Opinión

Ni modo, Chemita. ¿Pedirás perdón? / Cocina Política

 

Llueve y es tarde para café. De ese con “chongo” estilo Cocina Política.

Para el café “con chongo”, hierve el agua. Baja el hervor y agrega varios sobres de Café San Marcos: clásico café molido para hervir, orgullo de Aguascalientes, que ha pasado ya por tres generaciones de empresa familiar (lo adquiere en Beans Café, avenida Madero casi esquina Morelos, cd. capital). No agrega azúcar porque el Café San Marcos ya tiene. Tapa y apaga. En seguida empapa en agua fría un paño grande y lo coloca en forma de chongo en torno a la tapa, para sellar la salida del vapor. ¡Mmmm! La concentración del café será perfecta y limpia. El aroma será suave y el sabor impecable.

Con gran taza de café en mano, sigamos con la conversación que dejamos pendiente en la ocasión anterior. Le platiqué que pasaba yo por el PRI de López Mateos y que me encontraba en la puerta de acceso, cuando una “iluminada” me exigió recibirle un oficio, para el entonces presidente del partido, en el ámbito nacional, Manlio Fabio Beltrones. Pues bien, concluyo informándole a usted que la divina señora cuyo nombre no supe -ya que no le pregunté- y que tampoco supo mi nombre -ya que no me lo preguntó- se salió con la suya y me entregó sendo oficio.

Si la exasperada dama representante de las buenas conciencias supiera lo que hacía, y no llevara consigna de menoscabar a como diera lugar al PRI, en pleno proceso electoral, se habría enterado que yo no soy funcionaria de ese partido; hubiera reconocido que no había validez formal en presentar el ocurso ante ese instituto político, que carece de iniciativa legislativa per se; habría redireccionado su acción para que fuese eficaz, a la presidencia de la República, o al Congreso de la Unión o por lo menos al Congreso de Aguascalientes y se habría dado cuenta que esta cocinera política sólo estaba ahí para saludar y no para salir con oficio en mano ¡Hágame usted el favor!

Ni modo, Chemita, a pedir perdón. ¿Pedirá perdón José María de la Torre? ¡Ah caray! ¿Como por qué? -Podrá usted pensar-. Porque según consta en varias publicaciones nacionales e internacionales, ayer lunes 26 de junio, el papa Francisco aseguró que la Iglesia católica debe pedir perdón a los homosexuales que han sido ofendidos por ciertas actitudes de los católicos.

Porque Chema propició la participación electoral más descarada y cínica habida en los procesos locales, de sus ministros de culto y laicos de ultraderecha, en contra del PRI en Aguascalientes; lo que resulta violatorio del artículo 130 de nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; incurriendo con ello en una falta grave a los principios rectores del Estado mexicano.

Y porque en su alianza ilegal y perversa con las autoridades políticas y las autoridades públicas panistas de la entidad; se dejó a su suerte la Marcha del Orgullo Gay, el sábado 25 de junio, al omitir brindar la seguridad necesaria, tanto de la Policía como de Tránsito municipal de la capital. Luis Fernando Ferra Aguilar, de sólo 24 años de edad, murió como resultado del discurso de odio que De la Torre y sus secuaces han sembrado en nuestra tierra (Vea Usted La Purísima Grilla “Estulticia”, editorial colectiva. LJA. 27 de junio de 2016).

Por todo lo anterior, pero especialmente por la muerte del joven Luis Fernando, a cuyo deceso contribuyó en gran parte, con su palabra y acciones precedentes ¿Pedirá perdón José María de la Torre?

¿Quién se atreverá? Se lo dije en la pasada ocasión, estimado lector, querida lectora. Lo ratifico en esta: no me agrada la facultad cuasi sufragista de los tribunales electorales. Pero al día de hoy no veo qué autoridad tenga la decisión de hacer entrar en el marco de la legalidad al desbocado José María de la Torre, ni a sus sectarios seguidores.

Es claro que la ni la Secretaría de Gobernación ni las Comisiones Nacional y Estatal de Derechos Humanos ni la Secretaría General de Gobierno de Aguascalientes le quieren “entrar” a meter en orden legal a Chema. ¿Entonces quién?

Parece que sólo nos queda como autoridad para clasificar, imputar y sancionar las faltas y delitos de Chema y cofradía, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

En esta cocina queda claro que Chema y cómplices no pedirán perdón. En esta cocina queda firme la esperanza, que ¡por fin! una autoridad, aun sea la judicial y específicamente la electoral, se atreva a aplicar la “ley del César” a José María y fanáticos; que de la “ley de Dios”, se encargará el propio Altísimo.

Perdón, Luis Fernando. Si los católicos realmente piadosos, los católicos tolerantes, los católicos objetivos y comprensivos, alzáramos nuestra voz humanitaria, por encima de la de Chema: satanizadora; si los ciudadanos de Aguascalientes capital no cediéramos nuestro poder popular, a funcionarios intolerantes y discriminadores; hoy estarías vivo el joven Luis Fernando.

Por no haber podido evitar tu muerte. Por el dolor de tu anticipada partida. Por la rabia de verte caído en plena vía pública, de manera cruel y traumática. Por el vacío que nos dejas y el pesar inimaginable de tu familia y amigos; perdón: Luis Fernando Ferra Aguilar. Gracias por los 24 años que nos permitiste compartir tiempo y espacio contigo. Descansa en paz, joven valiente. Tu voz ya no puede escucharse. Pero la nuestra sí.  

[email protected]


Vídeo Recomendado


The Author

Socorro Ramírez

Socorro Ramírez

1 Comment

  1. José Chavira Carrasco
    28/06/2016 at 09:55 — Responder

    Al obispo Chemita, se le debería regresar al Vaticano, para que se dé un precedente y otros dejen de realizar este tipo actos y se dediquen a sus feligreses, que cada vez son menos, por el abandono de éstos.

¡Participa!