Opinión

Reflexión electoral (2 de 2) / Tlacuilo

Candidatos Independientes. Este tema fue uno de los que muchos escritores propugnamos hace diez años a nivel nacional. De los dos que aprovecharon esa conquista por primera vez en este proceso electoral, uno con más arrastre que todos los partidos conquistó la presidencia municipal de Cosío. Esto seguramente estimulará mayor participación a futuro.

Candidatos no Registrados. El tema de la correcta contabilidad de estos votos solamente yo lo he sostenido hasta la fecha y ya empezamos a constatar mejores resultados, gracias a una mejor capacitación de los funcionarios de casilla.

Estas dos categorías amplían las posibilidades para continuar conquistando espacios hacia la Democracia Directa.

Partidos Políticos e Ideología. Uno de los temas más escurridizos de la Teoría Política es el de la definición de Partido Político, pero la mayoría de los estudiosos concuerdan en que la coincidencia ideológica de sus integrantes es requisito primordial.

Y aunque la clasificación de las ideologías es otro tema complejo, a mí me satisface más la posición de quienes la simplifican en dos tendencias opuestas: la que asume la clase que acumula la riqueza socialmente producida mediante la privatización de las ganancias y la socialización de las pérdidas (usualmente llamada clase burguesa) y la que asumen los obreros y campesinos  que producen la riqueza (esta clase llamada proletaria), que propugnan la socialización de las pérdidas, pero también de las ganancias.

Como quiera que sea, en el mundo actual esto no funciona porque en Estados Unidos, por ejemplo, solo hay dos partidos poderosos: el Demócrata y el Republicano -ambos burgueses- que se reparten el poder mediante la alternancia.

Y en México, luego de haber llegado a la etapa más avanzada de la Revolución Mexicana en 1940, después de sustituir al Partido de la Revolución Mexicana (PRM) con el Partido “Revolucionario” Institucional (PRI), el poder de la clase proletaria se fue diluyendo hasta desaparecer el sistema de “economía mixta” y reducir el sindicalismo a lamentable caricatura para no molestar a los inversores extranjeros de quienes estamos convertidos en nueva colonia a partir del régimen neoliberal iniciado en 1982, a tal grado de imponernos la alternancia política de los Estados Unidos representada aquí por los dos partidos burgueses mayoritarios que son el Partido Acción Nacional (PAN) y el PRI; y donde los partidos de la supuesta “izquierda”, aparte de minoritarios, se autopulverizaron por intereses que nada tienen qué ver con la ideología; en cambio, no faltan los que han convenido “alianzas con los partidos de derecha”. Por tanto, ser miembro de un partido de “izquierda” no significa, necesariamente, defender los intereses de los trabajadores. Lo cual significa que la coincidencia ideológica, característica básica que se atribuía a los partidos en concordancia con la ética política, se diluye cada vez más en el pragmatismo “estratégico” por alcanzar el poder.

Candidato maculado. Concluyo con un tema que por las características del proceso electoral del día 5 ha vuelto a adquirir actualidad, solo que con mayor intensidad por los intereses no solo locales sino nacionales que están en juego, tanto presentes como a futuro (2018): se trata del proceso penal que enfrenta el candidato triunfador del PAN Martín Orozco Sandoval, agravado por la acusación de que su triunfo se debió a la intervención política del clero católico.

Tengo para mí que si el PAN aplicara la congruencia ética de su fundador, el ilustre maestro Manuel Gómez Morín (quien entre muchos de sus logros fue Rector de la Universidad Nacional de México en la que luchó por su autonomía) no estuviera atravesando por ninguno de los dos vicios apuntados, pues jamás hubiera permitido seleccionar un candidato al que se le pudiera acusar de mal ciudadano; y si bien defendía con denuedo su fe religiosa, hasta donde yo sé siempre lo hizo respetuosamente, dentro de los parámetros de la Constitución y sus leyes.

Por otra parte, los partidos adversarios debieron haber presentado las denuncias oportunamente, es decir, cuando se estaban cometiendo las faltas o delitos; el hacer impugnaciones a toro pasado evidencia que no les interesa en absoluto la defensa de los intereses del pueblo, sino la conquista del poder ¿con qué fines?

Por último, es muy probable que funcionarios del IEE hubiesen incurrido en falta o delito -que debiera ser investigado y sancionado- tanto en el 2010 como en el 2012, cuando registraron como candidato al aspirante para la gubernatura y para la senaduría respectivamente, a sabiendas de que afrontaba un juicio penal que automáticamente lo privaba de sus derechos y prerrogativas como ciudadano, de acuerdo con la Fracción II del artículo 38 Constitucional.

Y en cuanto a la violación del Estado laico, son francamente lastimeras las peticiones al clero católico para que se comporte respetuosamente, a sabiendas de que les entrarán por una oreja y les saldrán por la otra.

Esto nos lleva a la conclusión de que solo el pueblo reflexivo y demandante podrá ubicar en los puestos públicos a funcionarios que velen por sus intereses. ¡Forjemos ciudadanía!

 

“Por la unidad en la diversidad”

Aguascalientes, México, América Latina  

2016, año de Jesús Terán y Jesús Contreras

[email protected]

 

_____________________

Nota universitaria. Para los estudiantes y profesores interesados en enterarse de la verdadera fecha de creación de la UAA, pueden leer el Suplemento al número 8 del Periódico Oficial del Gobierno del Estado correspondiente al tomo XXXVII, publicado el 24 de Febrero de 1974. (Y un recuerdo a José Antonio Chávez Paura en un aniversario más del día de San Juan de 1973).

The Author

Netzahualcóyotl Aguilera R. E.

Netzahualcóyotl Aguilera R. E.

No Comment

¡Participa!