Opinión

Gobernador saliente de Aguascalientes: su fuerte, el progreso para todos / Cinefilia con derecho

El 30 de noviembre termina la administración estatal 2010-2016 que encabezó el ingeniero Carlos Lozano de la Torre. La forma más importante de medirlo es mediante cifras, son datos duros que no se pueden ocultar, por eso en su último informe hizo gala de ellas para dejar en claro que Aguascalientes se deja en los primeros lugares de muchos rubros, y para muestra tres de ellos: empleos, seguridad y combate a la pobreza.

La principal promesa del gobernador fue la creación de fuentes de trabajo. Y vaya que cumplió. Más de 89 mil empleos en seis años, el posicionamiento de nuestro estado con un PIB similar al de los países con más alto índice de desarrollo. Como lo he señalado antes, sin lugar a dudas la joya de la corona, es el enorme triunfo de la planta 2 de Nissan de la que tanto se ha hablado y de la cual se seguirá hablando. Es mucha la inversión, las consecuencias económicas, y sobre todo sociales, que trae para nuestro estado lo sitúan como referente en el orden nacional y mundial. Es fácil querer desvirtuar un logro de esta naturaleza, decir de forma simplona y sin fundamentos que “es evidente que un proyecto de tal dimensión… no se instala sola, sino que lo hace con todas aquellas empresas que le son indispensables” esta visión es miope, no ver las acciones de gobierno que implicaron no solo buena disposición, sino proactividad en el diálogo, la inversión de recursos para estructura, la coordinación en las acciones estatales, eso innegablemente pasa por la voluntad y el empuje de la administración del ingeniero Carlos Lozano.

Hemos sostenido reiteradamente que la seguridad fue punto coyuntural en este ambiente de certidumbre que nos ayuda a ser punto de atracción para empresas, lo mismo grandes que mipymes. Antes del tristemente célebre jueves negro, las historias sobre secuestros, homicidios y narcoejecuciones eran cosa de noticieros nacionales, las veíamos lejanas. Después de ese día, ya no eran fenómenos de otras ciudades, comenzamos a saber que “el primo de un amigo” había sido asaltado violentamente o secuestrado, luego ya eran personas cercanas, incluso familiares directos los que habían sufrido las consecuencias del crimen organizado. La mafia tocaba las puertas de las casas de familias comunes y corrientes. Sin embargo, hoy, después de seis años de lucha, se ha logrado consolidar a Aguascalientes como una de las entidades más seguras, prácticamente la primera en el ámbito nacional. Parece fácil, pero implica un gran esfuerzo y voluntad del gobernador.

Como lo afirmé en otro lugar: en materia de desarrollo social los avances no son menos importantes, la pobreza extrema en Aguascalientes se redujo en un 37%, es decir, de cerca de 1.2 millones de habitantes que somos, ya sólo tenemos veintiséis mil en pobreza extrema. Puede sonar duro, y claro que es lacerante, pero al mismo tiempo es estimulante si nos enteramos que esta administración estatal ha sacado de su situación paupérrima a más de treinta mil hidrocálidos, de tal suerte que somos el segundo estado con menor pobreza extrema del país. ¿Echar las campanas al vuelo? Pues no tanto así, pero si adminiculamos otros datos del Coneval veremos por qué sí es necesario resaltar las acciones del gobierno que encabezó el ingeniero Carlos Lozano de la Torre; en la última medición de este órgano autónomo se observa un dato interesantísimo: en el rubro de población no pobre y no vulnerable, pasamos de 342.2 a 395 mil personas, es decir, 52 mil 800 personas dejaron cualquier clase de pobreza y carencias. Estamos en presencia de un crecimiento efectivo de la clase media, un objetivo que cualquier gobierno quisiera alcanzar. Ahora, si alguien quiere usar la información políticamente y comparar, vea sólo un par de cifras: en 2010 en Aguascalientes la población en pobreza estaba en un 37.8% y la extrema en 3.6%, en este gobierno es de 34.8% y 2.1. % respectivamente. ¿Le parece poca la diferencia? Para miles de hidrocálidos que fueron pobres durante los dos sexenios anteriores, no lo es. Estos datos son del año 2014, el Coneval está a punto de sacar una nueva medición, donde veremos mejores cifras para nuestro estado.

Es cierto, quedan muchas asignaturas pendientes, una gran cantidad de retos para Aguascalientes, pero ¿qué estado se puede llamar consolidado o sin posibilidad de mejorar? Hay un aforismo real y asertivo: la historia nos juzgará. Independientemente de todo lo narrado aquí, de mi sesgado punto de vista (formo parte de este gobierno) el tiempo es ese testigo mudo que no miente, él dará la razón a estas líneas. De forma personal no puedo sino agradecer, primero a Aguascalientes por darme la oportunidad de servir durante 6 años y segundo al ingeniero Carlos Lozano de la Torre por incluirme dentro de su administración: gracias, señor gobernador.

[email protected]


Vídeo Recomendado


The Author

Rubén Díaz López

Rubén Díaz López

1 Comment

  1. daniel
    28/11/2016 at 18:46 — Responder

    PROGRESO PARA TODOS!!! PERO SUS AMIGOS NADAMAS… SOLO ELLOS FUERON LOS GANONES EN ESTA ADMINISTRACIÓN

¡Participa!