Opinión

Los ciudadanos son el futuro del mundo / Política For Dummies

 

Estamos frente a una de las peores crisis de la historia de México; uno de los peores momento de la relación México-Estados Unidos de la que se tiene memoria, frente al que quizá es el peor gobierno de la República de nuestra historia, o sino, al menos el que mayor desaprobación tiene; según lo reporta el grupo Reforma, el 86% de los ciudadanos desaprueban a Peña Nieto. Además aumenta la crisis de corrupción (México es el último lugar de la OCDE) o la crisis económica que provocó el gasolinazo (Aumento generalizado de precios).

Ante este momento donde pocos líderes nacionales parecen esperanzadores (Andrés Manuel no se renueva, no encuentra la brújula y se rodea de perfiles poco deseables. Se siente cómodo desde una oposición silenciosa sin ser proactivo y más bien solo reactivo y beneficiarse de la crisis de los demás. Anaya y Margarita representan a un panismo que ya gobernó y el PRI no es para nada esperanzador) no debemos ser negativos ni tampoco tener un optimismo excesivo, debemos ser realistas: los ciudadanos somos los que cambiaremos la historia de este país y lo estamos haciendo. Somos los ciudadanos quienes dinamizan la sociedad y hacen actuar a la clase política mexicana. No podemos poner nuestras esperanzas en un personaje político o en algún partido.

Los ciudadanos lo hicieron en Jalisco presionando para tener una ley de transparencia de calidad, ley de participación ciudadana o para regular la movilidad en el estado, lo hicimos en el ámbito nacional presionando por una reforma política en 2012, por la liberalización y pluralidad de los medios con el Yo Soy 132, por la regulación de un Sistema Nacional Anticorrupción con más de 600 mil firmas en apoyo a la ley 3de3, parando el gasolinazo con la indignación en las calles y en las redes sociales haciendo que el CEO de Uber renunciara al grupo de apoyo de Donald Trump.

Por eso debemos buscar cualquier recurso y mecanismo que permita a los ciudadanos participar: el gobierno ya demostró que no puede solo y desde la sociedad tenemos el compromiso de colaborar para construir las soluciones que nuestro país necesita, por ende el Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción necesita de nuestro apoyo para consolidarse y legitimarse, somos los ciudadanos quienes cambiaremos la lógica de este país.

No es tiempo de alejarse de la política, incluso como afirmaba Pedro Kumamoto es tiempo de defenderla y no mostrar aberración hacia ella, es tiempo de encontrar la manera de participar para que con abundancia de buenos ciudadanos se acaben los que le hacen daño a nuestra nación. Si es tiempo de unidad, pero no de esa unidad con una imagen de WhatsApp, no de la unidad que convoca el gobierno a través de las instituciones formales, es tiempo de la unidad convocada desde la sociedad civil, de la unidad para construir un proyecto centrado en los ciudadanos, sin fobias ni filias políticas; de repensar la lógica democrática: todo lo que hemos hecho y dicho hasta hoy no ha traído frutos positivos. Debemos reformular nuestro discurso democrático: no solo basta con votar, no sólo basta con transparentar, no sólo basta con que existan más partidos, candidaturas independientes, consultas populares o iniciativas ciudadanas. Debemos repensar nuestro discurso y nuestras instituciones; debemos construir un proyecto que esté dispuesto a ceder poder a los ciudadanos para generar consejos ciudadanos que tomen las decisiones, fomentar presupuesto participativo y un modelo de gobierno abierto. Quien esté dispuesto a formular un proyecto así que tome la batuta de líder.

Es momento de que todos pensemos en política, que dejemos de ser indiferentes y que tengamos la valentía de estar en desacuerdo con el gobierno, pero también la valentía de actuar para ser escuchados y visibilizados, el gobierno no siempre tiene la razón, el gobierno se equivoca, como también los ciudadanos nos equivocamos, sin embargo debemos asumir esa valentía de señalar, de sentirnos responsables de construir una mejor nación.

Pensar en lo que nos afecta y lo que queremos cambiar es un buen primer paso, ahí empieza nuestra participación, pensar en los principales problemas del país de manera positiva, pensar las posibles soluciones, hablarlas con un amigo, con argumentos y estar dispuestos a debatir, escuchar, a ceder y a negociar con algún amigo o compañero. Debemos dejar de pensar que tenemos las soluciones perfectas, que poseemos la verdad, debemos estar dispuestos a escuchar, dispuestos a dedicar una hora a informarnos, a leer y a discutir sobre nuestro país. Así construiremos una mejor nación.

La participación ciudadana no es una moda ni un discurso, es la solución de nuestro país, debemos de dejar de vincular la participación ciudadana con la política pública de un partido político, es tan absurdo como decir que las elecciones son propuesta de un partido o que la libertad es política pública de algún otro político, si bien, como afirma Isaiah Berlin, ni las ideas más puras se pueden imponer, lo que sí estamos obligados a hacer es a pensar soluciones sobre nuestro entorno, no hacerlo sería masoquismo.

 

@caguirrearias

The Author

Carlos Aguirre

Carlos Aguirre

No Comment

¡Participa!