CulturaOpinión

Del pabellón hidrocálido al pabellón de los segregados / Alegorías Cotidianas

 

Hace mucho que Aguascalientes perdió, entre la industria automotriz y la metal mecánica, los negocios artesanales tan tradicionales como el bordado y el deshilado.

Mientras nuestro Estado se convirtió en ensamblador, muchos negocios dedicados a la industria textil cerraron, y pocos son los diseñadores independientes que pueden sobresalir en su ramo.

Para nuestro terruño era tan importante el deshilado que la FNSM tiene su concurso de traje típico, mas solo vemos que en ese momento en específico es importante esta técnica tradicional y después vuelve al olvido.

¿Quien diría que Brujas, la ciudad mágica de Bélgica, se considera como hermana de Aguascalientes? pues su actividad económica tradicional y turística es el deshilado.

Aunque gracias al año de Frida Kahlo se puso de moda el usar prendas mexicanas para vestir ya no es tan común el encontrar personas ataviadas con ropa deshilada y los manteles, servilletas, toallas hechos con esta técnica ya no son usuales en las casas de los aguascalentenses, mientras los turistas se sienten atraídos por comprar artículos típicamente aquicalitenses, tradicionales y con una historia cultural muy arraigada.

Si no fuera por los turistas y lo pocos consumidores del deshilado esta técnica hubiera ya desaparecido de nuestro estado pues ahora el producto vendible son las playeras alusivas a la FNSM, es solo cuestión de darse una vuelta por el aeropuerto o la central camionera para ver cuantos portan dicha prenda, así como la cruda san marqueña internacionalmente reconocida.

Muchos son los discursos sobre el apoyo a las micro y pequeñas empresas más pocos sobre el rescatar las empresas tradicionales, esas que por sus productos hicieron que Aguascalientes fuera reconocido por sus manos creativas y artesanales.

La ropa confeccionada con manta comienza a ser tradicional, los negocios en la calle Nieto se sostiene por las ventas de estas prendas mientras que aquellos de deshilados han disminuido aunque si de artesanías hablamos, ahora Aguascalientes cuenta con diferentes artículos artesanales.

En la Isla San Marcos, hay un pabellón dedicado, en una pequeña porción, a los productos artesanales elaborados en estas tierras. Podemos encontrar cremas, miel en muchas presentaciones, carnes, quesos, muñecos de trapo y ropa entre otros, en un bello y amplio espacio donde exhiben e invitan a los feriantes a probar y comprar.

Quizá no sean los grandes espacios, como donde las empresas renombradas dan a conocer sus productos y servicios en la Velaria Comercial, mas sí el suficiente para que luzcan a lo que tanto le han dedicado esfuerzo, creatividad y dinero, dignamente.

El mercado y las tendencias han cambiado, ahora es más importante el cuidado personal y la visión hedonista de la vida, por ello encontramos una serie de productos dedicados a la piel, el rejuvenecimiento, y así como Aguascalientes se reposiciona como un estado vinícola, como hace muchos años, también lo hace actualmente con la cerveza.

Las muñecas de trapo son, además de tradicionales, bellas y en el pabellón hidrocálido podemos encontrar una muñecas modernas y hermosas, que van desde una Frida Kahlo hasta una pequeña hidrocálida que representa a la feria con su traje típico, ese que lleva al Jardín de San Marcos en su falda, sin embargo, mientras las Fridas de trapo se exhiben en un espacio adecuado, los participantes del pabellón México artesanal no tienen la misma suerte.

La mayor parte de los feriantes no se dan cuenta que detrás de la Velaria Comercial, durante la FNSM, se encuentran artesanos de diferentes partes de la República ofreciendo sus productos originales, holísticos, ecológicos y bio muy originales y algunos otros tradicionales.

Así pues, segregados en un pequeño espacio en tablones compartidos para dos productos, los creadores de estos productos se encuentran en un área no muy visible y desconocida para los feriantes. Quizá el presupuesto de estos empresarios es menor a comparación de los que se encuentran en el área comercial mas no así la calidad de sus productos y el valor agregado que la elaboración de éstos tiene.

Una feria incluyente no puede excluir a sus participantes ni arrinconarlos donde no se percibe su presencia, los artesanos son tan valiosos e importantes como las grandes empresas que se encuentran frente a ellos y tapan la visibilidad hacia el área artesanal. Poco a poco la Feria de San Marcos, al modernizarse, ha perdido su origen y esencia, ahora está más dedicada al turismo que a sus propios habitantes y los artesanos quedan desprovistos del Patronato al no favorecerlos en un lugar donde puedan tener acceso a un sitio más amplio donde sus productos se vendan, solos mientras que la realidad es que los espacios ofrecidos no cumplen con las características adecuadas para que la presentación de dichos artículos sea llamativa y pertinente, pues en un metro y pico y sin paredes poco se puede hacer.

Es importante el mencionar que algunos artesanos del pabellón de los segregados también son aguascalentenses y quizá ellos no pudieron ser galardonados o adquirir un espacio en el pabellón hidrocálido y su iniciativa los llevó hasta donde pocos los pueden ver.

¿Cómo hacer una Feria incluyente y equitativa? Es la gran pregunta a responder. El aportar dinero de las rentas de los espacios para ofrecer a los artesanos un espacio más digno y al mismo tiempo activar la economía social, apoyarlos y solventar parte de la cuota para que puedan crecer ¿dispararía esto aún más a la FNSM? ¿Cuál sería la estrategia para que tal acto de bondad activara aún más la derrama económica que deja la verbena?

Una verdadera cultura económica impulsa la economía social, pues esta potencializa a quienes producen y consumen en una comunidad.

Por favor, visite el pabellón México artesanal al fondo, muy al fondo de la Velaria Comercial, adquiera productos originales, naturales hechos con las manos que nutren nuestra tierra, solo nos vistan una vez al año, no desaproveche la oportunidad de conocer sus productos e impulsar nuestra cultura artesanal.

 

Laus Deo

[email protected]

The Author

Paula Nájera

Paula Nájera

No Comment

¡Participa!