Opinión

Estupidez e imbecilidad, a propósito del Frente Nacional por la Familia / El peso de las razones

 

Marcharon organizados. Fueron miles con seguridad, aunque ellos afirman que fueron muchos más de los que otros observaron. No importa. Las fotografías son impresionantes. Guadalajara y Querétaro fueron sus bastiones. Aguascalientes no se quedó atrás. A ritmo marcial iniciaron la marcha y luego fueron amenizados con un “Familias por acá, familias por allá”, digno de un programa mañanero del Canal de las Estrellas.

Su punto siempre fue oscuro: el Frente Nacional por la Familia reclamaba, vociferaba y -con una retórica afinada por el sarcasmo involuntario- era blanco el color que vestía a hombres, mujeres y niños: los integrantes “naturales” de la familia “natural” (así, con comillas). ¿Acaso su punto es que los homosexuales no tienen derecho a establecer contratos que les garanticen otros derechos, como la herencia y demás protecciones legales?, ¿acaso es que los homosexuales son ciudadanos de segunda categoría, por lo que no están sujetos al mismo esquema de derechos que los heterosexuales?, ¿acaso es que el concepto de “matrimonio” es potestad semántica de la Ecclesia Catholica?, ¿acaso es que en la historia de nuestra especie sólo ha habido formas de relacionarse, amarse y criar a los infantes entre personas con preferencias heterosexuales en un esquema padre-madre-hijos?, de ser ése su punto ¿acaso es que la historia de nuestra especie es inmutable y sacrosanta?, o ¿acaso su punto es que ellos han llevado a cabo estudios desconocidos por la comunidad científica que muestran fuera de toda duda que cuando niñas y niños son criados por parejas homosexuales se les arruina la existencia? No está nada claro. Lo que está claro es que cualquiera de los anteriores, si es su punto, es falso o inmoral.

También marcharon otros. Fueron muchos menos. Su organización, en comparación a los conservadores, fue escasa. No hay fotos impresionantes. No hay retóricas voluntarias ni involuntarias. En algunos casos, sólo se ondeó una bandera, la misma que ha sido proyectada en la Casa Blanca durante el gobierno de Obama, y que ondea en Canadá con orgullo cada tanto (ambos bastiones de los valores progresistas): la bandera de la libertad. Rojo, naranja, amarillo, verde, azul y morado representan no sólo a una comunidad con preferencias sexuales distintas, representan libertad, tolerancia y amor. Representan, sobre todo, pluralidad. El punto de los que marcharon en respuesta a los conservadores, por el contrario, siempre ha sido claro: cualquier persona, independientemente de su origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales o el estado civil, goza del mismo esquema de derechos.

La diferencia entre ambas marchas fue una muy simple: mientras unos marchaban por privar de derechos a otros, otros marchaban exigiendo los mismos derechos para todos. Es vergonzoso que en nuestro país se marche para privar de derechos a otras personas. Es un síntoma de imbecilidad o estupidez. Antes que se me acuse de provocador o bravucón, lo aclaro: Aaron James ha realizado un análisis simpático y alarmante del concepto “imbécil” (asshole), el cual me parece en general acertado. Para James, un imbécil es una persona que: (a) se comporta asumiendo que las normas que aplican para los demás no aplican para él, o viceversa; (b) cree que tiene derecho a esas excepciones; y (c) es inmune a la crítica y a las opiniones contrarias (e.g., aquel que se salta las filas y se molesta cuando lo cuestionan; aquel que pide un trato especial por “ser hijo de”, etc.) Bajo estas condiciones, los que marcharon en los contingentes del Frente Nacional por la Familia son o bien estúpidos o imbéciles. A diferencia del imbécil, el estúpido (jerk) se comporta como se comporta con un alto grado de inconsciencia, por ello pide inmediatamente disculpas. Quizá bastan unos cuantos argumentos para mostrarle que su conducta es inadmisible. Por lo mismo, no es inmune a la crítica. No obstante, sabemos que se seguirá comportando así: es estúpido, ni hablar (sobre la “estupidez”, contamos con otro simpático y alarmante análisis, ahora de Eric Schwitzgebel).

Estúpidos e imbéciles marcharon de blanco, algunos seguirán su lucha, otros quizá entiendan sus innumerables errores teóricos y prácticos tarde o temprano. No podemos exigir distintos esquemas de derechos para distintas personas. Hacerlo es discriminatorio. Hacerlo atenta contra el primer artículo de nuestra Carta Magna. No hay mucho que discutir: al día de hoy cualquier persona, independientemente de sus preferencias sexuales, puede contraer matrimonio con quien lo desee. Si las leyes y los procedimientos de su localidad se lo impiden, basta que interpongan un amparo. Nuestra Suprema Corte de Justicia ha hablado y seguramente no la merecemos. La lucha del Frente Nacional por la Familia está perdida aún antes de iniciar. Imbéciles y estúpidos tendrán que aceptarlo.

[email protected] | /gensollen | @MarioGensollen

 

The Author

Mario Gensollen

Mario Gensollen

1 Comment

  1. Mauricio
    13/09/2016 at 16:54 — Responder

    COPLITAS PARA LA COMUNIDAD LGBT
    Por Mauricio Pineda Mazín

    Voy a cantar unas coplas
    pero antes te avisaré
    que es posible, te prevengo
    no te gusten si eres gay

    No te ofendas, sin embargo
    yo solo me expreso, pues
    si tú exiges tolerancia
    yo te la exijo también

    Detrás de aquel arcoiris
    tan colorido que ves
    se esconde una ideología
    del sexo puesto al revés

    En que el hombre ya no es hombre
    o la mujer no es mujer
    que dos padres o dos madres
    o si se nos juntan tres

    a eso llamarán “familia”
    que sin producir bebés
    hijos quieren adoptados
    para hacer “familias” gays

    El amor complementario
    que existe entre hombre y mujer
    antes lo sienten los tigres
    que una pareja de gays

    Nunca un hombre con otro hombre
    y nunca mujer con mujer
    podrán engendrar hijo alguno
    ni hoy ni mañana ni ayer

    Pero si la biología
    no les permite yacer
    como yacieron los que antes
    les dieron a ellos el ser

    para darse fundamento
    y tener “orgullo gay”
    se la viven propagando
    mitos que habremos de ver

    Que inteligentes, creativos
    solo los gays pueden ser
    que solo es buena persona
    el que le aplaude a los gays

    Quieren que sea gay Da Vinci
    Miguel Ángel, Rafael
    pero si ellos revivieran
    reprobarían a los gays

    Y si alguien quiere expresarse
    inocente, por creer
    que aplican la tolerancia
    los que libres quieren ser

    sabe que ser un provida
    la familia defender
    hablar de Dios y la Biblia
    provoca el enojo gay

    Y que si a los gays criticas
    y si quieres proteger
    a tu hijo o a tu hija
    de la propaganda gay

    antes te dirán bellaco
    homofóbico, también
    eres persona non grata
    si no apoyas a los gays

    La Naturaleza enseña
    que por familia tener
    a papá, mamá y los niños
    es el más simple saber

    Adopten si quieren perros
    un rata, un burro, un buey
    tengan los niños derecho
    a un padre y madre tener

    Y que a los gays los proteja
    el alma de Juan Gabriel
    aunque pudiera ser que sin
    serlo, pareciera gay

¡Participa!