Sociedad y Justicia

Gobierno, ciencia y medios, estratégicos para el futuro energético: Millhone

By  | 

 

  • Queremos trabajar con los elementos de información pública para impulsar el futuro del continente: Academia de Ciencias de Estados Unidos
  • Presentaron la Guía hacia un futuro energético sustentable para las Américas, en el museo Ciencias Universum

El futuro de la energía es tarea de los gobiernos, científicos y medios de comunicación a través de propuestas de solución, explicó el doctor John Millhone, representante de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

Durante la presentación de la Guía hacia un futuro energético sustentable para las Américas, realizada en diciembre en el Museo de Ciencias Universum de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el también copresidente del Programa de Energía de la Red Interamericana de Academias de Ciencias (IANAS, por sus siglas en inglés), señaló que a pesar de las dificultades a las que nos enfrentamos, todavía se tienen muchas oportunidades para trabajar de manera conjunta.

“El mundo se enfrenta a una situación muy desafiante como resultado de los cambios políticos que se están dando en algunos países, y como resultado del impacto que hemos notado en el cambio climático. La comunidad científica ha estado analizando lo que se ha hecho en el pasado y va a hacer su mejor esfuerzo para tener un papel importante para enfrentarnos a estos desafíos tan enormes. Queremos trabajar con los elementos de información pública lo más estrechamente posible para contar con un efecto benéfico en el futuro del continente americano y para el resto del mundo”, anunció durante la presentación.

En el capítulo “Eficiencia energética en las Américas. Mejorar la eficiencia energética puede describirse simplemente como apagar una bombilla”, el también consultor para la Federación de Científicos Americanos describió las tres etapas de la eficiencia energética: su producción en una fuente de energía primaria como carbón, extracción de aceites y fuentes renovables (solar, eólica, geotérmica, entre otras); la transferencia de los recursos de energía primaria de un país hacia sus sectores de uso final como el industrial, el transporte, la construcción y la agricultura; y finalmente el uso de la energía en estos últimos cuatro sectores.

La Oferta Total de Energía Primaria (OTEP), la cual se traduce como la energía disponible de cada país, es un punto importante que se aborda en el texto, el cual destaca que cada país es responsable por el uso eficiente de su OTEP. El objetivo en esta investigación es la identificación de los recursos con los que cuenta el continente y mostrar la distribución desigual que hay en los países. Por ello, el experto exhortó a que las academias de ciencias hagan acciones de colaboración entre países vecinos.

Asimismo, se busca lograr un ahorro potencial de energía de la OTEP en la industria, el transporte, las construcciones y la agricultura, y una vía para lograrlo es mejorar la red eléctrica, el acceso a la red de plantas eléctricas de menor costo y una mejor integración de fuentes renovables.

En la presentación, John Millhone señaló que el sector industrial ocupa cerca de la tercera parte de la demanda mundial de energía, y resaltó la importancia del trabajo científico con las grandes empresas. “Es justamente este ahorro el que podría lograrse con un uso medido de recursos energéticos. En el documento también se reitera que, de acuerdo con la Agencia Internacional de Energía, se estima que el uso de energía y las emisiones de CO2 pueden ser reducidas en una cuarta y tercera parte si se aplica la mejor tecnología disponible en el mundo”.

El sector de transporte es el que tiene mayor consumo de energía en América y donde se espera haya grandes cambios en el futuro, principalmente en países como Estados Unidos, México, Canadá y Chile.

 

Evitar, Cambiar y Mejorar

De acuerdo con John Millhone, quien administró los programas de investigación de construcciones y regulación, así como programas dedicados al cambio climático y a la transferencia de tecnología en Estados Unidos y en el extranjero, el nuevo paradigma “Evitar-Cambiar-Mejorar” busca alcanzar mejoras sostenibles en la energía y el medio ambiente, y en las características del servicio público del transporte a través de tres enfoques: evitar viajes innecesarios, cambiar los viajes a modos más eficientes (como transporte público o bicicletas), y mejorar la eficiencia del resto de los viajes.

Remarcó que las Academias podrían jugar un papel significativo para el desarrollo de modelos sustentables de alto rendimiento.

 

Con información del Foro Consultivo

¡Participa!