OpiniónSociedad y Justicia

Misión cumplida / Tlacuilo

Presidido por el ciudadano gobernador constitucional del estado, el sesquicentenario (150 años) de la muerte de Jesús Terán se conmemoró dignamente en el remozado escenario del segundo patio del palacio de gobierno, ante la nutrida concurrencia ciudadana que cubrió la capacidad del espacio. El aplauso se volcó espontáneo y afectuoso para la banda de música estudiantil de la Escuela Secundaria Técnica número 1 y altamente emotivo para la compañera María Eliazar Muñoz Sigala, quien declamó con patriótica unción el poema “Repiques de bienvenida a don Jesús Terán” cuyo autor, Víctor Sandoval, declamara por primera y única vez en la ceremonia de reinhumación de los restos de Terán en el Panteón de San Fernando, cuando fueron repatriados en 1952.

Se cumplió así -gracias a la buena disposición del ingeniero Carlos Lozano de la Torre- el propósito principal establecido en la fundación de la agrupación Amigos de Jesús Terán para su primer ejercicio del 14 de enero del año pasado al 25 de abril del presente, después de organizar penosamente dos actos cívicos anteriores -de asistencia raquítica- celebrados el 14 y el 25 de enero.

El primero con motivo del natalicio del prócer en 1821, ante su maltrecha estatua que se encuentra en el abandonado parque del fraccionamiento Municipio Libre, que sirvió para que el Ayuntamiento se enterara del lamentable estado en que se encuentra.

El segundo en el Jardín del Estudiante, para conmemorar lo que el ciudadano gobernador recordó de Jesús Terán en el mensaje oficial que tuvo a bien emitir personalmente el pasado día 25: “La reorganización de la instrucción pública que llevó a cabo, lo condujo a crear en el año de 1849 el Instituto Literario de Ciencias y Artes, que es considerado el antecedente fundacional más importante de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.”

Otro de los propósitos de los Amigos de Jesús Terán, no tan concreto como el anterior pero sí más ambicioso por ser de largo plazo, consiste en promover la difusión de su vida y obra; porque todos estamos familiarizados con su nombre, que lleva el mercado “grande”; el aeropuerto; la casa donde nació -ahora convertida en centro de difusión cultural-; una delegación; un fraccionamiento; escuelas y otros sitios, pero la mayoría de la población desconoce quién fue y qué hizo.

En este aspecto la trascendencia de la labor que están realizando los Amigos de Jesús Terán es numéricamente limitada; sin embargo, el gobernador ha girado ya instrucciones al Instituto de Educación de Aguascalientes (IEA) y al Instituto Cultural de Aguascalientes (ICA) para que cada cual en su ámbito realice las actividades que correspondan para que ese conocimiento llegue a todos los rincones del estado.

Por lo pronto podemos pensar que ya empieza a hacerse presente, entre la ciudadanía, la inquietud por conocer un poco más acerca de este aguascalentense cuya vida y obra había permanecido oculta para la mayoría a pesar de ser el estadista, el educador y el diplomático más importante que haya nacido en nuestro estado.

Ahora bien: en el segundo párrafo de esta columna decíamos que estos y otros logros se obtuvieron durante el primer ejercicio de los Amigos de Jesús Terán, que concluyó el lunes 25 de abril pasado en la sencilla ceremonia que anualmente se celebra ante su tumba en el panteón de La Salud.

En dicha ceremonia, el coordinador general de esa primera etapa, que es quien esto escribe, pasó la estafeta al coordinador general de la segunda, a cargo de su nuevo coordinador general, nuestro compañero Evaristo Velasco Álvarez, quien con su equipo de trabajo deberá establecer las metas a cumplir de esa fecha al 25 de abril del año 2017 para avanzar en dirección a la más relevante, que consiste en llevar a cabo todo lo que nos hemos propuesto para que dentro de cinco años (2021) podamos celebrar el bicentenario del natalicio de Jesús Terán habiendo despertado en la conciencia no sólo de los aguascalentenses, sino de los mexicanos todos, el gran valor que tiene en la historia de México, como uno de los más grandes defensores de nuestra Soberanía Nacional.

A propósito de metas a cumplir, hay una que es oportuno mencionar desde ahora: este año se celebró la ceremonia cívico-luctuosa en honor de Jesús Terán el 25 de abril, pero sólo gracias a que se cumplió el sesquicentenario de su muerte; normalmente no se conmemora. La meta consiste en gestionar la recuperación de esa fecha en el calendario cívico, del que no sabemos cuándo ni por qué razones fue retirada, puesto que estaba vigente en 1991, cuando fueron trasladados sus restos del panteón de San Fernando de la ciudad de México al de La Salud en Aguascalientes.

Deseamos a los Amigos de Jesús Terán el mejor de los resultados posibles.

 

Aguascalientes, México, América Latina

[email protected]


Vídeo Recomendado


The Author

Netzahualcóyotl Aguilera R. E.

Netzahualcóyotl Aguilera R. E.

No Comment

¡Participa!