Opinión

Cuenta regresiva / Ciudadanía económica

El proceso por el cual los bancos crean dinero

es tan simple que es repelido por la inteligencia.

John Kenneth Galbraith

 

El 30 de noviembre de 2015 pudimos intuir que la situación financiera mundial se encaminaba a una profunda transformación cuando el Fondo Monetario Internacional (FMI) anunció que a partir de octubre de 2016 se incluiría a la moneda china, el Renminbi (RMB), en la cesta del DEG (Derechos Especiales de Giro) como quinta moneda, junto al dólar de E.U., el euro, el yen japonés y la libra esterlina. El DEG es un activo de reserva internacional creado en 1969 por el FMI para complementar las reservas oficiales de los países miembros. Cuando entró en vigor tal acuerdo el pasado 1 de octubre, aunque muchos no se han dado cuenta aún, nos quedó claro que el mundo ya no sería como lo conocimos en los últimos cinco siglos. Esta escueta decisión contable es apenas la punta de grandes conflictos entre las actuales élites globales de poder conocidas y la develación de verdades que hasta ahora estuvieron ocultas.

Durante la semana pasada, la población mundial fue mudo testigo de una terrible escalada de violencia bélica en Medio Oriente y una creciente cantidad de amenazas de guerra a gran escala entre las dos mayores potencias nucleares del mundo.

En este espacio he compartido la visión que tenemos cada vez más personas sobre este planeta respecto al enorme daño que provoca el sistema bancario mundial a través de la producción de dinero a partir de la nada. Cabe recalcar que para que pueda mantenerse el control del dinero del mundo y mantener la capacidad de reproducir éste de manera casi infinita, la élite de poder que actualmente lo controla, ha hecho indispensable la mentira y la guerra.

Los bancos centrales crean lo que se llama la Base Monetaria (BM), constituida por billetes y monedas. A partir de esa emisión, a través del sistema bancario en su conjunto, se crea más dinero, de manera que el total de circulante, la Oferta Monetaria, resulta ser varias veces mayor que la BM. Negocio redondo. Además de abrogarse la capacidad de imprimir billetes y monedas, éstas sirven de base para crear dinero ficticio resultante de préstamos al público en general, sobre el cual éste paga intereses.

Después de la II Guerra Mundial los EUA se abrogaron el derecho de control del dinero a través de su propia moneda, llegando en el año de 1971 a eliminar el requisito de que el dólar tuviera que estar respaldado por oro. Y así con el poder militar, adquirido también con dinero producido por ellos, lograron supeditar a su poder hegemónico a una gran cantidad de países y sus recursos naturales, energéticos y humanos.

En septiembre de 2015 la página http://www.usdebtclock.org/  que publica la cantidad que los EUA deben a países y público en general, ya que todo billete, pagaré, vale o bono denominado en dólares es deuda para aquel país, ponía 98 billones de dólares (98 con doce ceros) como cantidad total de deuda. A partir de que en diversas publicaciones especializadas en finanzas se comenzó a difundir que la deuda de los EUA no podría ser cubierta ni con varias veces el valor de todo su territorio y capacidad productiva, sin explicación alguna la cifra se cambió, sin explicación alguna a 18 billones. Al día de hoy la deuda se reporta en 22.4 billones cuando en realidad debe estar a un nivel cercano a los 120 billones, que equivale a cinco veces el Producto Interno Bruto de todo el mundo.

Pero esa cantidad de dinero no parece estar circulando actualmente por el mundo. Si estuviera, estaría generando inflación y lo que actualmente tenemos es una falta de dinero para la producción y el consumo. Esto significa que una enorme cantidad de dinero se halla oculto entre actividades ilícitas, en manos de acreedores secretos o se ha gastado en proyectos encubiertos con los que la élite gobernante está controlando y atemorizando a la humanidad.

Hoy en día por internet se filtran hacia el conocimiento en general no sólo los proyectos secretos, como los de enormes bases militares en la Antártida y en grandes cavidades y túneles subterráneos, sino gigantescos fraudes realizados por la élite bancaria internacional -la mafia jázara o sionismo internacional- así como genocidios conducidos por sus secuaces.

Uno de estos fraudes, que en fechas recientes aflora gracias a diversos blogueros, periodistas y video difusores independientes es el denunciado por  Neil Keenan, abogado de la familia del Dragón, discreto grupo asiático de poder al que la mafia jázara supuestamente birló la cantidad de 134 mil millones, cantidad que hoy asciende a un billón de dólares. La demanda conocida como la Demanda del billón de dólares (Trillion dollar demand) contra la élite de Nueva York, revela una enorme cantidad de datos e información al respecto de este complicado entramado financiero fraudulento y genocida realizado por la mafia jázara a través de sus operadores al frente del gobierno de los EUA. Hablaré más en otra ocasión sobre este asunto que está ya a la vista en: https://goo.gl/VTQGQ5; https://goo.gl/Dnto8J; https://goo.gl/97spU6; https://goo.gl/nLxlWT.

Con esta demanda, distintos eventos económicos como el Brexit en Reino Unido y la incapacidad de los EUA para cubrir sus adeudos, se evidencia que el dominio de la élite bancaria sobre el mundo está por llegar a su fin.  

Con ello no sólo rodarán cabezas del ámbito financiero, sino que, al ser inviable la continuación de su dominio en la política de los EUA también lo será la nominación de su representante en la presidencia de aquel país, por lo que en los próximos días seremos testigos de lo que en los EUA se conoce como sorpresa de octubre.

 

[email protected]     

@jlgutierrez

The Author

José Luis Gutiérrez Lozano

José Luis Gutiérrez Lozano

No Comment

¡Participa!