OpiniónSociedad y Justicia

El Aguascalientes supranacional: interrupción legal del embarazo por violación sexual / Piel curtida

A pesar de que en el mundo y en México se han dado avances importantes en materia de derechos humanos, los del centro del poder en Aguascalientes se resisten a reconocer las necesidades para la impartición de justicia, como el Congreso del Estado que busca un juicio de controversia constitucional en contra de la recién modificada Norma Oficial Mexicana NOM-046 que permite la interrupción legal del embarazo ante casos de violación. Si bien esta norma fue estipulada en 2009, parece que a la narcisista moralidad en la entidad le aterra la democracia, pues además de derechos sexuales y reproductivos, la nueva NOM-046 es un paso por la igualdad de oportunidades, para reducir la brecha de las circunstancias de vida entre las mujeres pobres y las de mayor poder adquisitivo.

La modificación a la norma mencionada ahora permite la interrupción del embarazo por causa de violación mediante “previa solicitud por escrito bajo protesta de decir verdad”, sin la necesidad de una denuncia formal ante el ministerio público; por lo que los conservadores subieron a los templetes alarmados por la posibilidad, dicen, de que esto permita abortos sin discreción, a manera de métodos anticonceptivos, lo cual únicamente ratifica su pensamiento misógino, pues no se han detenido a reflexionar sobre la razón de esta disposición: violación sexual.

Esta norma se desarrolló desde 2009 ante casos de niñas, en especial el de una de 13 años en Baja California, quienes a pesar de tener el derecho a solicitar la interrupción legal del embarazo, reconocido por diferentes legislaciones estatales, tenían que levantar la denuncia ante el ministerio público, esperar la resolución de un juez y el que algún médico aceptara practicar la intervención, lo cual hacía que las complicaciones y riesgos se incrementaran conforme avanzaba la gestación, o simplemente todo quedara bajo cajón bajo amenaza tácita de proceso penal. Por lo que la actualización de la NOM-046 representa un gran avance por asegurar el respeto al derecho, pero especialmente al reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, que además son víctimas de violencia.

Otras de las modificaciones es que a partir de los 12 años, las mujeres podrán solicitar el aborto de un embarazo por violación sin el requisito del consentimiento de los padres o el tutor, lo cual seguramente dará paso a que las niñas que han sufrido violencia sexual tengan mayores oportunidades, en principio para sobrellevar el proceso que implica ser víctima de este tipo de terribles actos, pero además para continuar con sus proyectos.

Debido a lo mencionado, la NOM-046 representa un parteaguas para la democratización del acceso a la justicia. Anteriormente sólo las mujeres de clase alta podrían practicarse un aborto legal y seguro al viajar al extranjero, sin mencionar casos en que la interrupción era impuesta por la familia para evitar la “deshonra”, aunque también algunos progenitores pagaban para ocultar violaciones sexuales o rehuir de paternidades clandestinas. Con la legalización del aborto en la Ciudad de México, también la clase media pudo gozar de este derecho, pues los gastos médicos, de transporte y estadía eran más considerables. Sin embargo, con la modificación a la norma, todas las mujeres que hayan sido víctimas de ultraje podrán acceder a un aborto legal, seguro y gratuito, lo cual significa un avance de democratización de la justicia, más allá de debates “moralistas”, esto representa un logro por la equidad.

La NOM-046 ya es un hecho y es una ley federal, por lo que el Estado en Aguascalientes deberá asegurar que en sus centros hospitalarios se cuente con personal médico y de enfermería capacitados no objetores de conciencia, es decir, que no argumenten que su religión o sus valores personales les impiden practicar la interrupción del embarazo. Sin embargo, ¿cómo podrá asegurarse la práctica apegada al derecho?, ¿cómo evitar que las denominadas “buenas costumbres” no confabulen para mantener en espera a una solicitante? Aguascalientes es uno de los estados que continúa en inconstitucionalidad ante la resolución de la Suprema Corte de Justicia sobre el matrimonio igualitario, y ahora se busca un juicio de controversia constitucional contra la NOM-046, y en caso de que se dictamine que la norma deberá ser aplicada… ¿realmente se respetará? El Congreso del Estado parece no mostrar empacho en no adecuarse y reconocer la constitución, parece sentirse supranacional, ¿qué nos queda a las y los de abajo, a las y los de la periferia, lejanos al centro de poder?, tal vez esperar a tener una mejor posición económica para emigrar del lugar que parece expulsarnos de manera diplomática y elegante.

 

[email protected] | @m_acevez


Vídeo Recomendado


The Author

Juan Luis Montoya Acevez

Juan Luis Montoya Acevez

No Comment

¡Participa!