiva de vida de muchas jovencitas, quienes crecieron con el ideal del príncipe azul y una vida de ensueño por lo que después se crearon personajes como Mulan, una chica valiente y fuera de la magia del resuélveme la vida y sálvame, aunque la biblioteca que la Bestia le regala a Bella es el sueño hecho realidad de cualquier bibliofilia.

De regreso a los cómics, están llenos de figuras masculinas los superhéroes y tal vez sólo el 20 por ciento está destinado a las heroínas sin olvidar a esa chiquita simpática de cabello negro llamada Mafalda, quien recrea un interesante discurso de adultos en el habla de una niña.

Mafalda tiene 10 años tal como Marjane Satrapi una niña nacida en Irán quien cuenta en cuatro tomos y un largometraje lo que vivió al sobrevivir una revolución y una guerra, su historia es llamada Persépolis.

Persépolis es el nombre del lugar donde estuvo Persia, y es el título de la obra autobiográfica de la caricaturista Marjane Satrapi, descendiente de la familia real Kayar, creció con privilegios como la educación y el descubrimiento del marxismo como filosofía de vida familiar.

Así pues, años después de dejar Irán, Satrapi publica su historia y la de su familia con dibujos y viñetas en los libros titulados Persépolis, Bordados y Pollo con ciruelas. Sus obras pasaron el cómic a la narrativa gráfica y fue su Persépolis nominada al Oscar como mejor película animada y ganadora, entre otros, al premio Libertad de Expresión en 2007.

En retrospectiva Marjane narra en Persépolis cómo fue el sobrevivir una revolución, la imposición del islamismo por parte del Shar, la imposición del velo y la segregación de las mujeres iraníes. Marji, como una niña inquieta y creativa, tiene conversaciones con Dios, quien le pone los pies en la tierra y nutre la educación que le dan sus padres, quienes al ver el peligro deciden enviarla a estudiar a Viena para que sus convicciones marxistas no decaigan ante la opresión del régimen.

Ya en occidente Marjane no logra integrarse del todo y regresa a casa de sus padres. Su abuela le enseña sobre la integridad femenina y el amor a las raíces. En 95 minutos conocemos la historia de Irán desde 1979 hasta 1994, cuando durante la guerra Irán – Iraq la artista plástica decide regresar a Europa para hacer su vida como una mujer libre.

La protagonista alude la violencia de género que sufren su madre y ella en las calles, el cómo la vida occidental y cualquier tipo de manifestación capitalista estaban absolutamente prohibidos. Marjane era una joven valiente quien siempre tenía herramientas sociales para defender su perspectiva de género y la de sus compañeras.

Persépolis es una película animada que se ha resistido a ser considerada como la primera narrativa gráfica islámica, mas su riqueza en imagen y contenido la hacen una realización invaluable de cómo se viven las guerras políticas, religiosas y de género. Satrapi nos permite conocer de una manera muy vívida lo que fue para el pueblo iraní la transición y su deconstrucción como nación, lo vivido hoy podemos conocerlo por las redes más su pensamiento sólo por piezas artísticas como ésta.

“La educación es un arma de construcción masiva”, afirma Marjane Satrapi con respecto a lo vivido por su pueblo y el cómo se puede liberar o quizá lo que liberaría a todos los pueblos oprimidos por un régimen no necesariamente religioso.

Para conocer la vida de Marjane Satrapi, no se puede encontrar una mejor forma que con su narrativa gráfica galardonada, Persépolis.

Laus Deo

[email protected]

The Author

Paula Nájera

Paula Nájera

No Comment

¡Participa!