Opinión

¿Qué es “25 al 25”? / El apunte

25 al 25 es el primer instrumento nacional de política pública para dar cumplimiento a la garantía de derechos que México ha reconocido integralmente a sus niñas, niños y adolescentes, único sector de población al que se le ha reconocido Interés Superior y Derecho de Prioridad.

A partir de un diagnóstico de la situación que viven casi 40 millones de personas que tienen entre 0 y 17 años de edad, esta Política Nacional establece 25 objetivos -que agrupan ámbitos temáticos y de derechos reconocidos legalmente-, que se expresan en indicadores para los que se establecen metas cuantitativas a cumplirse en el año 2025, a más a tardar, con la corresponsabilidad de todos los gobiernos.

Es un mecanismo de coordinación política de las acciones de las instituciones del Estado mexicano en los diferentes órdenes y poderes públicos, y una base para los Programas de Protección Integral de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes mandatados en la Ley, y para los futuros Planes de Desarrollo Nacional, Estatales o Municipales, para lograr continuidad y el cumplimiento de las metas definidas.

¿Cuáles son los 25 Objetivos Nacionales?

  • Dominio Supervivencia
  1. Salud y Seguridad Social
  2. Mortalidad
  3. Alimentación y Nutrición
  4. Desarrollo Infantil Temprano
  5. Embarazo Adolescente
  • Dominio Desarrollo
  1. Igualdad y No Discriminación
  2. Pobreza y Carencias Sociales
  3. Educación
  4. Población Indígena
  5. Población con Discapacidad
  6. Entornos Seguros y Saludables
  7. Vivienda, Agua y Saneamiento
  8. Entornos Familiares e Institucionales
  • Dominio Protección
  1. Identidad
  2. Vida Libre de Violencias
  3. Protección Especial
  4. Emergencias
  5. Migrantes y Refugiados
  6. Trabajo Infantil
  7. Justicia  
  • Dominio Participación
  1. Participación de niñas, niños y adolescentes
  2. Contenidos y Medios de Comunicación
  3. Brecha Digital (TIC’s)
  4. Cultura, Deporte y Esparcimiento
  5. Institucionalidad

El objetivo de 25 al 25 hace presente la esperanza de un mejor futuro, un mejor país, basado en el bienestar integral de lo que mueve a cada familia y grupo social: sus niñas, niños y adolescentes. Según estimaciones elaboradas por la Secretaría Ejecutiva del Sipina Nacional con base en la información oficial, tenemos que: si las tendencias sociodemográficas se mantuvieran sin cambios en México, para el 2025 se calcula que:

  • Más de 22 millones de las actuales niñas, niños y adolescentes serán mayores de 18 años. Necesitan llegar a la vida adulta con mejores condiciones
  • Más de 317 mil niñas y niños habrán fallecido antes de cumplir un año de edad
  • Más de 74 mil niñas y adolescentes de 10 a 14 años habrán sido madres al menos una vez
  • Casi 1.5 millones de adolescentes de 15 a 17 años habrán tenido una hija o hijo
  • Casi el 67.7% de niñas, niños y adolescentes estarán viviendo en condiciones de pobreza
  • El 6.3% de niñas y niños entre 5 y 14 años trabajarían, y lo harán en ocupaciones peligrosas adolescentes de 15 a 17 años
  • Casi 60% no tendrán seguridad social
  • El 11.2% de las niñas y niños menores de 5 años tendrán desnutrición crónica
  • El 36.2% de las niñas y niños de 5 a 11 años tendrán sobrepeso u obesidad
  • El 12.3% no tendrán acta de nacimiento antes de cumplir un año
  • El 6.1% no asistirá a la escuela

Las asimetrías entre entidades federativas permiten conocer medidas de dispersión con respecto a las de tendencia central o promedios. Aun cuando el programa 25 al 25 se esforzara, existen rezagos tales que ocuparán más de tres décadas en concretarse para las entidades más rezagadas.

  • 30 años le llevaría a Chiapas y a Chihuahua tener la esperanza de vida de Nuevo León o de la Ciudad de México, dado que como país avanzamos a razón de 1.2 años de esperanza de vida cada década. Actualmente entre las entidades hay 4 años de diferencia: 72 contra 76.
  • 38 años le llevaría a Chiapas y a Oaxaca avanzar hasta contar con los 10 a 11 años de escolaridad con los que cuenta la Ciudad de México y el Estado de Nuevo León, dado que en México hemos estado avanzando a un ritmo de 1 año más de escolaridad por década. Actualmente entre estas entidades hay 4 años de diferencia: de 7 a 11 años.
  • De los indicadores que más años nos llevaría empatar entre entidades (250 años) es el relativo a la diferencia entre el porcentaje de niños pobres. En Chiapas y Guerrero, ocho de cada diez niños viven en condición de pobreza por tres, en el caso de Nuevo León o Coahuila. El histórico nos marca que avanzamos como nación a una media de 0.5% por cada década, tendríamos que cuadriplicar el ritmo para llegar al 2%.
  • Otro indicador con grandes diferencias en términos de movilidad es el total de hijos por mujer, existen 150 años de diferencia entre las Tasas Generales de Fecundidad de Chiapas, Guerrero y Oaxaca y las de la Ciudad de México o Baja California Sur. El acompasamiento actual marcado por Conapo se encuentra en 0.05% de abatimiento por cada década.
  • El índice más utilizado para conocer medidas de dispersión en el ingreso, es el coeficiente de Gini, mismo que conforme se acerca a la unidad acusa mayor concentración de recursos. Se calcula en 80 años la diferencia entre los coeficientes de Gini de las vecinas Puebla y Tlaxcala (el avance en reducción del IG asciende a 0.02% para una década en México).

Hay que considerar los nuevos escenarios que se abren luego de la elección de Donald Trump en los Estados Unidos, las deportaciones pueden llegar a ser masivas y con ello modificar muchos de los indicadores contemplados para el 2025. Lo que sí es un hecho, es que mientras haya niños y niñas fuera de la escuela, no habrá manera de reducir las brechas e inequidades por exclusión y pobreza en México.

 

captura-de-pantalla-2016-11-15-a-las-06-01-46


Vídeo Recomendado


The Author

Eugenio Herrera Nuño

Eugenio Herrera Nuño

No Comment

¡Participa!