Opinión

Basutere I y Héctor el feo / Cocina Política

¡Al mal tiempo, buena cara! Así es querida lectora, apreciable lector. Es el mes del amor y la amistad. El mes de la fraternidad, de los corazones por todas partes, de los chocolates y los bombones ¡En fin! Todos flotamos por el aire con ese dulce veneno del amor… aun cuando más bien flotamos en el apestoso aroma de la basura que se acumula en las calles de Aguascalientes, ciudad capital.

El rey feo de la basura, Héctor Anaya Pérez, secretario de “servicios” públicos municipales, se quedó sin medios para la recolección de la basura citadina, por desviar hasta el último recurso para la compra millonaria de despensas en la pasada campaña electoral. Así que ahora no hay camiones recolectores ¡vaya! No hay siquiera trabajadores recolectores porque fueron despedidos por decenas para contribuir con el mismo fin. Así que ¿Cuál es la ruta que debemos tomar ante la adversidad que amenaza con rebasarnos? ¡La del amor y la alegría! Aquí le van a los lectores y lectoras, las sugerencias de esta cocina para aprovechar los cerros de basura que se acumulan en nuestras esquinas.

El desfile de la porquería. Algo así como el desfile de alegría, pero teniendo como tema la basura, los despojos, los residuos sobras y desechos. La modalidad de este bonito desfile será que la reina Teresita y su respectivo “rey feo” Héctor, no arrojarán dulces o flores a los espectadores ¡por el contrario! Los ciudadanos arrojarán a los reyes el basural que ya tienen acumulado en sus casas: papeles, bolsas, desechos de comida, pañales, envolturas, hierba del jardín, etc y etc. De hecho en el carro emblema, también serán invitados personajes como el Ecoloco de aquél grupo infantil Burbujas, el tierno Topogigio por aquello de que no me quiero bañar, no, no-nó, no-nó, no-nó, y por supuesto Pig-pen, el pequeño oloroso del cómic de Snoopy.

El inmundice fashion. ¡Linda pasarela para mostrar lo mejor de la moda basuril 2017! En este año, las bellas candidatas a reina de la FNSM serán requeridas para darnos una muestra de su imaginación, en el aprovechamiento de lo que sobra dentro, sobre y varios metros a la redonda fuera de los contenedores públicos. Así por ejemplo, habrá quien diseñe y luzca, bonito vestido hecho sólo con bolsas plásticas usadas, con aplicaciones de desechos de verduras y frutas.

Otra de las lindas candidatas se ingeniará para lucir futurista y hacerse con un traje tipo robot, hecho con latas de refresco, botellas plásticas y cajas tetrapack; para lucir aún más de avanzada, seguro que zambullirá la cabeza en un viejo televisor, logrando un resultado impactante.

Skatos-sheat. Nuestros queridos jóvenes, que gozan del dificilísimo deporte del skate (complicadas piruetas con impulso en patinetas); también serán contemplados en el uso social de la porquería citadina, que el rey feo no ha podido controlar: para ellos se crearán muchas y bien coloridas rampas para skate. No habrá parque o espacio público, donde los arriesgados jovencitos, no encuentren al menos una de estas maravillas, que resultarán del amontonamiento  y compactación del basural que abunda en las calles.

Alberca infantil de botellas. ¡Oiga, Usted! Treinta pesos por 20 minutos de permitir que mi ahijada Andreíta, retoce en las llamadas “albercas de pelotitas” ¡Me van a dejar en la ruina! Pero con la visible incapacidad del rey feo y el cómplice silencio de la reina ¡se nos terminó el problema a tíos y abuelos! ¿La solución? Albercas de botellas ¡Sí, señor!

Botellas plásticas de todo tipo de bebidas, harán la delicia de nuestros chiquitines y chiquitinas que gozarán sin límite de tiempo (y de dinero) en sendas albercas; con el añadido que si les da sed, podrán buscar alguna con residuos de bebida y ¡asunto resuelto!

¡Gracias mil por mil! A la reina Basutere y al rey feo Héctor Anaya por tan sano esparcimiento para los reyes del hogar. En nombre de quienes ya no encontramos cómo entretener a esos pequeños diablillos cuando sus padres nos los encomiendan; de corazón ¡Gracias!

Alfombra residual. Mire, Usted, en la Ciudad de México, existen bares, que se enorgullecen de la altura de sus alfombras. Esas alfombras, son producto de las cáscaras de cacahuate que los parroquianos arrojan noche a noche en el piso, hasta lograr alturas de récord: treinta, cincuenta, hasta un metro de alfombra logran reunir con persistencia lo selectos parroquianos.

¿Y si en Aguascalientes capital intentamos algo similar? ¡Nada de barrer pisos de casas, banquetas y calles aquicalidenses! Vamos todos y todas a lograr lo imposible. Mejor aún, vaciemos los contenedores públicos y desparramemos su contenido. ¡Oiga, Usted! De por sí ya no falta mucho para lograr unos treinta centímetros de basura, ante la mirada complaciente del rey Anaya quien dice que “no pasa nada” y “que ya está resuelto”. Ande que hasta un reconocimiento “Guinness world record” nos otorgan ¡Qué orgullo, oiga usted!

Sólo me resta desearle a usted querida lectora y a usted apreciable lector ¡Que no lo sorprendan! Los contenedores rebosantes de basura que sólo tienen por objeto el hartazgo ciudadano para legitimar el compromiso de la alcaldesa con sus padrinos: privatizar el servicio de recolección de basura. ¡Usted sabrá si permite el engaño!

 

[email protected]

 

The Author

Socorro Ramírez

Socorro Ramírez

No Comment

¡Participa!