Opinión

El despertar de la gente decente / Ciudadanía económica

Una vez terminada la II Guerra Mundial y recién iniciada la reconstrucción de Alemania, el General George S. Patton, indiscutible y carismático héroe del ejército norteamericano en el frente europeo, afirmó “Los aliados lucharon contra el enemigo equivocado”. Patton, una de las personas con más información y conocimiento de los entresijos del poder mundial, daba a entender que un poder desde las sombras, inducido por aviesos intereses monetarios y financieros, se habían confabulado para destruir la nación y cultura alemana, “la mejor raza de Europa”, aseguraba.

Asimismo, quien fuera comandante de las fuerzas navales estadounidenses, el General Douglas MacArthur, también tenía una opinión propia respecto a la guerra: “Nuestro país está orientado a una economía de armas inducidas por una psicosis de guerra, la histeria y una incesante propaganda de miedo.

Ambos generales sabían algo respecto a quien realmente manejaba el destino de su nación. Pero después de ellos, nadie volvió a preguntarse seriamente sobre el origen de la terrible conflagración mundial que causó 60 millones de muertes. La industria cultural, la cinematográfica y editorial principalmente, así como los medios de información, se encargaron de construir la historia de los vencedores en los años subsecuentes. Resulta interesante señalar que, según el sociólogo y matemático noruego Johan Galtung, seis compañías encabezadas por judíos controlan el 96% de todos los medios de información.

Durante décadas, la gente decente de los países occidentales, los EUA, todos los integrantes de la Organización del Tratado del Atlántico del Norte -OTAN-, así como socios comerciales, como México, y otros aliados de la poderosa nación norteamericana, han vivido en la certeza de trabajar a favor de la democracia, las libertades y la civilidad. Palabras como las de Patton y MacArthur despertaron apenas alguna duda. Al final de su período presidencial en los EUA, el también general Dwight D. Eisenhower en su discurso de despedida se refirió a un poderoso “complejo industrial militar” que amenazaba con controlar la vida de los estadounidenses y el mundo. En una asamblea nacional de periodistas de la Unión Americana, el entonces presidente John F. Kennedy advirtió sobre la amenaza a las libertades civiles que representaba la agenda de “organizaciones secretas”. Interesante es recordar que su sucesor, Lyndon B. Johnson, apenas tomó protesta del cargo, revocó la orden ejecutiva 11110 emitida por su fallecido antecesor, con la que se otorgaba soberanía a la Tesorería de aquel país para emitir moneda, contraviniendo los intereses de los banqueros privados dueños de la llamada Reserva Federal.

Desde los funestos acontecimientos del 11/Septiembre de 2001 en Nueva York y Washington comenzaron a surgir desde la clandestinidad incómodos cuestionamientos hacia el poder gubernamental de los EUA. Durante el tiempo transcurrido desde entonces, desde que el gobierno de George W. Bush fue incapaz de mostrar al mundo la existencia las armas de destrucción masiva que provocó la invasión estadounidense de Iraq y la escalada de invasiones a países del Medio Oriente, las inquietudes y cuestionamientos de la gente decente han ido en aumento, como por ejemplo: ¿Por qué, a pesar de la muy costosa guerra contra el terrorismo este no ha disminuido, sino todo lo contrario? ¿A quién defendemos con la vida de nuestros hijos en lejanas tierras?

El payaso de rodeo convertido en serio contendiente por la presidencia de los EUA, sin pelos en la lengua ha puesto en entredicho la política internacional de aquel país, exponiendo el carácter genocida de acciones realizadas por quienes han ocupado los más altos cargos en el gobierno, incluida Hillary Clinton, su contrincante. Al afirmar que el propio gobierno estadounidense era el creador intelectual y material de diversas organizaciones terroristas, incluso el llamado Estado Islámico o ISIS, ha provocado el imparable despertar de miles de personas decentes al saber que han vivido defendiendo su propia esclavitud y combatiendo al enemigo equivocado.

El presidente de la Federación Rusa, Vladimir Vladimirovich Putin, ha afirmado continuamente que su país se ve obligado a actuar en defensa propia y de sus aliados ante el nefando avance de las fuerzas militares de los EUA y la OTAN para adueñarse de las riquezas del subsuelo y financieras en el mundo. A este esfuerzo se le ha unido Turquía, actual miembro de la OTAN, en una acción sorprendente de cooperación militar para combatir al terrorismo, concretamente el representado por ISIS.

En este ambiente de tensión militar, en medio de severos cuestionamientos de países europeos de continuar en la Unión Europea y de seguir pagando los costos económicos y humanos provocados por las guerras que libran los EUA, Alemania lanzó un llamamiento aconsejando a sus ciudadanos prepararse para un ataque o una catástrofe. Según Reuters/ Hannibal Hanschke inicialmente y varios medios informativos después, el gobierno alemán a través de su Ministerio del Interior, recomendó a los ciudadanos de su país proveerse de agua y comida en caso de un posible ataque o catástrofe, a través de un documento llamado ‘Doctrina de defensa civil’.

En el documento de 69 páginas se asegura que las medidas preventivas exigen a la población prepararse apropiadamente para una amenaza que pueda “acabar con nuestra existencia” y que pueda ocurrir en un futuro.

Los demás países europeos se han abstenido de tomar una posición oficial, pero la población europea ya comenzó a poner sus barbas a remojar después del anuncio alemán.

En México seguimos en la ignorante inocencia criticando la tesis del presidente y coreando a nuestros equipos de futbol. Si el actual sistema capitalista es el que ha provocado la actual crisis global, es indispensable construir ya un nuevo sistema económico. Invito a mis amables lectores a leer nuevamente lo que aquí he escrito sobre ello y sobre por qué es necesario recuperar nuestra ciudadanía económica.

[email protected] | @jlgutierrez


Vídeo Recomendado


The Author

José Luis Gutiérrez Lozano

José Luis Gutiérrez Lozano

No Comment

¡Participa!