Opinión

Razones cursis para no consumir piraterías (pista: es un crimen) / Bocadillo

Cuando camino a la oficina siempre veo un pasillo con películas piratas, que presume la venta de puro “clon”, refiriéndose a copias digitales de películas tal cuales las podemos encontrar en las tiendas de autoservicio o especializadas. Entonces tenemos desde 007 Skyfall hasta El Niño o Cásese quien pueda, tal cual las diseñó y transfirió la distribuidora de filme a un disco óptico, nomás que a 30 pesos y sin un peso de regalías hacia los creadores del contenido. Una situación bastante normal, donde igual compran películas pirata los niños de la casa de al lado, un policía que va pasando o una señora que se para especialmente para ver los estrenos. Y pasa en miles de vialidades y mercados de nuestro país. Cuando no es “clon”, son vídeos grabados directamente del cine con gente parándose y risas de algún espectador ruidoso. O compilados de series en calidad dudosa.

El prejuicio nos diría que solamente gente humilde o con poca educación compra piratería, pero todo lo contrario. Conozco personas con educación superior y sueldo para ir al cine o comprarse el Blu Ray que quieran, que visitan religiosamente el puestito. Seguro la mayoría de los lectores también. ¿Por qué lo hacen? Es una cuestión de educación, pero de la otra educación. Con riesgo a ser cursi, comparto con la audiencia de esta columna que yo me siento bastante mal al consumir piratería. Como si fuera algo sucio (lo es), que me impide disfrutar dicho contenido. Primero, no hay ganancia para los creadores y distribuidores. Segundo, le damos a ganar a gente que básicamente es ladrona y sus proveedores, de los cuales hay mil rumores poco placenteros (pista: son gente mala).

Hace un par de años, almorzaba en la calle Del Codo con un amigo cuando un señor de bigote nos dice “Jóvenes, les presento mi trabajo, no puedo competir con Netflix pero esta es mi oferta”. En ese tiempo, yo todavía tenía algo de tacto pero mi camarada le respondió “Uy, esta ya la tengo en Netflix y la verdad qué poca madre que vendas piratería”. El don argumentó que él era un nivel superior, ya que comerciaba con “clones”. Obviamente no le compramos nada y huyó. Así el nivel de cinismo. ¿Es una forma de vida? Tal vez, pero qué poca madre.

Como equiparo escribir columnas y hacer diseño editorial con hacer contenido, me gana la sensibilidad y me gusta suscribirme a servicios web para consumir películas o música, para comprar (para casi nunca abrir las cajas) las que más me agraden. Siento que doy apoyo a mis creadores favoritos. Una ilusión. Por eso creo en la importancia de ir al cine en semanas de estreno. Y porque me gustaría siempre ser remunerado en el comercio de ideas. ¿Qué pasa si en ese momento no tengo dinero? Cuando era niño me esperaba al Canal 5, ahora de grande me espero a que lo suban a Netflix. Por cierto, no creo que descargar contenidos sea algo malo, ya que no se le está dando a ganar a un delincuente. Compartir cultura no es un crimen.     

 

[email protected] | @masterq


Vídeo Recomendado


The Author

Francisco Trejo Corona

Francisco Trejo Corona

Todas-las-cosas-digital en La Jornada Aguascalientes. Editor de /AUTONOMÍA. || @masterq en Twitter

No Comment

¡Participa!