Opinión

El recurso del método / Opciones y Decisiones

En tanto más caóticos parezcan los fenómenos de la realidad política y social de nuestro tiempo, más se impone el imperativo de hacer recurso al método científico, para arrojar alguna luz que permita comprender en su justa dimensión aquellos comportamientos y prácticas que, de otra manera, parecieran caer from the blue sky/del cielo azul sin alguna explicación plausible. Eventos postelectorales de los Estados Unidos de Norteamérica, como son los de la reacción al triunfo del republicano Donald Trump, que están seccionando al pueblo americano en dos mitades casi simétricas, a favor y en contra; también se reproducen en la secesión de los mainstream media y el equipo de transición del presidente electo, quien muestra su displicencia hacia ellos y opta por dar a conocer su plan básico para el lanzamiento de los primeros 100 días de gobierno, recurriendo a las redes sociales, pues emite su mensaje por YouTube y evita simultáneamente la conferencia tradicional, en su acostumbrado salón de prensa empacado wall to wall, de los equipos periodísticos que cubren la fuente.

Actitud que deja a la incertidumbre cuánto durará este desdén intencional del neopresidente, que puede entenderse sólo como un desplante para arrodillar a los medios que le fueron adversos en su campaña, hasta doblegarlos a su mandato irrefrenable, y hacerlos sujetos a las nuevas reglas de su voluntad comunicativa. De esta manera escenifica un tour de force de frontera a frontera y, con él, demostrar quién es quién ante la opinión pública nacional. Someterlos sería un resonante triunfo de la tesis del Presidente Electo respecto de que está confrontando no tan solo una postura opositora -que atribuye a sus respectivos tycoons/magnates/ referidos significativamente al New York Times, en la persona de Carlos Slim-, sino “rigged”/”arreglada-preestablecida/ por dichos medios, alineados a su vez a un “rigged system”/ refiriéndose al sistema político dominante, visto como el establishment/ con sede en Washington. Lo que está significando, sin decirlo, que induce una revolución en acto del sistema político nacional y con él endereza a los crooked media/torcidos medios de comunicación nacionales.

La otra secesión es la de los llamados millennials. A ellos se refiere, por ejemplo, Juan Luis Montoya Aceves (LJA. Opinión. El riesgo de creer en lo millennial / Piel curtida. | 24/11/2016 http://www.lja.mx/author/jluismontoya/). Que los define como: (Para la mercadotecnia) “Los millennials son la generación de personas que actualmente tienen entre 20 y 35 años de edad, y aunque en origen se les relacionó con los llamados nativos digitales -aquellos que al nacer están inmersos en un entorno con dispositivos inteligentes de comunicación-, se les ha llegado a colocar en un esquema de consumo en el que predomina el uso de la tecnología, el gusto por los viajes, por una virtual “contracultura”, el acceso a posgrados como un recurso de mera manutención a través de becas y la búsqueda de trabajos en industrias creativas pero con un alto salario y poca carga laboral; elementos que en síntesis englobarían una perspectiva narcisista y simplista sobre la juventud”.

Bajo el juicio del mismo autor, dicho enfoque debería verse así: “Esta taxonomía sólo presenta un burdo intento de generalización que ni siquiera contempla la multiplicidad de condiciones y circunstancias para poder discurrir sobre el consumo cultural, la interacción digital o el mundo laboral; pero además, en ocasiones apoya a la generación de productos y discursos que promueven ideas negativas contra los jóvenes, lo cual llega a obstaculizar su desarrollo laboral o les hace ser objeto de actos de discriminación”. Salvada esta precaución, con la que yo estaría de acuerdo, este gran conjunto poblacional toma nueva voz desde los campus universitarios de los Estados Unidos y expresa su desazón por el arribo de Trump a la presidencia del país.

Se dice que jóvenes hombres y mujeres han llorado, están deprimidos, no pueden concentrarse y ya hay expertas-os en psicología que describen tales síntomas como de un “trauma postelectoral”. Lo cierto es que locutores y comentaristas del canal Fox News han enderezado implacables críticas a tal comportamiento juvenil, haciéndolos ver como “hijos de mami, que piden su chocolatito caliente para reconfortarse”; y les espetan un “ya maduren” y sigan adelante, aunque las cosas no hayan salido como ellos esperaban. Y les sermonean que sus padres muy seguramente en su juventud no tuvieron el disfrute de los recursos de los que ahora ellos sí gozan, y sin embargo salieron adelante. En fin, les adjudican un bajísimo umbral para soportar la frustración. El hecho es que este grupo joven de la población no votó, o en muy bajo porcentaje, por Donald Trump. Y reclaman ahora por temor, la garantía de su seguridad en los campus universitarios; que debieran ser equivalentes a las ciudades santuario, contra las deportaciones masivas, que ha propuesto el presidente electo.

Esta misma generación joven fue la que encaró al actual presidente de México, Enrique Peña Nieto, bajo el slogan: #YoSoy132; que logró detonar una gran ola de descrédito a su figura presidencial, conjunto que también coexiste con sus coetáneos los Ni-ni’s, que no estudian ni trabajan y continúan viviendo en la casa paterna/materna. Estas brechas generacionales dejan abierta la incógnita acerca de cómo resolverán en su tiempo y turno, estos graves problemas estructurales tanto en lo social, como en lo económico y político. En la sociedad norteamericana se mostrado esa fisura entre la clase obrera indignada de población blanca y el temor paralizante de los llamados millennials.

En Aguascalientes, estamos pasando por la transición gubernamental del estado y municipal, para cuyo trámite electoral, quedó visto que los jóvenes autodefinidos como de mayor nivel educativo y de posición política de centro izquierda no tuvo la presencia electoral suficiente para contrarrestar a sus coetáneos de menor nivel educativo y de opción de derechas; cuya fragmentación generacional y el peso conservador de amplios sectores de la sociedad, inclinaron la balanza al proyecto político de la derecha; y conste que esta nomenclatura es cada vez más confusa e indeterminada. Por el momento, nuestros millennials no han dado el paso firme de su peso real electoral. Tienen ante sí el reto de optar por la participación ciudadana decidida y dejar la modorra de su apatía e indiferencia; amén de afrontar las causas reales de su real o supuesta depresión psicológica.

Este jueves pasado fue día de elecciones en la UAA. “Se lumen proferre… Hoy se realizarán las elecciones para rector y decanos de la Universidad Autónoma de Aguascalientes. Entre los candidatos que figuran para tomar el puesto que hoy ocupa Mario Andrade Cervantes están, de acuerdo al orden de registro, Francisco Javier Avelar González, quien renunció a su puesto como secretario de la Institución para contender, Mario Eduardo Zermeño de León, decano del Centro de Ciencias del Diseño y de la Construcción, María Elena Siqueiros Delgado, catedrática del Centro de Ciencias Básicas, Jorge Heliodoro García Navarro, quien llegó a ser decano del Centro de las Artes y la Cultura, Gustavo Alberto Báez Mascorro, catedrático del Centro de Ciencias Económicas y Administrativas y Andrés Reyes Rodríguez, catedrático del Centro de Ciencias Sociales y Humanidades…”, (LJA. El súbito consenso / La Purísima… Grilla By La Purísima Grilla | 24/11/2016). De acuerdo al pronóstico de esta misma columna, se perfilarían así: “la terna quedará conformada por Francisco Javier Avelar González, Mario Eduardo Zermeño de León y Andrés Reyes Rodríguez, los únicos que han hecho campaña en serio, pero ya se verá por la noche”.

Realizada la elección tanto de maestros como de alumnos, la terna que pasa a la siguiente ronda ante la Junta de Gobierno, la conforman: Francisco Javier Avelar González, Mario Eduardo Zermeño de León y Gustavo Alberto Báez Mascorro. Con la queja de los alumnos que lo corto de la campaña impidió el conocimiento objetivo e interacción con los candidatos, lo que a su parecer se convierte en un escrutinio de popularidad al interior de los propios departamentos. Cualquier semejanza con la esfera electoral política local es perfecta coincidencia.

Estando así las cosas, urge el recurso al método científico para dilucidar causas y efectos que expliquen con objetividad, verosimilitud y plausibilidad los fenómenos y comportamientos que subyacen a esta puntas de iceberg, pues queda patente que las apariencias engañan y los espejismos eso son. Aventuro recursos como el del análisis del campo de fuerzas -impulsoras y restringentes- para evaluar los posicionamientos y dinámica de las acciones; y sobre el liderazgo, el funcionamiento del sistema de estilos de influencia positiva con sus muy diversas modalizaciones en el juego de fuerzas de empuje, atracción o evasión. Desde luego, por abordar.

[email protected]


Vídeo Recomendado


The Author

Francisco Javier Chávez Santillán

Francisco Javier Chávez Santillán

No Comment

¡Participa!