Opinión

A la vanguardia / Debate electoral

Los chichimecas (nombre despectivo que usaban los españoles para referirse a todas las tribus novohispanas alejadas del refinamiento y la superioridad cultural tolteca, algo así como el origen del término “bárbaro” en su momento) se refirieron a un lugar entre cerros ubicado en el ahora centro de México como “Mo-o-ti”, que ya daba cuenta de la abundancia de los metales que se encontraban en la zona. Los aztecas que rondaron le llamaron “Paxtitlan” o lugar de la paja. La cultura purépecha, arraigada en esa zona, la terminó por nombrar como el lugar del cerro de las ranas o Kuanasiuatu (de kuanasi, rana; y uata, cerro), de donde derivó la toponimia con la que lo conocieron los españoles llegados a estas tierras, que bautizaron como Guanaxhuata.

Fundada en 1570 como Santa Fe de Guanajuato, según la enciclopedia en línea, la ciudad declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, sigue conservando esa esencia cultural de mil maneras, histórica en sus edificios y educativa en su universidad, herencia de la Compañía de Jesús, símbolos todos de un pasado que sabe convivir de manera natural con el presente, entre callejones, puentes, túneles, subidas y bajadas, callejoneadas, vehículos y hasta el servicio de Uber.

En otro breve repaso histórico, la Sociedad Mexicana de Estudios Electorales, es la heredera natural de los esfuerzos del Grupo Especializado en Estudios Electorales del Consejo Mexicano de Ciencias Sociales, que desde 1986 se organizó para dar cabida a jóvenes investigadores universitarios, que analizaron la creciente competitividad electoral mexicana. Desde ese entonces, inició la transformación del Grupo para convertirse en una Asociación Civil, concretando la mutación en 1998, firmando el acta constitutiva de la Sociedad Mexicana de Estudios Electorales (Somee).

La Somee pues, sin fines de lucro como Asociación Civil que es, ha organizado los Congresos Nacionales de Estudios Electorales, auspiciado reuniones, diplomados, cursos de actualización, y periódicamente publicado la Revista Mexicana de Estudios Electorales, referente teórico de las investigaciones y propuestas actuales para quienes hacemos de lo electoral nuestra forma de vida.

Este año ambas cosas confluyeron providencialmente: El vigésimo séptimo Congreso Nacional de Estudios Electorales, El nuevo mapa electoral mexicano, se llevó a cabo gracias a las gestiones del Instituto Electoral del Estado, el Tribunal Electoral del Estado y la Universidad de Guanajuato.

Tres días, los pasados 14, 15 y 16 de noviembre, expertos en la materia electoral nos dimos cita para proponer y escuchar hablar sobre los fenómenos que trascendieron los procesos electorales en las entidades federativas los dos últimos años, conocimos las tendencias acerca de las más recientes modificaciones derivadas de la última reforma electoral, y sirvió incluso para estrechar lazos entre personas e instituciones que hablamos el mismo lenguaje.

Acudí con dos temas para ser debatidos en sendas mesas de trabajo. Los dos dieron cuenta de fenómenos acaecidos durante el proceso electoral local que inminentemente está por concluir. Uno de ellos, de aspecto puramente técnico, fue el balance que se realizó luego de la implementación de los mecanismos de recolección de los paquetes electorales luego de haber clausurado las casillas donde los aguascalentenses votaron para elegir a su próximo gobernador, y las propuestas que conlleva el hecho de sugerir mejoras a tan mínimo, pero trascendental procedimiento, que garantice que los paquetes lleguen en óptimas condiciones a los Consejos Distritales y de manera oportuna podamos contar con datos aunque de carácter preliminar.

El otro tema fue la experiencia sucedida en Aguascalientes, luego de ser la primera vez que los residentes en el extranjero pudieran votar por gobernador. Este tema reviste trascendencia porque son varios los estados de la República quienes harán uso del voto extraterritorial por vez primera a partir del año 2017, y se mostraron muy atentos a la exposición, y sobre todo a las propuestas realizadas, emanadas de la evaluación que se hizo de esta novedosa figura.

Sin embargo, lo mejor que pudo traerse la delegación de Aguascalientes del encuentro con especialistas en la materia de todo el país, fue la satisfacción de saber que nos encontramos a la vanguardia en muchos de los procedimientos que rodean al proceso electoral, entre los que se encuentran las finanzas sanas, los estándares adecuados de operación y los resultados de la evaluación en general del proceso electoral pasado. Muestra de que la preparación constante, el intercambio de experiencias y el quehacer cotidiano nos perfilan constantemente a la excelencia.

/LanderosIEE | @LanderosIEE

The Author

Luis Fernando Landeros

Luis Fernando Landeros

No Comment

¡Participa!