Opinión

Ego quiere talento / Alegorías Cotidianas

 

En las bienales de arte contemporáneo podemos observar a jóvenes talentosísimos mostrar sus obras, y es que aunque sean pocos los espacios para exponer, cuando los hay podemos maravillarnos con la destreza que cada uno de ellos muestra en los lienzos.

Aguascalientes tiene pocos certámenes y bienales, por lo que los artistas plásticos cuentan con pocas oportunidades de darse a conocer y lucir sus habilidades en nuestra localidad; además, si sumamos que nuestros coterráneos no adquieren arte de calidad, todo se vuelve más complicado. Algunos artistas se aventuran y participan en bienales nacionales e internacionales, mas como dice el dicho, nadie es profeta en su tierra.

En pocos hogares hay obras originales, todos tenemos réplicas, hasta en diferentes técnicas, del Quijote de Picasso o litografías de Diego Rivera enmarcadas en nuestra sala o comedor, claro está que con la masificación del diseño también encontramos esos cuadros que venden en los camellones de la avenida, anónimos por cierto, hechos en serie en distintas tonalidades y que los venden por pocos pesos. Y no podía olvidar el bazar dominical del Encino donde diferentes artistas venden sus obras a los paseantes.

Quizá los jóvenes que aprenden el arte de la plástica en los talleres de casa de cultura y la carrera en Artes Visuales deberían de hacer una galería donde pudiéramos adquirir sus obras, hechas con maestría y originalidad, para decorar nuestras paredes con una pieza valiosa y única.

Hay artistas líricos quienes sin estudios pueden hacer obras con simetría, profundidad, originalidad, y otros que aprenden a desarrollar su talento hasta lograr la maestría en ello. Algunos de nosotros, por muchos que nos esforcemos, no lograremos que nuestras obras tengan esa chispa que las hace únicas e inolvidables.

Sin embargo, para poder crear hay que conocer la forma y también tener algo de humildad, pues si seremos famosos o daremos pláticas sobre cómo creamos, es importante ser empáticos y no creernos descendientes de Da Vinci o Rivera, aunque lamentablemente de esos existe un gran número.

Hace poco tuvimos la oportunidad de ver un cuadro de una joven pintora lírica quien comentó que su obra se exhibió en Francia y había tenido un lugar decoroso, mas no profundizó en ello, no por humilde, hemos de decir, sino porque en su papel de diva de las grandes ligas no dio más información, así que la duda sobre cuál lugar ocupó y en qué concurso participó no lo sabemos lo que sí es seguro es que su autorretrato carecía de simetría en el rostro y profundidad por ello, la pintura es bidimensional, no tiene volumen y luce algo plana. La autora tiene facilidades para la pintura, pero no las suficientes para participar en concursos internacionales, si comparamos esa obra a gran escala con algunas más pequeñas en tamaño, mas no en técnica que se exhiben en la bienal de arte contemporáneo del museo Número 8 probablemente no hubiese sido seleccionada para la exhibición el día de la premiación.

Definir el arte como tal es muy ambiguo, pues no todo lo que se plasma lo es, de ser así todos los grafitti de las calles serían arte, y la ciudad, en lugar de estar llena de letras con frases sin sentido, estaría plasmada de mensajes que transmiten y mueven algo en el ser de quien lo aprecia, y no es que el tuerto sea el rey sino que en la actualidad hay mucha más destreza y técnica en los egresados de artes visuales o los asiduos a los talleres de pintura como para alabar y vanagloriar lo que no es y sí es artístico.

Para autorretratos tenemos a Frida Kahlo, aunque alguna vez el escultor José Luis Cuevas comentó que su fama y carácter la llevaron a ser más artista que su talento, y en nuestro terruño tenemos a Saturnino Herrán, quien por cierto de manera póstuma sí ha exhibido en París.

Cierto es que hay que consumir lo que se produce en Aguascalientes y por ello es importante seguir apoyando el trabajo de los talleristas quienes estimulan la creatividad de los niños y los ilustran en arte, pues es indispensable poder crear espectadores para que valoren, aprecien y adquieran el trabajo artístico aguascalentense.

No se deje impresionar con cuadros enormes cuya proporción impacta, pero no su calidad estética, por eso es que los filtros de la Universidad de las Artes son tan precisos, cuando se puede observar la diferencia entre una persona con habilidad y otra con talento artístico. Las cosas cambian de manera sorprendente y qué decir de la calidad humana, pues los que son de verdad son sencillos y los divos son sólo egos que quieren talento y fama.

Tal vez somos muchos los artistas plásticos de clóset que pintamos en casa y nuestras obras, para beneficio de los demás, se quedan en casa de donde no salen y como piezas de arte invaluables las presumimos sólo a quien puede verlas. Por el contrario también hay verdaderos talentos natos que deciden no hacer nada con ello y se dedican a otra cosa, no al arte.

Tenga cuidado si por ahí se encuentra a alguien quien alardea mucho y estéticamente muestra poco, no vaya ser que le quiera vender un lienzo para su sala y después de mucho observarlo le encuentre varios defectitos que demeriten su precio.

Si bien todos tenemos derecho a la libre expresión es mejor no alardear cuando lo buscado es impresionar, pues siempre encontraremos alguien con talento y conocedor quien observe y se quede callado ante los discursos sin sentido del autor de la obra en cuestión.

Así que si decide salir del clóset y ser un artista afamado, lo más recomendable es leer y aprender sobre la habilidad que quiere demostrar, pulirse y no creer que es el mejor sino perfectible, también ser humilde con quienes lo rodean y cuestionan sobre su obra, así como estar dispuesto a tomarse fotos con los galardonados de un concurso universitario de arte, si lo invitan como jurado.

Muchos podemos tomar el pincel, mas pocos transmitir lo que el talento da con unos pocos trazos, el tamaño no es lo importante sino la calidad artística de cada individuo.

 

Laus Deo

[email protected]


Vídeo Recomendado


The Author

Paula Nájera

Paula Nájera

No Comment

¡Participa!