Opinión

Benchmarking / Debate electoral

En términos económicos, el anglicismo que titula esta columna, se refiere a la técnica que se utiliza para buscar las mejores prácticas (ya sea dentro de una empresa o fuera de ella) en relación con procesos, productos, servicios que puedan ofrecerse, siempre en pos de inducir a un proceso de mejora continua. En pocas palabras, el benchmarking es aprender de algo que está realizando alguien más y tener la habilidad de adaptarlo a una realidad imperante, ajustando lo que sea necesario.

No es solamente una copia de un modelo o de un procedimiento, sino que en un segundo momento ese modelo o procedimiento puede ser implementado, con ciertas adecuaciones, a las circunstancias y características particulares.

Esto viene a colación en razón de que el humano, al ser un ser asociativo, busca en esas condiciones, pertenecer al grupo gregario mediante un sofisticado esquema de participación que se va perfeccionando desde la niñez. Es difícil que un niño no tenga un grupo de amigos de manera natural que le permita compartir, entre otras cosas, su seguridad. Al ir pasando las etapas del desarrollo humano, ese grupo, que no necesariamente es amplio, también se va perfilando, y en esa secuencia pareciera que sus integrantes se mimetizan hasta en sus rasgos físicos.

Es natural, de alguna manera entonces, el tratar de asimilar las semejanzas. Es un proceso cultural en el que no sólo se copia lo que se ve en otros, sino que se apropia por considerarlo de gusto, con ciertas adaptaciones que permiten un equilibrio: habré de identificar una característica o un proceso, lo copio, lo imito, lo adapto y me lo apropio.

No es tarea sencilla. El éxito del benchmarking se da cuando, una vez imitado, trato de adaptarlo de acuerdo a las características que me son propias, y es en ese momento donde puede perder validez la comparación. Pensemos en futbol. Yo, nuevo técnico de la selección mexicana, quedo prendido del juego vertical de los ingleses y trato de implementar ese sistema en el tri, sin considerar que las características que le dan éxito al sistema inglés es un par de rápidos pasadores a los extremos y un altísimo centro delantero al que proveen de pases para cabecear. El resultado pinta desastroso dado que los rápidos mexicanos no saben pasar la pelota al centro, y el delantero tiene por habilidades el juego al piso aprovechando su escasa estatura.

No se trata de emular solo por el hecho de poder hacerlo. En todo caso el proceso implica primero conocer lo que se quiere implementar para después analizarlo de acuerdo a las características que lo hacen exitoso. Posterior a ello, habrá de hacerse una fuerte autocrítica comparando si en donde habrá de implementarse cuenta con similares características que induzcan al éxito, o bien habría que desistir, y regresar a la búsqueda.

Si existiera un modelo de educación cívica que prometiera resultados, ¿por qué no copiarlo y trasladarlo a nuestra realidad?  Desde 1952, la Agencia Federal de Servicios del Interior de la República Alemana fue creada dependiente del Ministerio del Interior con el fin de educar a los alemanes sobre los principios democráticos y evitar cualquier movimiento para restablecer un régimen totalitario. Dicha agencia, dependiente del Ministerio del Interior cambiaría de nombre en 1963 por Agencia Federal para la Educación Cívica.

Su precepto básico es que estará a cargo de la promoción del entendimiento entre el pueblo alemán, sobre asuntos políticos, el fortalecimiento de la conciencia de los principios democráticos y el fomento de la participación política, a través de publicaciones, seminarios, viajes de estudios, exhibiciones, competencias, cursos de capacitación a periodistas, productos audiovisuales, etc. Contempla la creación continua de nuevos proyectos, y el desarrollo de nuevos métodos para satisfacer las necesidades informativas y educativas especiales de las personas con diferentes capacidades de aprendizaje, personas de diferentes edades y diferentes ámbitos de la vida.

Algunas de las actividades del modelo alemán de educación cívica se realizan en Aguascalientes, dentro de los Programa de Educación Cívica y de Construcción de Ciudadanía del Instituto Estatal Electoral, que en su esfuerzo por la transmisión de conocimientos sobre los principios y valores de la democracia, la promoción de ejercicios de participación ciudadana y la organización de programas para el desarrollo integral de la ciudadanía aguascalentense, presenta la conferencia magistral “Modelo Alemán de Educación Cívica” impartida por el Dr. José Reynoso, Consejero del Instituto Electoral de Participación Ciudadana de Jalisco, este próximo 23 de septiembre a las 17:00 horas en el Aula Isóptica de la Unidad de Estudios Avanzados de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

Bien valdrá la pena conocer el sistema para que, en la medida de lo posible, podamos adecuarlo a nuestra realidad, en pos de una ciudadanía consciente de su participación ejerciendo sus obligaciones y defendiendo sus derechos.
/LanderosIEE | @Landeros IEE

The Author

Luis Fernando Landeros

Luis Fernando Landeros

1 Comment

  1. José Chavira Carrasco
    09/09/2016 at 19:26 — Responder

    Educación cívica?
    Con una clase política que violenta todo ello.
    Hace 50 años en los alumnos en las escuelas, había un respeto absoluto a los símbolos patrios, a las autoridades.
    Se le respetaba al anciano, al maestro, al policía, al funcionario público aunque fuese un corrupto.
    Los que tenemos más de 50 años conocemos lo que es civismo.
    Hoy en día se enseña la asignatura ética y valores, ja ja ja ja cuando se darán cuenta los políticos que el país se encuentra así por su culpa.
    La culpa es de ellos dejaron a un país derrumbarse, ningún político se escapa de esta terrible situación e incluyó a la iglesia de olvidarse de sus feligreses y mostrar valores, son tan culpables como todo los políticos.
    Que vergüenza o quizás ni la conozcan , sólo el poder y el dinero.

¡Participa!