Opinión

¿Acabó el Día de la Raza? / Análisis de lo cotidiano

Desde Barcelona.- El día 12 de Octubre o Día de la Raza fue propuesto como una fecha a celebrar conjuntamente por España y toda Latinoamérica como una manifestación de amistad y colaboración entre todos los países parlantes del castellano. La idea se le ocurrió al ministro español Faustino Rodríguez en 1913 y fue oficializada por el Rey Alfonso XIII en 1918. Desde entonces se festeja en la península ibérica y en todo el continente. Aunque en 1920, otros dos españoles el sacerdote Zacarías de Vizcarra y el periodista Ramiro de Maetzu pensaron que el nombre no era agradable y decidieron mejor cambiarlo a Día de la Hispanidad que sonaba según ellos menos ofensivo, pero más español. Poco a poco la nueva denominación se fue acomodando en los festejos del viejo continente, pero en América siguió llamándose de la Raza. El presidente Francisco Franco oficializó el nombre en 1958 y así siguió el festejo. Los latinoamericanos llamándole la celebración de la raza y los españoles de la hispanidad o sea cada quien para su santo. Los estadounidenses desde siempre le llamaron Día de Colón porque obviamente no consideran que España haya tenido nada que ver con su nacimiento como nación. Pero llegamos al siglo XXI y la cosa comenzó a cambiar. En España los cambios políticos con resurgimiento de los partidos de izquierda y el renacer del independentismo de las provincias autónomas hizo que el nombre fuera adquiriendo otras connotaciones al grado de que el gobierno central propuso otro cambio, ahora por Fiesta Nacional de España como se le llama ahora y que no tiene nada que ver con el almirante genovés, ni con el descubrimiento. Por supuesto las provincias rechazan el nuevo título y cada quien le llama como quiere. En Catalunya se conoce simplemente como la fiesta colombina y tiende a ser un festejo de los migrantes latinoamericanos que viven en la provincia, y con fuerte tendencia a desmitificar la imagen de Don Cristóbal incluso con amenazas de derrumbar el monumento que inicia el paseo de Las Ramblas. Algunos jerarcas sudamericanos han hecho valer su ideología personal y le han cambiado el nombre a su antojo. Hugo Chávez propuso el de Día de la Resistencia Indígena. Cristina Fernández le puso el elaborado nombre de Día del Respeto a la Diversidad Cultural, Evo Morales no se podía quedar atrás y lo cambió por Día de la Liberación, de la Identidad y la Interculturalidad, a Rafael Correa le gustó Día de la Interculturalidad y la Plurinacionalidad, Alan García prefirió Día de los Pueblos Originarios y el Diálogo Intercultural. Fidel Castro por supuesto no quiso saber nada, declaró única fiesta nacional el 26 de Julio, día de su entrada triunfal en La Habana y el 12 de octubre pasó a festejarse muy sencillamente el 10 de Octubre día de la independencia de España en 1868 (por cierto el último país americano en conseguirlo). O sea que actualmente cada país hace lo que quiere con la tan polémica fecha y en el mismo país en el que nació, la situación parece ir cambiando. El miércoles 12 de Octubre de 2016 Día Nacional de España, el rey Felipe presidió un desfile militar celebrado únicamente en Madrid, con alarde de fuerzas militares, regimientos completos, exhibición de armas y fuerza aérea y con claros señalamientos de que los batallones ausentes se encuentran cumpliendo con la OTAN en Irak y rescatando náufragos sirios en las aguas del Mediterráneo, en una evidente y nada sutil advertencia a las comunidades autónomas que buscan la independencia. México siempre fiel, dijo Juan Pablo, y nosotros seguimos llamándole Día de la Raza aunque cada día con menos interés y no pasa de ser un día más, sin desfiles ni fandangos. No los necesitamos cuando tenemos otras fiestas más propias. O sea que el futuro de La Raza no parece muy prometedor como fecha para celebrar. Y como ya se murió El Piporro, pues ya ni siquiera es una manera de nombrar a la broza.
[email protected]

The Author

Héctor Grijalva

Héctor Grijalva

No Comment

¡Participa!