Opinión

Para mirarnos en el rostro del otro / Opciones y Decisiones

No podemos dejar al silencio, al menos yo no, el hecho social de las manifestaciones multitudinarias a favor o en contra del llamado matrimonio igualitario. Un suceso de magnitud social cuya densidad va adquiriendo proporciones muy significativas como para no tomarlo en cuenta y asumirlo como un referente ineludible en los tiempos por venir. Ensayemos de situar el asunto.

Recuerdo la expresión de una excepcional sexóloga portorriqueña, Gloria Mock Montes, a quien envío un cordial y afectuoso saludo hasta su natal Puerto Rico, cuando al abordar el tema de la homosexualidad, masculina y femenina, y haber presenciado varios videos explícitos de relaciones sexo-genitales entre varón-varón, mujer-mujer, en aquel verano de 1984, nos decía algo muy semejante a lo siguiente: ‘bueno, ya han mordido la manzana, -ya conocieron el fruto del bien y del mal- ahora, hay que ser tolerantes frente a todo tipo de preferencia sexual, porque nadie “es” un o una homosexual, porque sólo es una persona con una preferencia sexual diferente’. En esencia ésta sería su enseñanza, y después de múltiples dinámicas de grupo para analizar y reflexionar al respecto, quienes participamos en sus seminarios de sexología -yo participé en cuatro veranos sucesivos en el campus Santa Cruz de la Universidad California, UCLA-, encontramos una nueva paz al afrontar este candente tema. Muchos de nuestros prejuicios cayeron, muchas de nuestras preconcepciones al respecto se desvanecieron; no porque hubieran desaparecido de la faz de la tierra, sino porque a partir de ese momento de intuición vital sobre este singular comportamiento, entendimos que encierra una potencialidad humana como forma de amar y ser amado, que no agota las posibilidades de compartir la unión y la ternura senso-emocional entre seres humanos, pero que tampoco excluye ni anula la forma heterosexual del intercambio amoroso. En donde, la libertad humana continúa un misterio de intimidad personal inviolable y de consciencia. (Encontré en la red, la dirección de la Dra. Gloria Mock: Cond Montebello, Trujillo Alto. Trujillo Alto, Puerto Rico 00976. Puerto Rico, http://www.negocio.com/mock_gloria_489a07f1da207).

El encuentro antitético, confrontativo, reivindicativo a favor o en contra del matrimonio igualitario indica la negativa de los colectivos que fijan sus posturas de manera irreductible de una frente a la otra. En la base hay un maniqueísmo soterrado, pero militante, la prevalencia del código “pureza”/”impureza” frente a la Ley, al modo de una interpretación mosaica y sacerdotal, que por cierto no tiene una lectura única; pues existe la visión Deuteronómica, sapienciencial y profética del otro código don-deuda, es decir gracia-asentimiento, donde el eje es misericordia/amor. Antítesis entre la opción que se trata de imponer como divina/”natural” y aquella que rige como Derecho Positivo del Estado-Nación. La una pretende normar al hombre y mujer -en cuanto que son tales- desde la más ancestral cosmovisión de la cultura occidental judeo-cristiana; la otra es imperativo fundante del orden social emanado de la naturaleza y forma de Estado moderno, laico, emancipado de la religión.

Esta colisión en la calle no data de ayer, tiene un largo antecedente al que nuestra misma sociedad ha sido anuente y lo había venido dejando al simple “laissez faire, laissez passer” (dejad hacer, dejad pasar, el mundo funciona por sí mismo, fr.). Pasamos por la transición de la secularización de la sociedad, notable a partir de la posguerra y sobre todo en los años sesenta; décadas en que emergió con fuerza el fenómeno de la desacralización de la concepción de la vida, y dio carta de ciudadanía universal al mundo profano (‘que está más allá de las puertas de las iglesias’), se autonomizó e hizo prevalente por sí mismo; allí mismo se clausuraba la visión del mundo desde lo Sagrado, y se comienza la cosmovisión a partir de lo profano.

El gran Mysterium de lo divino, de lo Numinoso se eclipsa ante el esplendor de lo secular y profano. Habida cuenta de este tránsito, la sociedad moderna se torna permisiva, en el vestir, en las conductas, en las modas, en las prácticas sociales tanto del ocio como del negocio, tanto de la recreación, de la procreación y de las manifestaciones colectivas de la revitalización comunitaria, también de la expresión sexual-genital. El antiguo fondo ceremonial arcaico indígena-campesino de la religiosidad popular se transmuta en el nuevo fondo ceremonial urbano que idolatra sus nuevas divas y divos, de la melodía efímera y mundana, del signo y símbolo comunicativo mercantil y consumista de los mass media, mundanos en toda la magnitud de su expresión. Nueva entronización terrenal ante la cual quizá todavía nos lastime la dramática ecuación que hacía el teólogo Agustín de Hipona: “mundus, immundus”/ mundo-inmundo.

Esta antipolaridad se torna dicotómica, excluyente, maniquea, insalvable entre la no coexistencia de lo santo y lo profano. En suma, confronta al hombre con el hombre, a la mujer con la mujer, a la una con el otro, Fenómeno social que nos lleva a una alienación pedagógica, que en vez de acercarnos a un conocimiento integrador y vital, enajena y envenena nuestro encuentro humano, nos enemista, nos hace comportarnos como enuncia el adagio filosófico: “homo homini lupus” / el hombre es el lobo del hombre, (Adagio latino antiguo, atribuido posteriormente a Thomas Hobbes, 1588-1679). Esta enajenación pedagógica, desde mi punto de vista, está a la base de la controversia actual acerca de lo gay, de lo homosexual, de la reivindicación de la igualdad de género y de sus diversas manifestaciones, como es el hecho del matrimonio igualitario.

El volcarse multitudinariamente a las calles indica un afán reivindicativo contra lo que se cree y siente como una discriminación en razón de sexo, de género, de unión entre personas del mismo sexo. Que nos remite al ensayo social -ya clásico para mí- de George Rudé, La multitud en la historia, Siglo XXI, 1971. Por el otro lado, la manifestación reivindicativa de la “familia natural”/ hombre-mujer, hijos reclama la restitución del supuesto orden-debido, sin que pueda existir unión conyugal posible otra que la heterosexual, monogámica, nuclear y fecunda (papá, mamá e hijos). En este núcleo inequívoco radica lo que se dio por llamar “célula viva de la sociedad”; cosmovisión para la cual no existe otro, pues eso ajeno, alterado, radicalmente otro es al fin y al cabo un núcleo excéntrico. Fuera de la esfera de tolerancia, por ello la actitud única que cabe es de la intolerancia. Aquí no hay mirada de misericordia que valga… Aunque así lo diga el papa Francisco.

De modo que nuestro panorama nacional, en este preciso día, se anuncia como sigue:

La marcha de hoy 10 de septiembre en contra del matrimonio homosexual y por la defensa del modelo tradicional de familia movilizará a miles de personas en 110 ciudades de todo el país, aseguran las organizaciones convocantes. Dicho bloque de distintas confesiones, conformado por Iglesias cristianas, evangélicas, mormones y laicos católicos, emitió este miércoles un pronunciamiento previo, afirmando que no marcharán “por odio a nadie” sino para advertir que “la familia no es un laboratorio”. (Ciudad de México. Excelsior. http://www.excelsior.com.mx/nacional/2016/09/07/1115548).

CEM confirma segunda marcha contra matrimonios gay. La Iglesia católica dijo que respalda la coalición Frente Nacional por la Familia que está convocando y organizando dos marchas para expresar que “el futuro de la humanidad se fragua en el matrimonio y la familia natural”. (El Financiero. http://goo.gl/iUuty8 )

Ciudad de México. Integrantes del colectivo México Igualitario presentaron una denuncia ante la Secretaría de Gobernación (SG) en contra de la Arquidiócesis Primada de México por el llamado que ha hecho, en su semanario Desde la fe, a una movilización nacional en rechazo al matrimonio de parejas del mismo sexo. La estrategia jurídica, que encabeza el activista Alex Alí Méndez, busca demostrar la violación a la Constitución y a la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público. Entre otras prohibiciones, las legislaciones impiden a las Iglesias usar sus publicaciones para convocar a manifestaciones que vulneren los derechos humanos. (La Jornada. http://goo.gl/M3b7Mj )

En lo local, Aguascalientes. La Dirección de Tránsito y Movilidad informa que hoy sábado 10 de septiembre del año en curso se llevarán a cabo dos marchas, denominadas  Frente por la Familia y Marcha por la Tolerancia, además de una cabalgata del mismo Frente por la Familia, se dan a conocer los cierres de calles y rutas alternas que se efectuarán durante el desarrollo de estos eventos. La Marcha por la Tolerancia dará inicio a las 16:30 horas en el cruce de las calles Francisco I. Madero e Ignacio Zaragoza, mientras que la marcha del Frente por la Familia comenzará en punto de las 17:00 horas en la esquina de las calles Francisco I. Madero y General Barragán. Las dos marchas y la cabalgata, tendrán como punto de destino la explanada de la Plaza de la Patria. (Metropolitano. http://goo.gl/nv8XR6 ). Este encuentro multitudinario en nuestra historia, al final, debe dar cuenta del imperativo a la coexistencia pacífica y respetuosa del otro como otro, y no como extensión forzosa del ego ensoberbecido que se asume como excluyente del rostro que no es el suyo.
[email protected]


Vídeo Recomendado


The Author

Francisco Javier Chávez Santillán

Francisco Javier Chávez Santillán

No Comment

¡Participa!