Opinión

Un Abrazo Fraterno / Debate electoral

Contemporánea, en sus inicios, con la Ciudad de Monte Albán, la zona de San Sebastián Tutla alberga restos humanos de por lo menos hace dos mil 500 años cuando los primeros habitantes establecieron sus moradas en las faldas de los varios cerros del ahora estado de Oaxaca, en donde abundan los Tules, de ahí el nombre de Tutla.

El municipio de San Sebastián Tutla está ubicado en el centro del estado, a poco más de 5 kilómetros de la capital; cuenta con una superficie de siete kilómetros cuadrados, y su clima es templado, con pocas variantes durante el año. Su fiesta patronal es el 20 de enero, día de San Sebastián, aquel soldado francés que es representado en la iconografía religiosa atado a un poste sufriendo martirio a través de saetas que le atraviesan el cuerpo; además, día de San Fabián, aquel que siendo granjero, se le posó una paloma en pleno proceso de elección del sucesor de San Pedro, que los cardenales electores tomaron como señal para ungirlo como papa. Muerto mártir, es por eso que la festividad se denomina de los Santos Mártires.

Hasta 1995, el presidente municipal, el síndico y los cuatro regidores (Hacienda, Educación, Sanidad y Obras) que componen el Ayuntamiento, eran elegidos por el sistema de partidos políticos. A partir de 1996, las autoridades administrativas municipales se eligen por el sistema de usos y costumbres, siendo San Sebastián Tutla uno de los 417 municipios de Oaxaca en los que el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana del Estado (Ieepco, por sus siglas) supervisa el conjunto de procedimientos dentro del proceso, permitiendo que las comunidades de origen sean las que establezcan las reglas, mismas que deben poseer las condiciones mínimas de certeza, igualdad entre los contendientes y legalidad.

En nuestra realidad aguascalentense, es algo complicado de entender. Este es un claro ejemplo de los muchos Méxicos que pueden existir dentro del país: existen comunidades enteras que en todos los aspectos de su vida, no sólo en el político-electoral, está sujeto a una visión del mundo enteramente distinta a la que nos pudiera regir en nuestra realidad. Y al tratarse de derechos colectivos de los pueblos y comunidades indígenas, incluso, las autoridades nos debemos a analizar los principios que rigen el sistema normativo interno, que incluso pueden ser distintos de los que priman en el derecho con tradición romano germánica.

De esta manera, la aplicación de la norma o la interpretación de la misma, tratándose de derechos de pueblos y comunidades indígenas, tendrá prioridad en cuanto al código cultural de los receptores de ese derecho o esa interpretación, para que la resolución de la autoridad no termine siendo una imposición cultural de una visión occidental, rompiendo con ello el esquema que precisamente se trata de salvaguardar.

En resumen, los integrantes de las comunidades indígenas tienen el derecho a elegir a sus propias autoridades de acuerdo a su autodeterminación, siguiendo sus normas, procedimientos y prácticas tradicionales, con el respeto a los derechos humanos y garantías individuales de quienes nunca pierden la categoría de mexicanos, con sus derechos y obligaciones inherentes.

En el caso de San Sebastián Tutla, los poco más de cinco mil hombres y las poco más de seis mil mujeres mayores de 18 años, votan a mano alzada (no por boleta en papel) en la explanada municipal, por alguna de las ternas para los puestos que están en juego. La validez del proceso se da en el momento en que se informa al Ieepco que se ha llevado a cabo la elección, siendo el Consejo General quien valida el proceso si ha cumplido con los requisitos para ello.

El 13 de diciembre, el Consejo votó por invalidar el proceso en San Sebastián Tutla por encontrar diversas irregularidades. Acción que está debidamente contemplada en la legislación y en la que puede cualquier persona que se sienta vulnerada acudir a las instancias legales pertinentes a su disposición, los inconformes prefirieron irrumpir en la sesión atacando físicamente al Consejero Uriel Pérez García y algunos compañeros empleados del Ieepco, y amenazando de muerte a otro de los consejeros presentes.

Esta acción provocó un rechazo generalizado por parte de las instituciones electorales del país, nacional y locales, quienes se solidarizaron en todo momento con el Consejero lanzando un llamado que debe ser replicado por todo el país, y que en esencia clame que los institutos electorales tienen como misión la actividad primordial de dar certeza a las elecciones que de una manera u otra organiza, pero que son los candidatos, partidos y la ciudadanía, por encima de todos, la que nos debe brindar la pauta con su actuación apegada a la legalidad y alejada de la corrupción, más allá de si nos consideramos indígenas, mexicanos, aguascalentenses, hombres y mujeres. A veces podemos olvidar que somos seres humanos en vínculo con otros seres humanos que no son ni más ni menos que yo.

Aprovecho estas líneas para enviar un abrazo fraterno del personal, consejeras y consejeros del Instituto Estatal Electoral de Aguascalientes, para el Ieepco en su conjunto y particularmente a Uriel. Hagamos votos porque cualquier problema entre adversarios se dirima en las instancias correspondientes y no ponga en riesgo el valor más alto que poseemos como seres humanos. La vida.

/LanderosIEE | @LanderosIEE

The Author

Luis Fernando Landeros

Luis Fernando Landeros

No Comment

¡Participa!