Cultura

Los Zodiaco, la banda de secuestradores que nunca existió

  • Entrevista a Emmanuelle Steels, autora El teatro del engaño
  • La investigadora europea cuenta la historia y analiza la situación jurídica de Israel Vallarta y sus familiares, los mexicanos exhibidos en televisión como secuestradores

 

“Son las 6:47 del 9 de diciembre de 2005. La larga noche se alarga rodeando la escena de oscuridad. El ícono “En vivo” aparece en la esquina superior izquierda de la pantalla. Un subtítulo anuncia “La AFI rescata a tres secuestrados”. Otro título indica que la grabación se desarrolla en el kilómetro 29 de la carretera federal a Cuernavaca. Pablo Reinah, reportero de Televisa, interviene en el noticiario Primero Noticias, que conduce cada mañana de 6:00 a 9:00 Carlos Loret de Mola, “cara conocida de la cadena”.

Esas imágenes dieron la vuelta al mundo, se convirtieron en imágenes icónicas sobre el trabajo de las autoridades mexicanas en contra del flagelo del secuestro. Ese día fueron arrestados en el rancho Las Chinitas, dos personas, presentadas por la Agencia Federal de Investigaciones, como los líderes de la banda de secuestradores: Israel Vallarta y Florence Cassez. Dos meses después, en febrero de 2006, el público mexicano se enteraría atónito que dicho evento fue un montaje creado por la AFI para “recrear” el verdadero momento de la detención.

Diez años después y después de un largo litigio, que incluyó conflictos diplomáticos con Francia por la liberación de la ciudadana francesa, cuya libertad fue ordenada por la Corte Suprema de Justicia el 23 de enero de 2013 por las irregularidades encontradas por los ministros a la hora de su detención transmitidas en televisión como si fuera un hecho real, Israel Vallarta, presentado y señalado por las autoridades y juzgado mediáticamente, sigue purgando en la cárcel de máxima seguridad del Altiplano, por delitos que no se le han podido comprobar.

La periodista belga Emmanuelle Steels se dio a la tarea de desentrañar este caso y de darle voz a la familia de Israel Vallarta, quienes han vivido un infierno, al ser señalados por las autoridades como miembros de una supuesta banda de secuestradores, denominada por las mismas autoridades como “los Zodiaco”, una banda que como nos dice la autora, “fue inventada de la nada”.

Emmanuelle Steels estudió filosofía y periodismo antes de instalarse en Madrid, desde donde realizó reportajes para medios de su país, antes de establecerse en México en el 2008, donde trabaja como corresponsal para varios periódicos y radios de su país y ha escrito El teatro del engaño. Buscando a los Zodiaco, la banda de secuestradores que nunca existió (Editorial Grijalbo), libro que como nos dice Miguel Sarre en el prólogo “marca un hito en la investigación criminal; ofrece respuesta a cada pregunta y presenta una teoría del caso en la que los manejadores del aparato inquisidor utilizan víctimas prestadas para cobrar venganzas ajenas y, al mismo tiempo, dar legitimidad a las acciones del Gobierno de la República” en contra de la inseguridad.

Javier Moro Hernández (JMH): Sin el montaje presentado en la televisión como un arresto en vivo es imposible entender todo el caso de “los Zodiaco”, ya que por él permanece en la cárcel Israel Vallarta.

Emmanuelle Steels (ES): Muchas de los periodistas que han hablado de este caso, que han opinado sobre este caso, siempre manifiestan que en efecto hubo un montaje, pero hubo una investigación previa de los secuestros, pero nadie sabe responder a la pregunta de ¿qué significa investigación en este caso en particular? Cuando se leen los expedientes del caso, te das cuenta de que no existe esa investigación, de que todo procede y proviene del montaje, y que lo que se ha presentado como parte de la investigación es, como testimonios y/o pruebas materiales, provienen de ahí, porque los testimonios están condicionados por el montaje y se adecuan al montaje, por ejemplo el relato de las víctimas que no pueden decir más allá de que estaban en ese lugar y esa misma mañana llegó la AFI a liberarlos, es decir no pueden aportar mayores datos de su propio secuestro, pero cuando se contraponen estos testimonios con las evidencias físicas del rancho, se nota que ahí no podía ver personas secuestradas, hay testimonios que afirman haber estado en el rancho y no haber visto nada extraño en ese lugar, pero hay muchos datos más sobre los vehículos, las armas, los peritajes de voz, etc. Que no demuestran la participación de los procesados en los secuestros pero sí demuestran cómo estas pruebas han sido sembradas y estos testimonios han sido inducidos para adecuarse al montaje, porque cuando se eliminan todos los elementos todas las pruebas que provienen del montaje no quedarían nada, quedaría un expediente vacío.

JMH: El juicio mediático realizado en contra de Florence Cassez, por ser extranjera, y después a Israel Vallarta, por ser el novio de la “francesa secuestradora”, es otro elemento importante para entender por qué Vallarta sigue preso, a pesar de que Florence fue liberada, justo por la importancia del montaje, por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

ES: Inmediatamente él fue nombrado como jefe de una banda, que después sería conocida como “los Zodiaco”, un nombre que es dado por las propias autoridades, porque es un nombre que sale de los testimonios de los acusados, testimonios que fueron sacados bajo tortura, como ya se demostró. Israel fue designado como jefe pero a ella se le dio toda la atención mediática de inmediato en los medios de comunicación, aprovechando justo su condición de extranjera, y finalmente los dos padecieron un tipo de acoso mediático, aunque distinto, ella fue expuesta, condenada de inmediato, presentada como un personaje maléfico, mientras que Israel fue anulado, ignorado de este discurso mediático, considerado a su familia como pobres figurantes de la historia, a pesar de que fueron detenidos, torturados y acusados de formar parte de la banda de secuestradores dirigida por una francesa, cómplices de Florence, simplemente para reforzar el personaje de Florence, que era el eje sobre el que las autoridades hacían girar todo el caso con fines políticos, mediáticos y yo creo que sí hay un aspecto de cierto nacionalismo, que interviene en el caso y que fue usado más durante el sexenio de Felipe Calderón, cuando se dio la visita de Sarkozy, cuando las autoridades mexicanas usaron la sensibilidad patriótica de los mexicanos para situarlos en un papel de oprimidos para hablar del intento de Francia de violar la soberanía de México, de venir a decirnos cómo hacer justicia, se habló mucho de cómo ella era una extranjera que venía a “secuestrar” mexicanos, son estereotipos que se han repetido una y otra vez a través de varios medios de comunicación.

JMH: Hay montaje en la televisión y las autoridades crean a dos secuestradores, pero después se invisibiliza a uno de ellos, al supuesto líder de la banda y toda la atención mediática recae sobre ella, la “francesa”, pero cuando Israel ha tratado de hablar, se le ha negado los espacios, se ha ignorado su parte de la historia, lo que él tiene que decir al respecto.

ES: Se la ha callado, y creo que los más críticos del caso, con algunas excepciones de periodistas que sí revisaron a fondo el expediente y vieron que no había más pruebas contra Vallarta ni contra Cassez, pero lo máximo que podían aguantar los más críticos era la liberación de Cassez, pero jamás han aceptado la inocencia de Vallarta, es el dogma del caso, la banda de secuestradores sí existe, cuando las pruebas del caso demuestran que no es así, las mismas víctimas en la casa del “líder de los secuestradores” son dudosos, pero toda el expediente se sostenía sobre la supuesta culpabilidad de Israel, no sobre Florence, ella era el eje mediático pero él es el eje judicial, la culpabilidad de él demostraba inmediatamente la culpabilidad de su familia y la de Florence, y a pesar de eso se le ha callado a él, porque era muy incómodo, porque fue torturado como lo denunció ante la CNDH y con la PGR desde un primer momento, podía aportar ciertos elementos que podían estar detrás de las detenciones, sobre las mismas víctimas, Israel Vallarta no ha tenido voz, sigue sin tenerla diez años después, ha estado siempre bajo amenaza lo cual no le ha permitido denunciar su situación de maltrato, de fabricación de pruebas en contra de él, no ha tenido los contactos con periodistas como sí los tuvo Florence, Israel sigue en el Altiplano y no ha tenido la posibilidad de defenderse y su culpabilidad sigue siendo el único sostén del caso, es la piedra angular del caso, que sostiene la narración oficial sobre la banda de “los Zodiaco”, porque ni siquiera sostiene el expediente, porque el expediente no tiene pruebas contra él, y no es que sean solo amenazas contra él sino que son amenazas que sí se cumplen, como la detención que se hizo de sus familiares acusándolos de formar parte de la banda de secuestradores, la familia está muy atemorizada y tampoco han podido defenderse ante los medios.

JMH: Cuando hablamos del montaje, pensamos de inmediato en el montaje televisivo, la narración hecha por Televisa sobre la supuesta detención “en vivo” de Florence e Israel, que sabemos que es falsa, pero no sólo estamos hablando de eso, este es un caso montado sobre declaraciones, sobre tortura, sobre pruebas que no encajan, secuestros en los que se implica a la banda de “los Zodiaco” que no cuadran.

ES: Creo que podría haberse quedado sólo en un montaje televisivo, si no se hubiera destapado el mismo, porque antes de eso los testimonios de las víctimas eran muy endebles, no sé sabe si con esos testimonios se podrían haber sentenciado a alguien, o hacer creer la existencia de una banda de secuestradores a través de esos testimonios, porque no sabemos si se hubiera podido sentenciar solo con lo que sucedió el principio, que es el hito más importante de este caso fue la detención en vivo por televisión, que luego ya sabremos que no fue en vivo, porque después no hubo ninguna investigación policial sobre este caso hasta cuando se revela, dos meses después, en febrero, que la detención no sucedió como nos habían dicho, que había sido un montaje fabricado para la televisión, y a partir de eso se dan todas las maniobras oficiales, que no se habían hecho antes, para fabricar y reforzar la existencia de esta supuesta banda de secuestradores.

JMH: Este es un caso en donde el montaje está tratando de cubrir algo más y que es organizado por elemento de la policía federal del país, pero no sabemos qué es lo que están tratando de cubrir con estas supuestas detenciones en tiempo real.

ES: Hay que seguir denunciando que este caso busca engañar a la sociedad pero que también vulnera a las víctimas, porque ellas no van a poder llegar al acceso a la justicia a través de un montaje, yo no creo que estas personas van a poder acceder a la justicia, pero el hecho de que se haya hecho un montaje nos hace preguntarnos ¿Para qué se hizo? ¿Para proteger a quién? ¿Para ocultar a quién? ¿Para acusar a quién? Esta es la otra parte que se debe valorar ¿Qué esconde este montaje? Porque cuando se hace una acción necesariamente estás escondiendo una parte de la realidad, debemos preguntarnos ¿Cuál es esa parte de la realidad que se busca ocultar? Hay que decir claramente que la banda de “los Zodiaco” fue inventada de la nada, los Vallarta es una familia normal de clase media, con trabajos estables, no tienen un perfil criminal, tienen negocios legales, a través de ellos no se llega a descubrir mucho más del caso, la pista Vallarta es un callejón sin salida para este caso, yo creo que estos secuestros tuvieron lugar, pero tuvieron modus operandi completamente distintos, hay aparecen algunas pistas que van sembrando las víctimas, Ezequiel, quien fue uno de los “liberados” el día del montaje, menciona y acusa a la familia de su esposa de estar vinculados con secuestros, por ejemplo, eso está en el expediente, la mamá de Ezequiel sospecha del papá de Ezequiel del secuestro, la señora Cristina acusa directamente a primos suyos, entonces las propias víctimas acusan a sus familiares, pero en un principio no mencionaban ni a Florence ni a Israel, no las reconocían, la última vez que entrevisté a una de las víctimas, a Raúl Ramírez , el esposo de Cristina, me decía que estaba convencidos de que las personas que los secuestraron fueron sus primos, y que le han pedido a las autoridades que los detengan, pero las autoridades sólo intentan extorsionarlos, porque no son los culpables que les interesan, entonces yo no sé quién se esconde detrás de esos secuestros, yo no hice una investigación judicial, hice una investigación periodística, pero estoy seguro de que las autoridades que hicieron este montaje sí saben quiénes están detrás de los secuestros, sí saben a quiénes están protegiendo, por eso es importante no seguir dándole valor a las acusaciones en contra de Israel Vallarta, porque cómo se puede seguir creyendo en algo así sí todo viene de un montaje hecho por las autoridades, que sí saben cosas que nunca han revelado.

The Author

Javier Moro Hernández

Javier Moro Hernández

No Comment

¡Participa!