Opinión

Dilema del PAN: ganar hoy, perder mañana / Valor público

By  | 

A pesar de que el Partido Acción Nacional (PAN) ha ganado en los últimos 18 años tres de las cuatro elecciones de gobernador de Aguascalientes, ganar hoy y perder mañana, ha sido su dilema permanente y no cambiará. Además, ese partido, desde 1998, ha mostrado un descenso sensible en su porcentaje relativo de votación con respecto a la Lista Nominal de Electores. Aunque ha ganado elecciones de gobernador, todo parece indicar que sus victorias han obedecido a una agenda política nacional favorable y, en todo caso, a la personalidad de su candidato a gobernador. En elecciones de diputados y ayuntamientos, Acción Nacional ha recibido una menor votación relativa. El PAN no puede ocultar su grave deterioro político entre los electores locales.

Vamos a revisar la historia reciente. En 1998, el PAN obtuvo su primera victoria en una elección de gobernador al postular a Felipe González González (FGG), hasta entonces un empresario priista distinguido. Ese año, sumó 183 mil 106 sufragios en su favor; esto fue el 52.5% de la votación estatal que ascendió a 348 mil 133 electores. Es importante subrayar que en esa elección se registró el mayor porcentaje de participación de votantes (67.5%) en Lista Nominal. Además, con votación similar, ganó en doce distritos de mayoría y seis ayuntamientos. Durante el sexenio de FGG, (1998-2004), la desaceleración en el desarrollo económico fue evidente, sin embargo, la victoria de Acción Nacional en la elección de presidente de la República (2000), con el señor Vicente Fox al frente, encubrió la grave ineficacia política, económica y gestora del gobierno local.

Ya con Fox instalado en Los Pinos (residencia oficial del presidente de la República), fuimos a los comicios estatales de 2004. Y curiosamente, a pesar de la reducción de empleos y quiebra de miles de empresas maquiladoras en el estado, la votación para gobernador favoreció nuevamente al PAN. Así las cosas, 190 mil 644 electores sufragaron en favor de su candidato Luis Armando Reynoso Femat, (hijo del ex presidente municipal priista Felipe Reynoso). Luis Armando ya había sido alcalde de Aguascalientes (1998-2001) y socio de la empresa Televisa en su calidad de presidente del Patronato de Futbol cuando promovió la llegada del equipo Necaxa. En esa elección, se redujo la participación ciudadana, votaron 343 mil 991 ciudadanos (5 mil menos que en 1998), sin embargo, el PAN ganó en 15 distritos locales con 164 mil 565 sufragios (26 mil 79 votos menos que en la elección de gobernador) y en nueve ayuntamientos con 158 mil 318 votos (32 mil 226 sufragios menos que el gobernador).

El domingo 5 de junio de 2016, el PAN volvió a ganar las elecciones de gobernador. Debido a “un regalo del cielo” (así lo confesó el propio gobernador electo, Martín Orozco Sandoval), sumó el 44% de la votación válida estatal, 203 mil 417 sufragios, 12 mil 773 votos más, (+6.3%), que en 2004 y 20 mil 311 votos más (+9.9%) que los obtenidos 1998. En términos relativos el PAN cayó en la preferencia de los electores. En 2016 votaron 462 mil 246 electores inscritos en Lista Nominal, es significa, 118 mil 255 electores más que en 2004. Así las cosas, en un periodo de seis años, mientras la Lista de Electores creció un 25.6%, el PAN apenas creció un 6.3%. ¿Acaso estas cifras no son desalentadoras, o son para echar al vuelo las campanas de la catedral?

En abono al descolorido desempeño electoral del PAN, ahora en el Poder, debemos tomar en cuenta el grave incremento en la votación diferenciada que registró en 2016. En elecciones diputados sumó 40.3% de los votos depositados, es decir, 187 mil 473 voluntades ciudadanas; en otras palabras, 15 mil 944 sufragios menos que la elección de Gobernador, esto es una reducción del 4% de la votación emitida.

En elecciones de ayuntamientos el PAN recibió el 38.1% de los votos válidos (6% menos de la votación) que corresponden a 175 mil 979 sufragios. Esto significa que ese partido gana elecciones municipales, a pesar de perder 27 mil 438 votos con respecto a la votación del Gobernador. Con un desempeño electoral mediocre, Acción Nacional obtuvo la victoria en 11 distritos locales (V, VI, VII, VIII, IX, X, XI, XII, XIII, XIV, XVI, XVIII), más cinco ayuntamientos (Aguascalientes, Asientos, Calvillo, Jesús María y San José de Gracia).

La mediocridad en el voto PAN, lo hace un partido bastante débil en la competencia por elecciones de diputados y ayuntamientos; así se explican sus derrotas en elecciones locales intermedias. La mayor debilidad desde 1998 y hasta 2016, se ubica en la votación de ayuntamientos y diputados. Su fortaleza es la elección de gobernador. Un escenario similar se presenta en las elecciones presidenciales y del Congreso de la Unión.

No me queda duda de que si el PAN postula a un candidato presidencial popular, en junio de 2018 volverá al Palacio Nacional. Sin embargo, conociendo la conducta habitual del electorado de Aguascalientes, no podrá salir victorioso en la elección de tres diputados de Mayoría Relativa al Congreso de la Unión, y en los 18 legisladores que integran el Congreso Local, y que por primera vez serán electos en la misma fecha.

davidperezcalleja@yahoo.com.mx

¡Participa!