ENTREVISTAS

La simbiosis entre el narco y el gobierno resulta esencial para entender las autodefensas / Entrevista a J. Jesús Lemus, acerca de Tierra sin dios

  • En México los periodistas tenemos miedo, y ese miedo nos está llevando a autocensurarnos

¿Cómo se convirtió el estado de Michoacán en un feudo de un grupo de narcotraficantes con ínfulas de mesianismo? ¿Qué impulsó a un grupo de narcotraficantes a apoderarse de las finanzas públicas, además de la vida y obra de los habitantes de los municipios del estado de Michoacán?

Para el periodista michoacano J. Jesús Lemus, el estado de Michoacán representa el primer estado fallido de México y lugar del levantamiento popular reunido en los grupos autonombrados como “autodefensas”, que decidieron levantarse en armas ante los desmadres y la violencia provocada por los grupos delincuenciales que agrupados en el cártel de Los Caballeros Templarios habían implantado en sus comunidades.

Tierra sin dios es el más reciente libro del periodista michoacano J. Jesús Lemus, quien en 2006 tras laborar en diversos medios de su estado fue perseguido, amenazado de muerte y encarcelado en el penal de La Palma por una venganza política. Desde ahí escribiría el libro Los malditos (2013), un retrato descarnado de los criminales más importantes de nuestro país, y que ahora realiza una investigación profunda sobre los orígenes del narcotráfico en su estado natal, para contarnos la historia de sembradores de marihuana que se terminaron convirtiendo en capos del narcotráfico mundial, aprovechándose de las condiciones locales de pobreza e impunidad para posicionar sus productos a escala mundial mientras endurecían su control sobre la población local en donde habían asentado sus bases logísticas.

Los grupos de autodefensa surgidos en los municipios de la llamada Tierra Caliente del estado encabezados por el doctor Juan Manuel Mireles, surgieron a principios del 2014, cansados por los diversos abusos cometidos contra la población civil, como las extorsiones a los productores locales, a los profesionistas, los secuestros. Sin embargo como lo mencionó el Dr. Mireles en la primera entrevista que concedió a los medios cuando se levantaron en armas en febrero de 2013 lo que llenó el vaso fue el secuestro de mujeres de la comunidad jóvenes, casadas o solteras, para tratarlas como esclavas sexuales de Los Templarios. Algunas eran regresadas a sus comunidades cuando ya estaban embarazadas, otras jamás aparecieron.

La mañana del 24 de febrero de 2013 la comunidad de La Ruana en el municipio de Buenavista se levantaron en armas en contra de Los Templarios y de las autoridades que protegían y se beneficiaban de las actividades delincuenciales. Tres años después muchos de ellos hoy están presos, hospitalizados, sirven en fuerzas rurales, pertenecen a algún grupo criminal, otros regresaron a sus actividades y muchos perdieron la vida:

“Creo que en México los periodistas tenemos miedo, y no es para menos, pero ese miedo nos está llevando a autocensurarnos, y por esa razón muchos no queremos tocar el tema o hablar del tema del narcotráfico y de cómo se está dando la relación perversa entre las fuerzas de seguridad y los narcotraficantes, como en el estado de Michoacán, que creo es el primer estado fallido de México, y eso es lo que planteo en este libro, esa forma de desgobierno se puede replicar a nivel nacional, que lo mismo puede pasar en Veracruz, en Tamaulipas, en Guerrero, que son estados que tienen los elementos sociales que pueden provocar una revuelta social, tal como sucedió en Michoacán, una revuelta social que no ha terminado, por cierto, porque los ingredientes fatales lo que pasa en Michoacán son el abandono oficial a la población, el crimen organizado y la pobreza extrema, esos tres elementos se mezclan y son un coctel terrible, la cúspide de esa relación terrible se da cuando el narco deja de ser solo traficante y quiere ser gobierno, y el gobierno deja de ser gobierno y se convierte en parte del narco.” Nos dice J. Jesús Lemus en entrevista sobre su más reciente libro Tierra sin dios (Grijalbo).

Javier Moro Hernández (JMH): La simbiosis que se dio entre el narco y el gobierno resulta esencial para entender el levantamiento popular de las autodefensas: el narco poniendo alcaldes y secretarios de seguridad pública y además cobrando diezmos o impuestos a los ingresos de las alcaldías, es decir, el narco, la delincuencia convertida en gobierno, dejando a la población a merced de sus caprichos.

  1. Jesús Lemus (JJL): Esa simbiosis es terrible pero es producto de los altos niveles de corrupción que existe en el estado, hasta la administración de Jara Guerrero, que tuvo gastos exorbitados, lo que hizo el gobernador Vallejo y su secretario de Gobierno que desviaron recursos cercanos a los 3 mil millones de pesos, en un estado pobre y lastimado, esos son efectos del estado fallido.

JMH: Hay una escena en el que retratas al líder del grupo Los Caballeros Templarios, Servando Gómez La Tuta repartiendo billetes de 200 pesos en una población, y mencionas, para algunas personas 200 pesos no son nada, pero para muchos pobladores de Michoacán 200 pesos representa la comida de toda una semana.

JJL: Es la creación de una base social del narcotráfico que en algún momento la delincuencia la va a usar, esa es una de las razones por la que es tan difícil combatir al narcotráfico, en Michoacán, sobre todo en la zona sur del estado, que es una de las zonas más pobres, justo porque la gente está agradecida con el narcotráfico, porque les dan becas a los hijos o porque les ayuda con los servicios médicos o les da para una despensa, esa base social generada a través del agradecimiento y termina convirtiendo a la población en ayuda para el narcotráfico. El problema de la corrupción surge desde la necesidad y la pobreza, pero luego cuando esa “ayuda” llega a niveles de funcionarios estatales el problema se agrava.

JMH: Retomas el papel que jugó el Comisionado Castillo en el proceso de contención de las autodefensas, mencionas que llegó a crear una especie de estado paralelo, que violenta todas las reglas democráticas y que no soluciona los problemas de fondo, solo cambia a los jugadores.

JJL: Lo sucedido en Michoacán con Alfredo Castillo fue un golpe de estado, porque el presidente de la República tomó la decisión unilateral, violentando todo el pacto federal para mandar a un Comisionado plenipotenciario con poderes que estaban por encima del Gobernador, es decir al Presidente de la República le valió por lo que hayan votado los michoacanos, mandó a una persona a gobernar durante más de una año a una persona por la cual los michoacanos no votaron, con mando sobre el gobernador y todo el aparato burocrático, algo que violenta la soberanía de los estados, la llegada de Castillo fue una visión muy torpe, porque el comisionado empezó a perdonar a grupos delincuenciales que después sumó a una policía rural, empezó a dividir y a amenazar a las autodefensas, lo cual terminó trastocando el movimiento, todo porque en un solo hombre estaban concentrados los tres poderes federales, Castillo era Ministerio Público, juez para perdonar e indultar, creo que esa intervención deja muy mal parado al Gobierno Federal, porque además cuando sale Castillo del puesto de comisionado las cosas no mejoraron, los autodefensas siguen vigentes y los grupos de narcotraficantes están activos.

JMH: Las violaciones al pacto federal por parte del Gobierno Federal, que no cambiaron la situación en Michoacán, sino solo a los actores, es una antecedente gravísimo en la convivencia de una República que se define como Federal. ¿Cómo se verá esto en un futuro cercano?

JJL: Soy un hombre que cree en las bibliotecas y las hemerotecas, lo que estamos haciendo ahora como reporteros, como contadores de historia, es lo que va a pervivir a través de los años, nos asiste el derecho a las generaciones que vienen que hicimos nuestra labor en el momento necesario, que dijimos lo que era necesario como en este libro, los periodistas, a pesar del riesgo que estamos corriendo en este momento, entonces la pregunta no es cómo se va a ver esta situación dentro de veinte años, porque creo que la pregunta sería ¿qué estaban haciendo los que tenían la obligación de contar estas historias? ¿Dónde estaban los que tenían la obligación, el deber de contar estas historias? Es importante contar la historia extraoficial, la que no se sabe, debemos contrapolar, poner en la balance de las dos versiones, este libro lo termino con puntos suspensivos, porque no creo que haya terminado la historia de las autodefensas, pero también creo que es el lector el que debe llegar a una conclusión con base en los elementos que le presentó en el libro.

JMH: En este contexto, ¿qué significa la figura de Juan Manuel Mireles?

JJL: Nosotros como sociedad nos asustamos cuando nos enteramos que un grupo islamista en Nigeria había raptado jovencitas para violarlas y prostituirlas, pero nosotros como sociedad en Michoacán hemos sido testigo de situaciones similares, y ahora en la Ciudad México estamos a 500 kilómetros de distancia de lugares en donde está pasando lo mismo, Mireles es un hombre que se levantó ante las injusticias que estaban haciendo el cártel de los Caballeros Templarios, que se llevaba a las jovencitas para las orgias del cartel, y si bien les iba las regresaban embarazadas, porque si no, simplemente las desaparecían, ante esos hechos Mireles decide levantarse, tuvo la conciencia social para ponerle un alto a esos hechos, ante la indolencia del Gobierno Federal y la colusión del gobierno estatal, no quedaba más que la acción comunitaria, ese acto ya le llego un lugar a la historia a Mireles, que fue el único que tuvo el valor de levantarse ante el crimen organizado en Michoacán, fue el que encarnó toda la rebeldía de un pueblo para manifestar su hartazgo por la indolencia de los autoridades, creo que Mireles es el único que puede tener la posibilidad de firmar la paz en Michoacán, es el único que puede desmovilizar a las autodefensas, pero es complicado que sucede cuando está siendo acusado perversamente de narcotráfico.

JMH: Las autodefensas siguen activas y presentes en varias ciudades y regiones del estado de Michoacán, con presiones para convertirse en fuerza rural, por un lado, o para que se desactiven totalmente, a pesar de que se ha documentado la presencia de delincuentes y de exmiembros de los Templarios, a través que de la figura de los “perdonados” se infiltraron en los grupos de autodefensa. ¿Cómo van a resistir las autodefensas esas presiones? ¿Qué va a pasar con ellas?

JJL: En Michoacán siguen como estaban, en Michoacán se perdió el tiempo, y ahora al gobernador le toca reconstruir el estado, pero en Michoacán estamos en una situación de guerra.

JMH: ¿Es posible terminar con el problema del narcotráfico con estas condiciones?

JJL: Ante el discurso oficial que dice que todo está mejor, yo digo que las cosas están igual, con otros actores, los grupos de narcotráfico bajaron el perfil mediático pero ellos siguen actuando y siguen tan vigentes como siempre.

The Author

Javier Moro Hernández

Javier Moro Hernández

No Comment

¡Participa!