Opinión

El lastre de la corrupción / Enredos financieros

Estimado lector, los mercados siguen con nerviosismo cada una de las declaraciones que tiene Donald Trump, que si esta vez moderó su lenguaje, que si sigue siendo el patán de siempre, en fin, mientras no sepamos a ciencia cierta quiénes compondrán su gabinete, y cuál será a final de cuentas, la tendencia del mismo, no sabremos lo que el señor va a hacer en estos cuatro años.

Si puedo decir lo siguiente sobre la “nueva” presidencia de Estados Unidos bajo un empresario:

  1. Donald Trump no terminará su presidencia de cuatro años. Los odios, y la locura temporal que muchas veces ha representado en sus dichos y actos puede ocasionar cualquiera de los siguientes escenarios:
    1. Un impeachment por parte de los republicanos que ya lo están preparando cuando Donald Trump haga algo que vaya en contra de los intereses del mismo partido, aduciendo peligro mental o de seguridad nacional.
    2. Por un atentado sufrido de manos de algún fanático que este en contra de sus políticas.
    3. Por la muerte natural del presidente, que ya es grande de edad por un lado, y por el otro no se tiene una certeza de su estado de salud.
  2. Independientemente de ese escenario, también es cierto que la relación México – Estados Unidos no será la misma jamás otra vez. La situación insostenible de un TLC que debe modernizarse, de sectores tanto en uno como en otro país que han sido afectados de manera importante tiene que arreglarse tarde que temprano.
  3. Estados Unidos endurecerá su política migratoria, pero se dará cuenta de la fortaleza que le da la inmigración legal. Se darán mecanismos para poder acceder a esa inmigración legal.
  4. Estados Unidos vuelve a entrar a la mitad de esa presidencia en una recesión debido a las políticas adoptadas por Trump.

Mientras tanto, en México, ¿qué podemos esperar de Trump?

Pues la verdad no me preocupa tanto. Me preocupa más la situación de corrupción tan descarada, tan increíble y difícil de pensar que puede ocurrir. Cada vez más aparecen estados cuyos exgobernadores han desfalcado de forma importante las arcas de su estado, y sumen al mismo en un estado de indefensión tal que no es posible pensar en hacer nada sino tratar de tapar los hoyos tan grandes han dejado los anteriores.

Primero, se escucharon estados pequeños, como Morelos, Aguascalientes hace 6 años, pero hoy, vemos como Veracruz, Sonora, Quintana Roo, Oaxaca, y próximamente con seguridad veremos a Puebla, Tamaulipas con problemas económicos por el desfalco. Nuevo León también tiene problemas importantes respecto a sus finanzas y el que más tiene problemas por esto es el estado mismo y su población.

El año 2017 viene complicado para todos los estados, los recursos que tiene la Federación para repartir son escasos. Todos los gobernadores tanto en funciones como electos por estar en funciones están realmente preocupados por la situación que están atravesando. La disciplina fiscal y financiera debe ser férrea.

Y es por esto que debemos de una vez y por todas erradicar la corrupción. El lastre de México no es Trump, es nuestra clase política corrupta que ve cómo se hace de dinero de forma ilegal, no importando a quién perjudique. La única forma que veo plausible para poder quitar la corrupción de golpe es simple y sencillamente apresar a aquellos que están en actos de corrupción y que restituyan lo defraudado por un lado y por el otro que duren varios años en la cárcel. Si no existe ese castigo, será imposible pensar en que podremos acabar con el flagelo de la corrupción.

Espero que este 2017, los corruptos estén en el lugar que merecen, la cárcel.

[email protected]


Vídeo Recomendado


The Author

José de Jesús González Serna

José de Jesús González Serna

No Comment

¡Participa!