Opinión

Dejemos de hacer millonarios a los youtubers / Bocadillo

“Dejemos de hacer millonarios a los youtubers” puede que sea una frase sustituta para el escaparate mediático actual y el viejo dicho de “dejemos de hacer famosa a la gente estúpida”. Hace un par de años trabajé en el despacho de un vlogger, lo que me dejó un aprendizaje acerca de las audiencias y el contenido en vídeo para internet. Principalmente es que (de verdad) entre menos valores de producción tengas, mejor te irá con la audiencia. La anécdota: una semana entera, todo el equipo tratamos de hacer las cosas bien y cambiar el paradigma de cómo debe ser un canal en YouTube.

Hoy es predecible que si te alejas de la fórmula para el denominador más bajo (Yuya/Werevertumorro) no te irá tan bien, pero en ese tiempo nos cayó como un balde de agua fría el resultado patético de nuestro experimento. Generamos más programas por día, incluimos gente que era más que una cara bonita e incluso nos adentramos a nuevos formatos. La audiencia rechazó de manera bastante radical y el resumen de los comentarios era: me suscribo para ver a fulano no para estos monos nuevos ni esos programas que cero que ver. Podría escribir una columna entera acerca de mis sentimientos de rabia y la sensación de que las audiencias fueron estúpidas pero la verdad es que ellas mandan y nunca las supimos comprender. La mejor decisión fue cuando el youtuber, la figura con la que trabajamos, decidió suspender los cambios.

Es muy simple. Los suscriptores (audiencia, seguidores) sentían una conexión personal con el youtuber y fueron “traicionados” al momento en que quiso trascender como marca o símbolo. ¿Por qué querer que tu medio deje de depender de tu figura? Puede ser cansancio, avaricia al pensar que se pueden crear otras figuras y ganar dinero con ellas, ganas de crecer o simplemente hacer eso que logró Sopitas punto com al pasar de un chavo fresa en la radio alternativa a un símbolo de los medios para millennials en nuestro país. La audiencia de estos youtubers legacy no da para tanto.

La frase que escribí al principio la escuché hace unos días en la charla que Ophelia Pastrana ofreció en Aguascalientes dentro de un evento de emprendimiento. Ophelia es una especie de gurú en la creación de contenidos y es admirable que ella misma generó su marca, como persona. Ella es su propio producto, nos explicó.

La otra conclusión fue que todas estas personas como uno, que escribimos y de vez en cuando apostamos a formatos no tan masivos como el podcast o la radio local, aprovechemos esas tablas para ser parte de la profesionalización de los contenidos en México Y específicamente YouTube. Pasa que estos chavos que le hablaban a la cámara o daban tutoriales con groserías y edición pobre, al parecer no darán el paso siguiente cuando su audiencia crezca.

En mi equipo que mencioné, lo intentamos. Tal vez todavía no era el momento. ¿Le entras? Yo sí.

@masterq  | bocadillo.mx

The Author

Francisco Trejo Corona

Francisco Trejo Corona

Todas-las-cosas-digital en La Jornada Aguascalientes. Editor de /AUTONOMÍA. || @masterq en Twitter

No Comment

¡Participa!