Opinión

El arribo de Donald Trump a la silla presidencial / Punto Crítico

 

No hay plazo que no se cumpla ni fecha a la que no se llegue, finalmente mañana viernes 20 de enero a las 12:00 horas en las escaleras del Capitolio, edificio que alberga las dos cámaras del Congreso de los Estados Unidos, el magnate inmobiliario Donald Trump, prestará juramento ante el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, para así comenzar oficialmente su mandato en la Casa Blanca y convertirse en el gobernante número 45 de aquella nación.

En este sentido, es prudente señalar que la investidura presidencial es uno de los rituales más importantes de la democracia estadounidense; requiere rendir un juramento de 35 palabras, que son escuchadas por numerosos invitados.

Para esta ceremonia en particular, se espera la asistencia de unas 900 mil personas. Vale la pena hacer la comparación con lo que ocurrió hace 8 años en la sesión en la que Barack Obama asumió la presidencia de la Unión Americana, en ese momento la popularidad del hasta hoy mandatario era muy grande por lo que la gente se volcó, y participaron por lo menos dos millones de personas.

Varios personajes entre diplomáticos, políticos, líderes mundiales e incluso artistas y actores han manifestado su rechazo a asistir a esta ceremonia a la que tampoco habrán de presentarse unos 23 legisladores demócratas. Los invitados incómodos serán sin duda la ex candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, y su esposo, el ex presidente estadounidense, Bill Clinton.

En el caso de nuestro país, y de acuerdo con las declaraciones del secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, es una tradición que los mandatarios mexicanos no acudan a eventos de toma de protesta de los estadounidenses. En su lugar acudirá el encargado en turno de la embajada de México en Washington.

La tensión mundial y la incertidumbre crecen, y así como personajes cercanos a Trump atestiguarán su arribo a la Casa Blanca, se darán al mismo tiempo varias manifestaciones en las que estarán participando por lo menos unas 60 organizaciones civiles, inconformes que expresarán de nueva cuenta su repudio al nuevo gobierno.

Ante tal situación, se ha diseñado un importante dispositivo de seguridad encabezado por el FBI, que será el órgano encargado de evitar disturbios de forma previa, durante y posterior al evento al tenerse programada para el sábado 21, una megamarcha a la que se espera unas 200 mil mujeres.

Por lo pronto el equipo de trabajo que coordina la toma de posesión de Trump ya planteó el recorte de los ya tradicionales bailes de gala, así como la reducción en el tiempo del desfile inaugural.

La presidencia asegura que todo ello se da a razón de una política de austeridad aunque el origen es el clima de polarización en el que el republicano llegará a la Casa Blanca.

Vale la pena cuestionarnos ¿cuánto costará la toma de protesta? El Comité de Investidura Presidencial recaudó más de 90 millones de dólares en donaciones privadas, cifra superior a la de las dos investiduras de Barack Obama. Además, se ha destinado un millón de dólares para el resguardo de la integridad del magnate.

Más de 20 millones de pesos (1 millón de dólares) costarán los boletos VIP para asistir a distintos eventos relacionadas con la toma de protesta. El paquete incluye una cena con el vicepresidente Mike Pence y su esposa, además de un almuerzo con mujeres de la familia del gobernante electo.

Bajo este escenario llegará el tan odiado y a la vez temido presidente de los Estados Unidos, por lo pronto no queda más que esperar sus primeras declaraciones y encomiendas, la reacción de los mercados internacionales, y el proceder de las naciones que como México se verán fuertemente afectadas con su política de gobierno.

The Author

Leticia Medina

Leticia Medina

No Comment

¡Participa!