Opinión

Lidiar con Trump: el enfoque canadiense / Taktika

 

Washington D.C., Estados Unidos de América. 13 de febrero de 2017. A pesar de tener posturas encontradas en temas como comercio internacional y migración, el presidente de la Unión Americana, Donald Trump, recibe efusivamente al primer ministro del Canadá, Justin Trudeau. Luego, durante una sesión fotográfica, Trudeau mirará con recelo la mano extendida por el magnate neoyorquino, como si dudará en estrecharla.

Posteriormente, Trump dirá: “Tenemos una relación comercial espectacular con Canadá, vamos a afinarla” y agrega: “En el sur, por muchos años, la transacción no fue justa con Estados Unidos”. Finalmente, el productor de reality show concluye: “construir muchos puentes” y “somos afortunados de tener un vecino como el Canadá”.

La escena arriba descrita se relaciona con el presente artículo, el cual tiene por objetivo explicar cómo Canadá, el otro socio del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, ha decidido lidiar con Donald Trump.

Quizás superficialmente los Estados Unidos y el Canadá sean parecidos, pero el país de la hoja de arce, en muchos sentidos, difiere de su vecino del sur: Al término de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos (1776-1783) 46 mil colonos, conocidos en la historia canadiense como los “lealistas”, abandonaron la novel República para refugiarse en Canadá. Sus motivos eran dos: la lealtad a la Corona británica y la creencia en una independencia pacífica y evolutiva.

Una generación después, en 1812, los Estados Unidos intentaron apoderarse del Canadá. Aunque el conflicto terminó en empate, para los canadienses sirvió como fuente de unidad y orgullo. Además, renovó los lazos con Gran Bretaña y propició el surgimiento de un sentimiento anti-estadounidense.

Después de la Guerra Civil estadounidense (1861-1865), Londres fomentó la idea de crear una confederación en la América boreal británica. Tras una negociación que duró tres años, las colonias decidieron formar en 1867 el Dominio del Canadá, una entidad autónoma dentro del Imperio británico, cuyo monarca sería la reina Victoria de Inglaterra.

En la primera mitad del siglo XX, Canadá fue leal a la Madre Patria, pero durante los primeros días de la Segunda Guerra Mundial surgió la posibilidad de que Inglaterra fuera avasallada por la Alemania nazi. Ante este escenario, el primer ministro, Mackenzie King, se reunió con el mandatario norteamericano, Franklin D. Roosevelt, en Ogdensburg, Nueva York. El resultado del encuentro fue que los dos países anglófonos acordaron una defensa común ante amenazas provenientes de Europa.

Al término de la Segunda Guerra Mundial, Canadá se insertó en el área de influencia estadounidense: en 1949 fue miembro fundador de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN); y en 1958 se adhirió a NORAD (Acrónimo en inglés de Mando Norteamericano de Defensa Aeroespacial).

El país de la hoja de arce firmó un acuerdo de libre comercio con su vecino sureño en 1988. Asimismo, en 1994 Canadá se unió a México y los Estados Unidos para conformar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Esta forma de asociación regional es vital para el Canadá pues el país norteño es el mercado foráneo más importante para 35 estados de la Unión Americana, lo cual lo convierte en el segundo socio comercial más relevante de la nación de las barras y las estrellas.

Por lo tanto, la retórica nacionalista, nativista y populista del candidato Donald Trump fueron dardos verbales para los oídos del joven primer ministro, Justin Trudeau -un liberal de 45 años, hijo del político Pierre Elliott Trudeau- quien forjó una relación personal con el entonces mandatario estadounidense, Barack Obama.

La victoria de Trump, por lo tanto, cayó como un balde de agua fría en Ottawa. Ante el hecho consumado de tener que lidiar con el energúmeno neoyorquino, Trudeau movió sus piezas: designó a Chrystia Freeland, una avezada política educada en Harvard y Oxford- como ministro de Relaciones Exteriores y nombró a John McCallum como embajador en China, pues Trudeau desea profundizar los lazos con Beijing ante la incertidumbre generada por Trump. Sin embargo, “la prioridad principal para Canadá será mantener un acceso seguro y confiable al mercado estadounidense y a las cadenas de suministro que cruzan la frontera”1.

No obstante, la cosmogonía de Trudeau y de Trump sobre ciertos temas continúan divergiendo. Tal y como se muestra a continuación:

 

Tabla comparativa de posturas

Asunto Trudeau Trump
Aborto A favor A favor de la vida, totalmente contra el aborto
Fidel Castro Un “líder remarcable” Un “brutal dictador que oprimió a su propio pueblo por cerca de seis décadas”
Inmigrantes musulmanes “Los canadienses les dan la bienvenida, independientemente de su fe” “Mantener a los terroristas islámicos radicales fuera de los Estados Unidos de América”
Mujeres Feminista Misógino, su mantra “Grab them by the pussy” lo explica todo

Fuente: Elaborado por el autor con datos obtenidos de: @realDonaldTrump, @JustinTrudeau, CNN y RT

 

A pesar de tener posturas divergentes y tratar de diversificar sus opciones comerciales -de ahí su cambio de embajador en China-, Trudeau reconoce que para los canadienses “su economía depende mucho de los lazos con los Estados Unidos”. Asimismo, para el historiador británico Niall Ferguson, Trump desea reemplazar el TLCAN con un Tratado de Libre Comercio del Atlántico Norte, el cual incluiría al Reino Unido en su etapa post-Brexit, al mismo tiempo que cumple con su “retórica anti-mexicana -que no anti-canadiense”2.

Lo anterior nos lleva a formular una serie de preguntas: ¿Hasta dónde alcanza a divergir Trudeau respecto a Trump? En una posible construcción del Tratado de Libre Comercio del Atlántico Norte, ¿México sería sacrificado a cambio de insertar al Reino Unido?

Por lo anterior, millones de mexicanos debemos exigir a la dupla Peña Nieto-Videgaray Caso: ¡Firmeza, señores! ¡Firmeza!

Aide-Mémoire.- La destitución de Mike Flynn como asesor de Seguridad Nacional es el primer ojo morado para Donald Trump, una victoria para los neoconservadores y fuente de preocupación para Vladimir Putin, quien pierde un aliado en Washington.

 

  1. – Trudeau tries to craft sturdier cabinet to withstand Trump: Chris Hall https://goo.gl/hUIuiW

2.-Donald’s Trump New World Order https://goo.gl/hExLdM

 

The Author

Soren de Velasco Galván

Soren de Velasco Galván

No Comment

¡Participa!