Opinión

Arranca actividades la LXIII Legislatura local / Punto crítico

 

Con las modificaciones que permitirán la homologación de los procesos electorales local con el federal, la LXIII Legislatura inicia esta semana las actividades, que durante un año y 10 meses, encabezarán nuestros representantes populares que ahora son en su mayoría panistas.

El martes, ante la presencia de los titulares del Poder Ejecutivo, Carlos Lozano, y del Poder Judicial, Juan Manuel Ponce, así como representantes de los diversos sectores, nuestros recién llegados diputados se comprometieron en la sesión de instalación del Congreso -y como cada tres años lo vienen haciendo todos los que han llegado a una curul- “a velar por los intereses de los ciudadanos” a quienes representarán durante este período.

Con varias iniciativas que se han quedado en el tintero como la del matrimonio igualitario; la sanción al aún alcalde de la capital, Juan Antonio Martín del Campo; la modernización del Poder Judicial; la implementación de un proyecto integral para mejorar el transporte público, sólo por mencionar algunos, los legisladores agregarán a la agenda asuntos que deben atenderse de manera inmediata.

En un escenario complicado, y ante las problemáticas que han salido del control de la autoridad estatal como el paro de choferes de camiones urbanos, las inconformidades magisteriales por la falta de pago a algunos conceptos al mismo tiempo que lograr la basificación de muchos que se encuentran en situación irregular; la falta de recursos para liquidar a quienes de antemano sabían que su trabajo era temporal en los tres poderes del gobierno, nuestros representantes tendrán mucho trabajo para arrancar y buscar la promoción de iniciativas que den sustento a las soluciones de éstos y otros tópicos.

El Congreso de Aguascalientes, pero particularmente la imagen del diputado, es la que más desgaste tiene ante la ciudadanía. Esto se debe en gran medida a la falta de voluntad para llegar a los acuerdos, el poco interés por atender las necesidades de la gente, incluso el nulo conocimiento que algunos tienen de las leyes, el beneficio económico que otros más obtienen en estos puestos.

Vale la pena destacar que la legislatura que recién concluyó sus actividades, fue una de las menos productivas, y es que a decir de los analistas políticos durante este período se privilegiaron los intereses particulares o de partido por encima del bienestar social.

Hay datos interesantes que considero es necesario compartir. Por ejemplo el hecho de que sólo 8 de los 27 diputados -todos ellos de Acción Nacional- se sumaron a la ya algo desgastada iniciativa 3de3, mediante la cual podemos conocer su patrimonio e ingresos antes y después de asumir esta encomienda.

La responsabilidad es grande, como jugoso es su sueldo. La remuneración mensual es cercana a los 50 mil pesos. A esta suma, hay que agregarle otros beneficios económicos, como son un seguro de vida, seguro médico, vehículo particular, pago de gasolina, teléfono celular, viáticos y partidas especiales para gestión de apoyos, contratación de personal, comidas, sólo por mencionar algunos.

Volvemos al punto de arranque. Nuevamente las expectativas son altas. Las necesidades crecen, en un panorama que se augura complicado sobre todo en el tema económico y en el que el Congreso deberá de trabajar conjuntamente con los gobiernos entrantes para enfrentar lo que se viene.

“Se puede engañar a parte del pueblo parte del tiempo, pero no se puede engañar a todo el pueblo todo el tiempo”, decía Abraham Lincoln. Los ciudadanos más que nunca estamos pendientes y dispuestos a participar en la toma de decisiones. Al mismo tiempo seremos exigentes de resultados, por lo que nuestros legisladores deberán asumir su quehacer con responsabilidad rindiendo cuentas claras a quienes los llevamos a ocupar este encargo, que finalmente somos los ciudadanos.

The Author

Leticia Medina

Leticia Medina

No Comment

¡Participa!