OpiniónSociedad y Justicia

La legión de los idiotas / Disenso

En consonancia con las versiones filológicas, doña Wiki sostiene que Idiota es una palabra derivada del griego que significa “persona privada de habilidad profesional” o “individuo” y que empezó usándose para un ciudadano privado y egoísta que no se ocupaba de los asuntos públicos.

Apenas la semana pasada escribí en éste, su periódico La Jornada Aguascalientes, un artículo en el que pretendía dejar en claro que no es un momento de hacer correcciones o aclaraciones para la agenda feminista. Que parece obvio que por más disidencias que tengamos con ella: 1) Estas siempre serán menores a las que tenemos con el machismo, que genera una violencia y desigualdad en el país y 2) Que es una actitud justamente machista seguir intentando decir a las mujeres cómo llevar su agenda.

En estos días apareció un vídeo de alguien que se presenta como Callodehacha, en el que por diez minutos pretende corregir la agenda feminista a partir de llevarla a una caricatura, generando el ya conocido “hombre de paja” para luego “despedazar” la agenda con argumentos triviales, desatinados y francamente burgueses e ignorantes de la calaña de “el imbécil que le bajó los calzones (a la reportera de Vice, Andrea Noel) debe ser juzgado pero que ESO NO SIGNIFICA que vivamos en un estado que asesina mujeres ni mucho menos”. Resulta que sí, que vivimos en un estado donde se mata mujeres con una saña particular, con violencia sexual y donde todos los días las mujeres son acosadas, toqueteadas y ofendidas vilmente, como lo dejó claro el movimiento #MiPrimerAcoso.

No quiero centrarme en eso. Hice, con ciertas ganas de tremendismo un comentario en su página, señalando con mayúsculas que era un IDIOTA. Mi comentario juntó, al momento, casi 800 likes y unos 200 comentarios (la mayoría de estos tremendamente ofensivos): alguno llegó a decir que “ojalá desaparecieran las personas como yo de este mundo”, los más amables descartaron mi comentario porque había sido ofensivo. Contesté, calculo, un medio centenar de veces. Jamás volví a escribir ni una sola ofensa. Todo lo que dejé de “violento” fue un “Idiota” a un vídeo que comienza diciendo, a la letra: “¿alguna vez le has cedido tu asiento en el metro a alguna mujer?, ¿te gusta la música de Julión Álvarez? ¿Tienes un pene entre las piernas?: si contestaste que sí a una de estas preguntas, lamento informártelo, pero eres un misógino”.

El fenómeno no puede pasar inadvertido: mientras mi comentario casi acumuló un millar de likes, unas decenas de indignados (sí, hombres en su gran mayoría), se burlaron de mí, me atacaron, la mayoría sin lograr el respaldo visible en likes, de unos 4 o 5 a lo más. No pretendo decir que las opiniones se legitiman así, pero no podemos ignorar que algo raro sucede: el apoyo para mi postura era colectivo, la indignación individual pero numerosa. Explico.

La idiocia no es algo raro en nuestra vida actual. Cada vez tenemos mayores posibilidades de construir un mundo informado, relaciones sociales que permitan decisiones grupales, acciones colectivas, pero nos aislamos a peleas y “gritos” de manera individual. Si los indignados que son claramente muy “gritones” hubieran leído los demás comentarios habrían pasado dos cosas posibles: o se hubieran ayudado entre ellos o dejarían de increparme y preguntar cosas que ya había contestado antes.

Esta semana a la candidata a la alcaldía por el partido azul la difamaron en lo nacional producto de una cuenta falsa, donde se apropiaron de su imagen y escribieron una nota claramente ofensiva contra los adultos mayores. Muchos replicaron la nota, algunos con malicia, otros como autómatas sin darse tiempo alguno para la verificación. Los más, comentaron indignados sin leer que numerosos comentarios advertían de la falsedad de la publicación.

Nos comportamos como una ola de individualidades, en el peor sentido de la palabra: sólo buscamos reiterar nuestra agenda personal, como el chico del video que, a partir de sus prejuicios, fobias y una rápida y pobre búsqueda de Google, emitió una producción que tenía ya más de 2 millones de reproducciones, más de 200 mil comparticiones y más de 80 mil likes.

Este comportamiento sólo puede diagnosticarse como idiocia: no estamos generando una vida pública rica, porque ni fomentamos la pluralidad, ni la hacemos compartida: solo gritoneamos desde nuestros propios prejuicios. Nos falta lo que tantas y tantas veces he mencionado en esta columna: el falibilismo, la actitud de que podríamos estar equivocados. Así: la vida política se construye, en general, desde mezquinos intereses personales, miramos la vida desde nuestras creencias sin entender que hay opiniones que nos ayudarían a enriquecernos como personas, nos sumamos a las contiendas defendiendo “el color” que queremos representar sin entender que hay algo después de nosotros mismos.

En la misma semana nuestros diputados locales detuvieron una iniciativa que permitiría que las menores de edad interrumpieran su embarazo en caso de violación. Uno de los diputados dijo “gracias a dios en Aguascalientes estamos a favor de la vida”. Sí: de la vida que se parece a lo que él mismo suscribe. No de la vida de las mujeres que no piensan como él, o que viven una situación que afortunadamente él nunca tendrá que entender ni padecer.

Somos una legión sin coordinación ni diálogo. Una horda que actúa no de manera colectiva, sino con la ilusión del apoyo mutuo que coincide únicamente en intereses meramente personales.

/alexvazquezzuniga

The Author

Alejandro Vázquez Zuñiga

Alejandro Vázquez Zuñiga

1 Comment

  1. Paules
    07/05/2016 at 16:28 — Responder

    Buenos días, Alejandro Vazquez Zuñiga.

    Primeramente te envío un saludo, la correspondiente felicitación y
    mi sincero reconocimiento por tu periódico ejercicio de verter
    Opinión (una Opinión individual, personalísima, desde tu particular
    contexto y con los recursos a tu alcance, como cualquier otro ser
    humano – también individual por cierto – que se agencia la info que
    puede, para realizar también su particularísimo ejercicio,
    en los espacios también a su alcance) en tus espacios públicos – en
    este caso La Jornada y los muros de buenos amigos -,

    y por modelar generosamente para todos tus lectores cómo se
    llevan a cabo los ejercicios de tus intentos de pensamiento crítico
    (perfectos o no, exhaustivos o no, incipientes o no) que finalmente
    tienes a bien concretar en Opinión (acertada o no, agradable o no,
    útil o no, interesante o no) la cual, como Reflejo Tuyo y de tu
    Particular manera de Entender el Mundo, debiera tener siempre el
    Derecho intrínseco de ser y difundirse para su posterior
    consideración, y en un momento dado, para su Refutación o
    Refrendo, para su Adhesión o su Repulsa, para su Celebración o su
    Olvido, ….pero (espero) jamás para su Censura o Veto.

    Escribes:
    “no es un momento de hacer correcciones o aclaraciones para la
    agenda feminista”
    Alex, Yo considero, respetuosamente,
    que Siempre es Momento para Pensar Sobre Lo Que Sea,
    aún si ello deviene en opinión Crítica, o Aporte en Disenso (“Aporte en
    Disenso” se me ocurre que es cuando logras sacar buenas cosas,
    que te ayudan, aún de las opiniones que se confrontan inicialmente
    con las tuyas).

    En tu pasado reciente artículo tuviste el derecho (inalienable) de
    Proponer la Vía Silente-Vergonzante (quedémonos todos callados,
    avergonzados, observando respetuosos) ante las acciones previas
    durante y después de la protesta.

    Supongo que no está mal lo que propusiste, porque nació de un Individual
    Insight, de una Exquisita Sensibilidad Personal, de un Acto de contrición que te exigió tu referente moral.
    Muy Bien. (como todo lo que hacemos sincera y responsablemente, una postura, de inicio,
    Personal, o sea, individual, no ligada inercialmente a la Ola de algún
    grupo de opinión, sino asumida con responsabilidad individual y te
    hiciste cargo de ella por ti mismo, sin diluir esa responsabilidad en
    la irreflexiva adhesión al Grupo)

    Hiciste bien en convocar a tu postura. Al menos tú no llamaste directamente al
    Veto ni a la Censura. No te vi arengando al personal para truncar la circulación de unos otros discursos “pendejos” .

    Y considero que tampoco está mal que alguien diga: “podré sentirme avergonzado
    y triste, pero no me quedaré callado, yo considero que mi apoyo va a ser Proactivo, de Aporte, aunque sea en Disenso y cause comezón”

    y Tampoco estaría mal que algunos más dijeran: “Yo, simplemente
    voy a Decir lo que esta situación me parece, y no será “Por Ellas” o
    “En Función de Ellas” , simplemente es mi derecho a realizar un
    inalienable Ejercicio de Pensamiento Personal (acertado o no,
    exhaustivo o no) pero inevitablemente será Individual, y concretado
    en Opinión (útil o no, agradable o no, con likes o no)

    Retomando entonces el asunto de la Crítica:
    Realizar crítica. Siempre es momento para Ponderar los hechos
    propios y de los otros, y externar lo que pensamos. Considero que
    esa es la esencia de la vida relacional del ser humano en cuanto
    pensante y sujeto-objeto del Lenguaje, como participante activo de
    la vida representacional.

    Escribes a continuación:
    “por más disidencias que tengamos con la agenda feminista : 1)
    Estas siempre serán menores a las que tenemos con el machismo,
    que genera una violencia y desigualdad en el país…”

    Identificas al Machismo como el problema.

    Alex, yo considero que seguir pensando en términos de
    “Feminismo” y “Machismo”, es un poco estar alternando
    infructuosamente en una cancha Dual de ping pong donde por su
    diseño inherente no se puede sumar, sino sólo batallar, luchar,
    competir, excluir, diferenciar, polarizar, Perder, Ganar. un tablero de
    ajedrez donde es imposible la reconciliación y la sinergia, cada
    movimiento sólo buscará perpetuar la propia postura y disminuír la
    del Otro. –
    Ése es un planteamiento conocido también como Sistema Cerrado de Única
    Solución: Eliminación/Nulificación/Rendición/Sometimiento/Disminución del Percibido Contrario.

    Mencionaba yo que no es redituable parcelizar los intentos de
    solucion a largo plazo.

    Los problemas ok están ahi parcelizados, etiquetados ya para su
    representación dual, y su círculo vicioso de retroalimentación sólo
    refina el mutuo encono porque se trata de un sistema cerrado
    “Blancas-Negras”.

    Pero en un Enfoque Sistémico de Resolución de Problemas, habría
    que aspirar a Resolver desde un Nivel inmediato Superior, Fuera de
    la Caja de Arena (fuera de la cancha de ping pong ellos vs ellas,
    feminismo vs machismo, indios vs vaqueros, buenos contra malos)

    El Síntoma y sus Etiquetas, son los parcelarios,

    Pero el Entramado de origen es Coyuntural, un Lienzo amplio que nos incluye a [email protected]
    Multifactorial, Un Sistema Abierto (como la Realidad misma) que
    podemos de-construir y re-encuadrar para su posterior manejo y
    mejora.

    En resumen, Alex, para tu punto #1: Considero que El Problema No
    es El Machismo. El machismo es tan solo la Etiqueta que se le pone a un Síntoma.
    Una etiqueta (convenientemente indeleble para muchos), de un Síntoma modal,
    una de las caras del efecto de LA VIOLENCIA DESTRUCTIVA Y
    TÓXICA DE LA ESPECIE HUMANA, que ES PADECIDA POR HOMBRES
    Y MUJERES POR IGUAL EN TODO EL PLANETA SIN DISTINCIÓN DE GÉNERO.

    Considero que la Violencia Tóxica Destructiva NO es un problema de géneros, es un problema DE ESPECIE, con retroalimentación viciosa, sólo re-conducible y des-anudable desde el COMUN DENOMINADOR: LOS DERECHOS HUMANOS DE LA
    ESPECIE MISMA, con ENFOQUE COMPREHENSIVO, con INFORMACIÓN,
    EDUCACION, SENSIBILIZACION, No con automatismos etiquetarios
    propios de guerrillas/golpeteos de Facciones en pugna.. (“Machi-Troll” “Machi-Vlogger” “Berrinche Machista” “Feminazis”)

    Seríamos más eficaces en nuestros abordajes de Solución si nos atreviésemos a Ver, Comprehensivamente, una ESPECIE DOLIENTE, Víctima de su incomprendida-por ende
    hasta ahora al parecer inmanejable- Tóxica Destructividad.

    Escribes en tu punto #2 ” 2) Que es una actitud justamente machista seguir
    intentando decir a las mujeres cómo llevar su agenda”

    Pregunto: ¿Y erigirnos nosotros en Guardianes de la particular
    sensibilidad de Algunas feministas (no todas, las hay quienes
    asimilan bien la crítica y no se rasgan las vestiduras por las
    reacciones a sus acciones) eso qué es? —-

    Decidir nosotros Qué Crítica sí, Qué Crítica no, Quien sí y Quien no puede Criticarlas, etc.
    ¿No es también arrogarnos una Suprafacultad Patriarcal -o por lo menos romántica y solidariamente caballeresca (pero de patriarca bueno, eh? no de patriarca malo, no, no “Yo sí puedo, incluso hasta vetar y censurar, los demás, los Otros ni siquiera tienen derecho a
    opinar, porque ellos “están pendejos” “no saben” Yo sí, porque Yo soy el experto -pero no soy para nada machista ni patriarcal, ni impongo, eh? no, no”)

    El Acto de Censurar, de intentar aplicar Mordaza, en lugar de Refutar, Demostrar y Convencer, ¿no se acerca más al acto de Violencia simbólica Tóxica propia de la Violencia de Especie -en su modalidad violencia contra la libertad de pensamiento y expresión-), que al Urgente Acto de Apertura, Socializador, Informativo, Educativo y Sensibilizador?

    Escribes acerca del idiota:
    “persona privada de habilidad profesional” o “individuo” y que
    empezó usándose para un ciudadano privado y egoísta que no se
    ocupaba de los asuntos públicos.

    Alex, no estoy seguro que esa haya sido la intención con que
    utilizaste el término, pero me atengo a lo escrito, y desde esa
    definición, me parece que no habría delito que perseguir, toda vez
    que como planteé al inicio, aunque abrevando primeramente del
    contexto social, todo acto responsable es individual, con falencias
    y trunquedades, pero así es la cosa.

    Es arriesgarse a estar errado de motu propio al elaborar contenido
    y verter opinión, o es dejar llevarse somníferamente por el arrullo
    de la inercia de la confluencia Grupal, donde se diluye la
    responsabilidad y se actúa irreflexivamente en manada.¿que
    prefieres? tu das el ejemplo y escribes en La Jornada, de motu
    propio, creo que todo está dicho.

    Escribes:
    “Este comportamiento sólo puede diagnosticarse como idiocia: no
    estamos generando una vida pública rica, porque ni fomentamos la
    pluralidad, ni la hacemos compartida: solo gritoneamos desde
    nuestros propios prejuicios. Nos falta lo que tantas y tantas veces
    he mencionado en esta columna: el falibilismo, la actitud de que
    podríamos estar equivocados. Así: la vida política se construye, en
    general, desde mezquinos intereses personales, miramos la vida
    desde nuestras creencias sin entender que hay opiniones que nos
    ayudarían a enriquecernos como personas, nos sumamos a las
    contiendas defendiendo “el color” que queremos representar sin
    entender que hay algo después de nosotros mismos”

    Alex, aunque advierto algunas -aisladas- posibles aparentes contradicciones situacionales, o el uso de distintos raseros en algunos (no todos) de tus ejemplos,
    en esencia, creo que estoy muy, muy de Acuerdo y Coincidente con esos inmediatos
    anteriores parrafos tuyos. Destacas incluso -con tus propias Otras palabras, mi concepto de “Aporte en Disenso” (“desde nuestras creencias sin entender que hay opiniones que nos
    ayudarían a enriquecernos como personas…”)

    Ojalá algunas activistas (sólo las que lo requieran, las que no, pues no) y algunos Patriarcas protectores (sólo quienes lo sean, quienes no, pues no) (y tú mismo, por qué no, tú sí, sólo sí y forzosamente sí, te Re-Descubras) te lean -y te Re-leas- con detenimiento (sobre todo ésa última parte bastante preclara de tu artículo),

    y tomemos, como dices, el reto de Construir Vida Pública, ¿cómo? pues como lo sugieres:
    Socializando las Individualidades (y como dije: erradas o no, sapientes o no, exhaustivas o no, eso es lo de menos, el chiste es pensar y socializar, para tener oportunidad de Influir con el
    Argumento Sustentado)

    Porque, ¿cómo más hacerlo, si este es por excelencia un espacio meramente lingüístico?
    ¿Si se censura la letra que transporta el ejercicio reflexivo (imperfecto o no, “pendejo” o no, “idiota” o no), qué queda entonces del acto Humano que intenta socializar y construir?

    Tomar el riesgo de intentar Elaborar y Ofrecer Panoramas Inclusivos, de aventurarse a
    la producción de síntesis,

    Y siempre, siempre, invitar a Dudar de lo que nosotros mismos decimos,
    apoyo entusiasta tu propuesta de abrazar el FALIBILISMO
    mesurada postura incompatible con el Autoritarismo (percíbase ese autoritarismo como autoritarismo patriarcal, o matriarcal, da lo mismo) que conduce a la Violencia Tóxica y Censuradora

    Considero que siempre será preferible opinar y externar.
    Así como lo haces en tus blogs, así como pretendo hacerlo yo ahora al Opinar en este y anteriores inmediatos posts acerca todo ese tema del Callo y algunas (nunca todas) feministas, los protectores de oficio (sólo los que lo sean), la pronta y urgente superación del sistema cerrado machismo/feminismo, la heróica superación de la Tentación de Ejercer la Censura, o de Imponer la Vía meramente Silente.

    Me despido por ahora agradeciendo a ti Alex, prolífico
    posteador, la oportunidad de realizar este ejercicio, agradezco el clima de libertad y de respeto que impera en el sitio, y, bueno, qué mejor que parafraseando en versión libre el trillado pero poco practicado Aserto atribuido a Voltaire (más probablemente concebido manufacturado y acuñado por Evelyn Hall, A.k.a Tallentyre o sea, una Mujer-Mujer) :

    ———- “Podré No Estar de Acuerdo
    con la Totalidad de tu Discurso,
    pero Me Parece Relevante y Decente el Defender,
    Preservar Activamente
    que Tengas el Derecho y la Posibilidad de Expresarlo,
    que Aunque hoy Tú tengas Pinta de “Pendejo”, o de “idiota”

    Mañana podría Tenerla Yo,
    (invertirse los papeles)
    y, Pos Sentiría Bien Gacho
    que me Reprimiesen,
    Censurasen,
    Vetasen” ———————————

¡Participa!