Opinión

De tesis, plagios y prestigio / Enredos financieros

Estimado lector, en este editorial, aunque parecería que es intrascendente para la esfera política, económica o social, hablaremos de la “investigación seria y profesional”, que la señora Carmen Aristegui hizo sobre el plagio parcial que hizo en su tesis Enrique Peña Nieto.

¿Por qué hablar de este tema? Porque se está juzgando a la Universidad Panamericana así como a sus profesores con la misma tabla y raíz que se le juzga a Enrique Peña Nieto, y me siento aludido principalmente por dos cuestiones, la primera de ellas, es porque soy egresado, y con mucho orgullo, de esa Universidad, en dos de sus campus, de licenciatura, en el Campus Aguascalientes – Bonaterra, de maestría, del Campus México, además, he sido profesor por asignatura en diversos programas de licenciatura y posgrado desde hace 22 años en los cuales he compartido experiencias y conocimientos con más de 1000 personas, he tenido el honor de ser sinodal de examen profesional en más de 50 exámenes recepcionales, además, de ser asesor de tesis y casos tanto para licenciatura como posgrado de alrededor 30 alumnos. Y me duele que se diga que la UP es igual de corrupta que Peña, y más me duele que digan que los profesores somos vendidos y que “pasamos” a los alumnos por su linda cara o el tamaño de su cartera. Así que me gustaría puntualizar varias cosas.

Primero, el asesor de Peña Nieto de tesis de hace 25 años de examen, y otro por lo menos en la realización de la misma, no tenía acceso a la red, el día martes sin más se cumplieron 25 años de la oficialización de la web comercial y del protocolo http. Aristegui para saber del plagio, solo tuvo que transcribir en Google los párrafos, y ver las coincidencias que existían. En aquellos tiempos, me parece que es imposible que un profesor pudiera tener en su mente y recordara TODOS los párrafos de los libros que se utilizaron como Bibliografía en la tesis, o que NO se utilizaron para que el plagio pudiera ser más efectivo. El uso de recursos limitados informáticos son un atenuante al asesor de tesis. Es más para el plagiario, que para el asesor. Si el asesor supo del plagio y se hizo de la vista gorda, eso corresponde a ese profesor en específico.

Segundo, el hablar ahora de corruptelas en la UP, un baluarte de ética empresarial y de honestidad en México y el mundo, me parece ruin. Muchos de mis colegas profesores, y me incluyo entre ellos, buscamos, ante todo, la verdad, y la honestidad. Es más valioso un alumno que tenga calificaciones “regulares” pero sea a prueba de cañones de 50 mil pesos, que otro que sea excelente en cuanto a calificaciones, pero pase por encima del otro.

En más de una ocasión fui testigo de una deshonestidad académica, y la señalo y la califico en consecuencia, así como la mayoría de mis colegas, no niego que alguna ocasión pudo ocurrir que no me di cuenta del plagio o la deshonestidad, lo sé, pero también, estimado lector, deben saber que hay verdaderos profesionales del engaño y la mentira, que buscan ser encumbrados, como tenemos un ejemplo palpable, hasta la presidencia de la República.

En más de una ocasión, hice, contra los deseos de mi asesorado, que cambiara el enfoque de la tesis y que la volviera a hacer. En otros, ya en el examen recepcional, ya para titularse, en más de una ocasión hemos suspendido por no tener las competencias a algún sustentante, con profundo dolor. En otras ocasiones, un candidato a mención honorífica la perdió por un mal examen o trabajo de titulación.

No, no somos corruptos los que hemos pasado por las aulas de la UP, ni hemos tenido la fortuna de estar ante un salón repleto de estudiantes, algunos ávidos del conocimiento, y otros escépticos ante lo que uno dice. Desafortunadamente el que es corrupto, es hábil en ser corrupto, el plagiario, en buscar hacerse del trabajo de otro como propio. Nunca, en mis 22 años, he sucumbido a la presión de corruptelas de parte de alumnos o alumnas, y he denunciado ante las autoridades correspondientes esos actos.

Como se ha hecho popular el hashtag, soy #OrgulloUP, y con pesar veo que los profesores que laboran allí, o la misma Universidad no han buscado una defensa más férrea a esos detractores. Por eso lo hago yo en este editorial, no más mentiras, Peña lo hubiera hecho en la UP, la UNAM, el ITESM o el ITAM, es un corrupto consumado, lo hemos visto en la Casa Blanca, el departamento de Miami y lo que siga. Como la Universidad de Salamanca lo expresa “Lo que natura non da, Salamanca non presta”.

Y sobre Carmen Aristegui, tengo tiempo que pienso que perdió credibilidad y prestigio. El atacar solo a la derecha política y perder la objetividad ante la izquierda y sobre todo López Obrador, que también es un mentiroso consumado, hace que su prestigio se vaya a la letrina. Qué pena, pero no debemos permitir que arrastre a instituciones como la Universidad Panamericana.

 

[email protected]

The Author

José de Jesús González Serna

José de Jesús González Serna

2 Comments

  1. 25/08/2016 at 15:36 — Responder

    Es la primera respuesta que escucho de un egresado, y académico por parte de la UP que me parece una postura respetable. Y que me sorprende que la propia universidad no realice lo mismo, una declaración formal y con autoridad. Si la Universidad esta siendo cuestionada no solo es por el plagio de Peña Nieto (que concuerdo que su conducta y su modo de operación habla solo de él y no de otros egresados, docentes, administrativos, etc) sí no por su ligereza en un comunicado de unas cuantas lineas, en las que da a mal pensar poca importancia por la institución académica.

    Se que es difícil un proceso académico contra Peña después de tantos años que pudiera incluso en invalidar el grado académico, se que la SEP no esta en labor de realizar nada, pero es en esa dificultad que rescinde que México este esperando a que la UP se comporte como ese líder de honorabilidad y credibilidad que no existe en el país. Se espera que una Universidad privada de las más prestigiosas del país de el paso al frente y sea tajante en este asunto que no solo afecta al Presidente… sí no a todo México. Y a la credibilidad de la casa de estudios.

  2. Julio de la Huerta
    30/08/2016 at 14:47 — Responder

    Parece Don José que la UP no quedó a la altura de su defensa, es de risa la respuesta que esgrime al decir que ante “hechos consumados” no hay nada que hacer, triste, pero los hechos hablan por sí solos

¡Participa!