Opinión

Bipartidismo a la americana / Debate electoral

De ninguna manera, podemos obviar la participación de los partidos políticos en el proceso electoral de los Estados Unidos que se avecina.

Siguiendo a Duverger, los antecedentes de los partidos políticos se mimetizan con las facciones, como grupo reducido de personas con fines de interés de naturaleza social. Encontramos ejemplos de ello en la época del Renacimiento italiano con los clanes agrupados alrededor del condotiero, los clubes donde se reunían los diputados de las asambleas revolucionarias, o los comités encargados de la preparación de las elecciones censatarias de las monarquías constitucionales, grupos que evolucionaron en las organizaciones populares ubicadas en la opinión pública, en torno a una ideología.

Al día de hoy encontramos que el término facción se puede estudiar desde el punto de vista de la estabilidad del gobierno como dice Sartori, o en cuanto a los intereses adversos del resto de la población no perteneciente a la facción, como señala Madison, o en el muy actual concepto de la división que existe de los partidos políticos como consecuencia de los diferentes intereses políticos de grupos reducidos.

Acerca de los partidos políticos en la unión americana, sus antecedentes obedecen a la experiencia inglesa de los siglos XVII y XVIII, debido a la cual, incluso, Thomas Jefferson llegó a considerar como perjudiciales para el sistema político, situación que nos demuestra que es difícil conceptualizar la figura del partido político, toda vez que se presenta con distintas características en diversos lugares a lo largo del tiempo. Ilustrativamente se señala como un antecedente a los protopartidos (partidos ideológicos) cuyo antecedente es precisamente la formulación de políticas, evolucionando de una estructura débil pero con cierto grado de entereza ideológica, hasta llegar a ser asociaciones estables con programas políticos con fines electorales.

Así las tres etapas en las que podemos ubicar a los partidos políticos en su historia van del siglo XVII al XVIII formados de acuerdo a las posiciones políticas que requerían los intereses de aquellos a quienes representaban, una segunda etapa durante el siglo XIX que de alguna manera reconoce, sostiene e instaura las bases estructurales al interior de la organización, desarrolladas, sin regulación, y la tercera que comienza de finales del siglo XIX con la legalización de su actividad en los ordenamientos jurídicos secundarios, propuesta de estudio según García Cotarelo y Esparza Martínez.

El bipartidismo a la americana tiene su antecedente en el Partido Demócrata Republicano, fundado en 1792 por Thomas Jefferson tras las desavenencias surgidas con Washington. En los primeros años tuvo como contrincante al partido Federalista, fundado a su vez por Washington y Hamilton tras la escisión de los padres fundadores. Tenía por nombre Demócrata Republicano, puesto que eran denominados (peyorativamente) Demócratas con la intención de identificarlos con el ala radical de la Revolución Francesa, mientras que ellos se decían Republicanos, para identificarse con los patriotas que habían luchado contra la monarquía inglesa por la independencia de los Estados Unidos.

En 1800, Jefferson fue el primer presidente electo por este partido (luego de dos periodos de Washington y uno de John Adams) e inició un largo periodo de predominio Demócrata Republicano a la par que la estrella de Washington se apagaba y la política se profesionalizaba. Esta situación persistió hasta 1822 cuando una reforma electoral permitió que fuera el pueblo y no las legislaturas estatales quienes seleccionaran a los electores presidenciales.

Bajo ese nuevo esquema, los candidatos a la presidencia podían hacer campaña directamente al pueblo y no componendas para ser postulados. El máximo héroe de la guerra de 1812 Andrew Jackson se creyó con la capacidad de ser candidato presidencial por encima de la tradición de nombrar sucesor al secretario de Estado del presidente en funciones.

En la elección de 1824, si bien Jackson contaba con el apoyo popular, no contaba con el número de electores en el colegio suficiente, por lo que, al no ser nombrado presidente en la que sería la primer elección más próxima a una elección democrática, resolvió fundar su partido que sería conocido como Partido Demócrata de los Estados Unidos. Adams y Clay, que fueron nombrados presidente y vicepresidente en esa elección, fundaron otro partido surgido de la escisión y que se conoció como el Partido Nacional Republicano, antecedente del actual Partido Republicano.

Así es como ha persistido este bipartidismo a la americana, con dos partidos políticos muy fuertes, con ideologías y tendencias claras, postulando a quienes serán el posible decimonoveno presidente republicano, o la decimoquinta presidente, la primera mujer, postulada por los demócratas.
/LanderosIEE | @LanderosIEE

The Author

Luis Fernando Landeros

Luis Fernando Landeros

No Comment

¡Participa!