Esfera PúblicaOpinión

Derechos sexuales de las mujeres / Cinefilia con derecho

 

El 8 de marzo conmemoramos el Día de la Mujer, los ámbitos donde más puede verse reflejada la igualdad con el hombre son varios, pero creo que los trascendentes actualmente y que tienen mayor repercusión son cuatro: sexuales, familiares, laborales y electorales. Todos han tenido su muy particular evolución, hoy en día experimentamos un boom en el electoral. En el caso de los derechos sexuales, es compleja la forma en que han ido siendo materializados hacia la mujer, y es que en una sociedad machista como la de México, la posibilidad de igualdad entre hombres y mujeres es complicada. ¿Hasta dónde hoy en día puede una mujer ejercer libremente su sexualidad sin ser tachada? En mi época de estudiante universitario ya comenzaba a ser patente y notarse cierta libertad, pero en otros grupos sociales pareciera que esta tan deseada equidad aún no se concreta.

Me interesa la forma en que Alberto Cortés retrata la sexualidad de la mujer en una cinta infravalorada del celuloide nacional de los noventa del siglo pasado (entonces llamado el Nuevo Cine Mexicano) y que nos muestra muchos aspectos de esta evolución: Ciudad de Ciegos (1990). Ya sea en la mujer que se oculta para ser amante (una espectacular secuencia de apertura a cargo de la bellísima Gabriela Roel) la revolución sexual que experimentaron merced a los anticonceptivos, el adulterio de la vida monótona del matrimonio, y la aparente total apertura de finales del siglo pasado, donde las mujeres elegían libremente con quién tener relaciones sexuales. Diez historias en la cinta cuyo único hilo conductor es un departamento de la Condesa donde vemos los distintos habitantes en las situaciones propias de la época en que les tocó vivir, además de este vistazo a la sexualidad mexicana, también la cinta repasa hechos clave de la historia mexicana, ya sea el 68 o el temblor del 86, es además un buen ejemplo de un cine que retrata de manera magistral una ciudad, la de México.

Es buenísima, no es para menos, aparte de la gran cantidad de actores, los escritores son el propio director junto con Hermann Bellinghausen, José Agustín, Paz Alicia Garciadiego entre otros, la excelsa fotografía es por cuenta de Carlos Marcovich que hacía sus primeros pininos y daba muestras de lo que sería su gran trabajo. Mención aparte merece el soundtrack, compuesto por José Elorza con participación de Jaime López, no tiene pierde de principio a fin, y es que el reto fue que cada una de las piezas fuera a su vez acorde con la época histórica que vivían cada una de las secuencias de la película, el trabajo es una maravilla por la gran cantidad de géneros y la maestría de cada pieza, ahí tenemos por ejemplo Nuevas flores en tu jarrón, de Jaime López interpretada por Los Morales (una versión roquera aparecerá después en Odio Fonky), Aquí me quedo del propio Elorza.

En la última historia de la cinta, que se ubicará en 1990, vemos una sexualidad de la mujer liberada, este relato es una chulada y queda además para la historia del rock nacional, el departamento ya en ruinas es lugar de ensayo de un grupo, es también punto de encuentro sexual donde la mujer es la que toma la iniciativa y la que decide, así trae en su bolsa sus propios condones, algo que no debería parecer tan extraño pero que en la fecha de filmación suponía una revolución. Aquí también seremos testigos de los problemas de una banda en ciernes, lo mismo pelea, ensaya, no cuaja su cometido, hasta que, logran cristalizar un tema excepcional, Foto finish, una intensa rola que cantan al alimón Rita Guerrero y Saúl Hernández y tocan Sax de Maldita y Santa Sabina, nuestros rockstars de la época actuando. Además de cerrar la película con broche de oro, la rola obtuvo el Ariel a mejor tema musical. Ciudad de Ciegos, microhistorias que nos narran la evolución de la vida sexual de la mujer, uno de los derechos más fundamentales que aún tiene mucho que hacerse realidad.

[email protected]

The Author

Rubén Díaz López

Rubén Díaz López

No Comment

¡Participa!