Opinión

Tantos resultados como encuestas / Enrique F. Pasillas P. en LJA

Todos sabemos que las encuestas, si están bien hechas, reflejan si acaso unos resultados de coyuntura, es decir, “fotos fijas” de un proceso electoral, mismo que es cambiante por naturaleza. Véase si no, por ejemplo, la llamativa campaña que contra todo pronóstico y encuesta ha sostenido el precandidato demócrata Sanders contra la favorita señora Rodham-Clinton en Estados Unidos. Ya no hablemos del ya candidato republicano Trump, al que ninguna encuesta le daba al principio ni la más mínima posibilidad de triunfo. En tal virtud, los resultados que arrojan solo pueden ser confiables si se contrastan con otros medios demoscópicos, o por lo menos con una secuencia de encuestas que sigan una metodología análoga. Lo otro, lo de publicar encuestas a modo con resultados dictados de antemano, es tan engañoso como poco redituable. De todos modos, como fotos o ventanas que nos permiten asomarnos a un proceso electoral los resultados de las encuestas no dejan de ser interesantes porque si nos pueden anticipar algunas tendencias.

Así, según nota aparecida en El Financiero el día de hoy (sábado 21 de mayo de 2016), firmada por Alejandro Sánchez Cano, “Debacle del PRI”, el partido de tres colores lleva desventaja en por lo menos siete de las doce gubernaturas en juego que se definen el 6 de junio próximo. Según la nota, que se remite a una encuestadora llamada Massivecaller, con un muestreo nacional levantado entre los días 6 y 13 de mayo mediante una técnica llamada “robot”, consistente en grabaciones enviadas a hogares con teléfono elegidos como parte de la muestra, se desprende que como en otras ocasiones anteriores, el voto urbano no favorece a dicho partido. Así, salvo en los estados de Durango, Sinaloa e Hidalgo, en el resto de las entidades o la competencia es muy cerrada, o la tendencia sería ya irreversible a favor de otros partidos diferentes al PRI.

Veamos parte por parte: en Chihuahua, el senador panista Javier Corral iría adelante por más de 10 puntos sobre su más cercano contendiente, de la coalición del PRI y asociados, Enrique Serrano. Según la encuesta en cita, conforme pasa los días Corral ha ensanchado la ventaja, con lo cual sería ya una tendencia irreversible.

En Durango el candidato de tres colores, de apellido Villegas, también en coalición, lleva la ventaja a su más cercano perseguidor del PAN Rosas. La encuesta muestra una caída acusada del candidato panista, quien llego a tener más de cinco puntos de ventaja y ahora estaría en desventaja por casi seis puntos. En Hidalgo, el candidato de tres colores de apellido Murillo, perdón, Fayad, lleva una ventaja de casi el doble al panista Berganza, quien es recordado por su pasado como cantante de baladas pegadizas.

En Oaxaca parece aventajar Murat el hijo, cabiendo aclarar que como el 70% de la población no tiene teléfono, los resultados de la encuesta pueden ser dudosos en este caso. En este estado, uno de los más empobrecidos del país, el candidato Garfias, de la coalición PRD-PAN, parece llevar una desventaja de hasta 9 puntos porcentuales, lo cual aleja las posibilidades de alguna sorpresa. En Puebla parece irreversible que el candidato del PAN de apellidos Gali Fayad, se alce con el triunfo, al registrar más de 15 puntos de ventaja.

En Quintana Roo, el candidato de la coalición PRD-PAN, pariente de Pedro Joaquín Coldwell, exgobernador de ese mismo estado y miembro del actual gabinete, parece aventajar holgadamente; misma ventaja holgada que registra en Sinaloa el candidato de tres colores, Quirino Coppel.

En Tamaulipas la guerra sucia entre partidos cierra la elección, donde no hay una clara ventaja del candidato puntero, que vendría siendo el panista Cabeza de Vaca, recordado por ser un nefasto consejero jurídico de cierto presidente panista.

En Tlaxcala hay un virtual empate entre los candidatos de la coalición PRD-PT y el del partido de tres colores y asociados. Finalmente, en Veracruz y Zacatecas pareciera probable un triunfo de los candidatos de Morena, en Veracruz más cerrado, y en Zacatecas más holgado. Intencionalmente, por ser el resultado de la encuesta con mayor interés local, dejamos al final la previsión de Aguascalientes, que cito textual: “Aguascalientes: Martín Orozco Sandoval presenta un porcentaje de aceptación del 36.1%, mientras que Lorena Martínez Rodríguez, del PRI, PVEM, PT y Panal, tiene un 29.7%. Lo relevante del caso es que si bien es cierto que la candidata del tricolor ha cerrado la brecha de preferencias, ya que desde que inició la contienda estaba abajo por más de diez puntos porcentuales, lo cierto es que ya no le alcanzará el tiempo para rebasar al candidato del albiazul.”

En los días que vienen veremos lo acertado o no de estos pronósticos y otros muchos hechos públicos casi todos los días. Sabemos que en tiempos electorales se hacen encuestas para todos los gustos y presupuestos, pero es importante recordar que la palabra final y definitiva, más allá de cualquier encuesta, la tienen las y los votantes el día 6 de junio.

Post Scriptum. Agradezco los positivos comentarios de colegas y amables lectores a mi artículo anterior, aparecido en éstas mismas páginas el domingo 8 de mayo de 2016 bajo el título: “Reforma Laboral en serio”. Para quienes me pidieron el texto, aquí el vínculo en Crisol Plural: http://crisolplural.com/2016/05/10/reforma-laboral-en-serio/; o bien en Twitter: @efpasillas.


Vídeo Recomendado


The Author

Enrique F. Pasillas

Enrique F. Pasillas

1 Comment

  1. José Chavira Carrasco
    22/05/2016 at 11:54 — Responder

    Magnífico artículo.
    Congratulaciones.

¡Participa!