Opinión

Una revolución silenciosa / Opciones y Decisiones

 

Es obra ardua y difícil, luchar por las cosas diarias de la vida, cuando estás en tiempos medios; ni avanzas ni retrocedes, pero estás ahí en espera de que los asuntos y pendientes más candentes lleguen a términos. Sean lo que sean. Término del dictamen de la impugnación electoral, por la anulación de elección a gobernador, con diferencia marginal de 3 puntos porcentuales en Aguascalientes; término de dictamen legislativo local para determinar la legalidad o no de los matrimonios igualitarios y el concomitante derecho a la adopción infantil por parejas del mismo sexo.

Término cierto, ahora, de los resultados del Referendum EU, Brexit, que opta efectivamente aunque por una diferencia marginal de 3 puntos porcentuales del padrón de votantes, por la salida de Gran Bretaña/UK-RU/ de la mancomunidad europea, cuya iniciativa nace por allá de los años cincuenta del siglo pasado; término cierto, este viernes pasado, del noticiero El Mañanero, con Brozo; entrada al pantano del medio tiempo de las negociaciones con la CNTE frente a y versus Gobernación y SEP; término cierto de la llegada de la paz, entre el gobierno de Colombia y las FARC, al firmar el cese al fuego; y otros tantos tiempos medios, como el del Sistema Judicial Acusatorio o de juicios orales, en pausa por falta de sincronía con la infraestructura y medios adecuados de funcionamiento, estancamiento de tantos temas que se acompasa en espera, hasta su llegada a término. Así, es difícil bregar los retos de la vida cotidiana.

Uno de esos asuntos pasmosos, pero que urgen de atención para salvar los mínimos requeridos al disfrute de un bienestar social pleno y feliz consiste en definir: ¿Por dónde empezamos?

Al calor aciago del tránsito entre la primavera y el verano, todavía en vísperas de la jornada electoral que nos deja en Aguascalientes con una decisión dividida, muy similar a la de los británicos con su Brexit, compartía yo con un amigo, las vías posibles para articular un plan de desarrollo plausible para nuestro estado. Y en la aventura de pensar-jugando o de jugar-pensando, atiné a delinear una idea que ahora deseo compartir con usted.

El reto consistía en poner el claro cuál podría ser el punto de arranque, para detonar un desarrollo integral y compartido de toda nuestra comunidad, desde lo local. Y en este ejercicio, discurrí lo siguiente.

Primero, hay que partir de algunos supuestos imprescindibles. Dentro de los supuestos más elementales se encuentra el modelo sistémico -así llamado por la Teoría del Estado-, y que es una forma de la planeación estratégica de las políticas explícitas de gobierno. Pues bien, dentro de este enfoque general que sirve como matriz para generar políticas públicas, se puede imaginar uno un gran círculo -representación aceptada generalmente como idea de un todo, un universo perfectamente definido, al final un sistema-, desde esta visión panorámica de una esfera, se empiezan a trazar arcos conectados a la circunferencia y así obtenemos la imagen de “polos” o campos de fuerza que interactúan con el resto del espacio cerrado y total. Estos polos o sectores pueden definirse, según su tamaño y magnitud relativa, en dominantes y dominados. Esta diferenciación va construyendo una visión de micro-esferas, dentro de la gran esfera del sistema.

Para abreviar, el análisis marxiano, que no marxista, identifica tres esferas fundamentales: Una, la que representa la Política; dos, la esfera de la Economía; y tres, la esfera de la Cultura. En esta trilogía hay que descubrir cuál esfera resulta ser la dominante y cuales otras resultan dominadas, o supeditadas a la mayor, por jerarquía y poder de determinación social e histórica. Acortando la discusión, sabemos que la esfera dominante es la de la economía, porque es capaz de determinar la suerte de las otras dos; aunque cada una en su espacio de poder y competencia es insustituible. Dicho de otro modo, la política no puede existir sin el recurso de la cultura, pero ésta a su vez no es nada sin las condiciones sociales de producción y reproducción del intercambio económico; como también, la economía no es nada sin las prácticas, usos y costumbres de la población que la hace posible, bajo el mecanismo de los medios de producción; y estos serían caóticos sin la intervención ordenadora de un régimen normativo que asigna derechos y responsabilidades, para la pacífica convivencia. A su vez, el poder fáctico sólo puede ser ejercido, con base en el consenso de los individuos que confluyen en un colectivo social que obedece a una estructuración homogénea, dinámica y en pleno funcionamiento. En síntesis, las esferas del sistema no pueden operar aisladas, sino en un intercambio decisivo, eficiente y eficaz. Esta representación la llegó a patentizar un autor, bajo cuyo nombre se conoce un tal diseño gráfico, y que son los diagramas o círculos de Venn.

Pues bien, asumiendo este lenguaje sistémico, se habla de la “transversalidad” de una o más políticas explícitas, porque imaginariamente, tocan o atraviesan diversas zonas de influencia del propio sistema, y de esta manera hacen inteligible y práctico las relaciones dentro de todo el conjunto.

Para entrar en materia, y poder sentar la primera base de un plan de desarrollo, mi primer reto consistía en observar que frecuentemente se omite el trazo de origen. ¿De dónde comienza la acción principal, cuál sería su trayectoria a seguir? -o sea, el tránsito consecutivo de esferas que va tocando o a las que afecta-, y cuál será su término conclusivo. Ante ese desafío, un esquema de transversalidad frecuentemente se queda en una visión “discreta” -separada- de las cosas o partes de un programa, y no garantiza una visión de conjunto del mismo. Por lo que elegí un diagrama distinto que es el mapa mental; que aparte de ser descriptivo de las partes, las vincula dinámicamente y, por tal razón, reproduce el “continuum” que proyecta la acción principal.

Recordemos que un planteamiento científico, por definición, parte del supuesto de que las cosas se conectan unas con otras -o hay una interdependencia entre ellas- que precisamente hay que descubrir (ya sea por relación causal, incidental, accidental, intrínseca o extrínseca, etc.).

En cambio, la visión de la realidad que supone que las cosas están separadas o desconectadas entre sí, y así las representa, es propia del Folklore. Este como expresión cultural del conocimiento acientífico, y más bien mágico, aunque representativo genuino de las “creencias populares” (o propias de las culturas subalternas) -que normalmente dependen de la ideología de dominación imperante-, pero al final, muy distante de la visión crítico-gnoseológica de las aproximaciones científicas, o de los enfoques experimentales de las Ciencias de la Administración y Finanzas, ya sean públicas o privadas. Y así comencé “a construir una imagen”. Su primer resultado es el siguiente:

El punto de arranque podría ser imagen de la/el ciudadano, capaz detonar una revolución silenciosa del Aguascalientes esbelto. Lema que representa, hoy por hoy, la batalla universal más elemental enderezada contra el azúcar y el exceso de ingesta de los carbohidratos. La Salud de las/los aguascalentenses comienza por su nutrición saludable; el peso justo, la presión arterial en rangos normales y el nivel en rango de glucosa en la sangre que son indicadores elementales de la esbeltez, que a su vez indica el grado de bienestar plausible, que se correlaciona con el ejercicio físico o activación fisiológica moderada. Comer y ejercitarse adecuadamente establecería el manifiesto contra la obesidad, y por ende, las enfermedades crónico-degenerativas.

Su efecto deseado: la modificación práctica y efectiva del gasto familiar en el mercado (desde la demanda) /con expulsión de alimentos líquidos y sólidos chatarra; insumos y mercado de abastos (desde la oferta) proporcional a la salud/capaz de someter bajo castigo o exclusión a los productos nocivos o alterados genómicamente. Meta estratégica inicial consistente en una revolución silenciosa alimentaria y del mercado de abastos cuya onda de choque podría encender el módulo siguiente: Una educación liberadora. El proceso educativo se hace armoniosamente exitoso, debido al funcionamiento cerebro-intelectual más adecuado, con una base alimentaria y de activación corporal correcta. Cambio de un sistema educativo constreñido, disciplinario y por estricto mandato; por un sistema motivador, inspirador y promotor de la creatividad.

Efectos esperados: exclusión de somnolencia, dispersión, falta de concentración, lentitud o pesadez metabólica que dificulta el aprendizaje; salida de la apatía y superación de la falta de sentido y propósito para aprender. – La pérdida lamentable de horas/hombre escolares y de tareas en el hogar absolutamente inútiles, ineficaces, e improductivas, implosiona y queda atrás. En conclusión, realizar el lanzamiento de una educación que es una aventura por la libertad. Y, en tan breve espacio, decimos ahora and so forth and so on. Asumiendo que el sistema comience a funcionar.

[email protected]


Vídeo Recomendado


The Author

Francisco Javier Chávez Santillán

Francisco Javier Chávez Santillán

No Comment

¡Participa!